¿Por qué el Senado argentino no legalizó el aborto? Analizamos el 'no' en profundidad

¿Por qué el Senado argentino no legalizó el aborto? Analizamos el 'no' en profundidad

El Senado rechazó la legalización del aborto por 38 votos frente a 31.

Política Maribel Baena Maribel Baena 10 Agosto 2018 12:44

Hicieron falta dieciséis horas de debate, sumadas a todas las campañas previas, para que el Senado argentino decidiera no legalizar la ley del aborto. Los antiabortistas terminaron ganando con 38 votos frente a 31, con lo cual el proyecto de ley no podrá volver a tratarse durante este año parlamentario. No obstante, los defensores de la legalización no se rendirán, y ya han señalado que el año que viene el tema volverá a formar parte de la agenda de la campaña electoral. Se consuelan con haber conseguido que el tema ocupe un espacio central, algo que ha traspasado fronteras y ha viajado más allá de la propia Argentina.

Lo que se había propuesto en Argentina era que las mujeres tuvieran el derecho de abortar de forma voluntaria hasta la semana 14 de gestación. Si esta ley hubiera salido adelante, el aborto hubiera pasado a ser una prestación básica de salud. Aquellos que promovieron el proyecto lo hicieron señalando que Argentina vive, anualmente, una media de cincuenta mil hospitalizaciones de mujeres que se han sometido a un aborto clandestino que salió mal. Decenas de mujeres mueren cada año debido a abortos clandestinos mal realizados. O, al menos, esa es la cifra oficial.

Marchas a favor de la legalización del aborto "Marchas a favor de la legalización del aborto"

De los setenta y dos senadores presentes durante la votación, un total de treinta y ocho votaron de forma negativa, mientras que treinta y uno votaron a favor. De los tres restantes, dos se abstuvieron y el tercero estuvo ausente. Incluso dentro de los propios partidos políticos se encontraban muy divididos, a excepción de Partidos Provinciales, que sí que votó negativo al completo.

Los votos se han analizado también por género, y ha sorprendido que ha habido muchos más hombres que hayan votado en negativo que mujeres; también hay que tener en cuenta que la representación femenina fue menor.

Por qué se muestran contrarios al aborto

Para tener una visión mucho más cercana de qué llevo a los Diputados a rechazar el proyecto de Ley, no hay nada como analizar los argumentos que se dieron contra la medida. Uno de ellos fue el de Federico Pinedo, actual presidente provisional del Senado, que explicó que "tanto la propuesta de Diputados como las modificaciones que se proponen son increíblemente exageradas: se pasa de convertir algo que es un delito en algo que es una obligación, lo cual es un poco exagerado". Para ser fieles a la verdad, lo cierto es que en ningún momento el aborto se convierte en una obligación, como señala Pinedo: simplemente hubiera podido ser un derecho que cualquier mujer podría haber ejercido libremente, tal y como sucede en España actualmente. 

Por otra parte, Julio Cobos, de la UCR, adujo que "no podemos aceptar que interrumpir la vida sea una solución". La frase de Cobos vendría a resumir la opinión de una gran parte de los senadores que votaron contra la medida, considerando que un feto de menos de catorce semanas es realmente una vida. Pinedo también se refirió a esto, señalando que la Constitución argentina "no permite arbitrariamente privar de la vida a un niño por nacer".

Las mujeres continuarán movilizándose "Las mujeres continuarán movilizándose"

Los senadores que votaron a favor del aborto se valieron, sobre todo, de las fuerzas religiosas ultracatólicas. Con lo cual, podemos suponer que estamos ante una decisión tomada desde una moral religiosa que considera que cada persona, desde el momento en el que es concebida, tiene un alma y, por tanto, vida. No obstante, es un error permitir que la religión influya de forma tan activa en la política, puesto que solo se estaba pidiendo legislar sobre una situación que ya se da. Como explicó Pedro Guastavino, el titular de la Comisión de Justicia, "me lo pasé atajando y esquivando crucifijos de un sector de la Iglesia". Nancy González e Inés Pilatti Vergara también criticaron abiertamente a la Iglesia por haber influido tanto en toda esta decisión.

Se ha probado en numerosas ocasiones, y los números aportados hace dos días en el Senado son muestra de ello, que penalizar el aborto no hace que las mujeres dejen de abortar, sino que tengan que recurrir al aborto clandestino. De esta forma, acaban obteniendo el mismo resultado pero poniendo en grave peligro su vida. Eso, sin olvidar que las más perjudicadas serán las mujeres pobres, puesto que tendrán menos recursos y no podrán permitirse viajar fuera de Argentina, o acudir a lugares cuyas condiciones higiénicas sean aceptables.

Despenalizar el aborto sí, legalizarlo no

Pese a que la legalización del aborto se ha rechazado completamente, el Gobierno se está planteando la posibilidad de despenalizarlo; es decir, intentar que aquellas mujeres que aborten (clandestinamente) no sean llevadas a prisión por ello. La polémica se abrirá de nuevo, porque habrá quien vea en esto una forma de permitir el aborto y se muestre contrario. Eso sí: la asistencia médica únicamente estará garantizada cuando la mujer haya sufrido una violación, o cuando su vida esté en serio peligro

2 Comentarios

  • Más recientes
  • Mejor valorados