5 consejos que deberías adoptar para prepararte ante la próxima crisis, según los economistas

5 consejos que deberías adoptar para prepararte ante la próxima crisis, según los economistas

El mundo se avecina hacia otra crisis económica: estos son los consejos que deberías empezar a poner en práctica para llegar en la mejor condición.

El mundo se dirige hacia una nueva era de recesión económica que podría ser la peor de los últimos 50 años, según el analista senior de JP Morgan Marko Kolanovic. Según su argumento, la crisis de liquidez golpeará a los mercados y derivará en una gran tensión sociopolítica como la que ya hemos vivido durante la última década.

Y lo cierto es que la perspectiva es mucho peor. El mundo de 2019 no tiene ningún parecido al de 2008: los populismos se encuentran a la orden del día, el mundo se dirige hacia un orden económico multipolar (dominado todavía por EE.UU., pero con mayor influencia de Rusia, China y quizás poco a poco una emergente India) y algunas economías como la española o la griega aún no se han recuperado del bache que hemos vivido tras la caída del Lehman Brothers. Además, falta afrontar el reto de la digitalización de muchos puestos de trabajo y el ahondamiento en una economía globalizada que continuará dirigiendo las vistas hacia el este.

Un mundo multipolar materializado en guerras comerciales y el ascenso de los populismos son dos factores que caracterizarán esta crisis "Un mundo multipolar materializado en guerras comerciales y el ascenso de los populismos son dos factores que caracterizarán esta crisis"

¿Donald Trump será el encargado de mantener las riendas de Estados Unidos en pleno estallido? Eso quizás también genera temor. Y lo cierto es que las búsquedas que incluyen términos como "recesión" y "crisis económica" aumentan continuamente, tal y como se aprecia en las estadísticas de Google.

¿Cómo podemos prepararnos para afrontar un bache que, a todas luces, no podremos evitar? No podemos olvidar que España siempre recibe las crisis más tarde, pero con mayor virulencia por lo que, especialmente nosotros, debemos tomar medidas con mayor cautela con el fin de evitar el mayor número de problemas posible. Estos son algunos de esos consejos que recoge la web Bankrate y que cuentan con el aval de los expertos:

1 Prepárate para ahorrar

El primer paso fundamental es estimular nuestra capacidad de ahorro "El primer paso fundamental es estimular nuestra capacidad de ahorro"

Aunque suena básico, este es un paso fundamental y que, aunque parece difícil, se basa en adquirir poco a poco una serie de hábitos con el objetivo de almacenar el mejor colchón posible.

Tenemos tiempo por ahora, por lo que es recomendable comenzar a supervisar todos los gastos que realizamos cada mes y empezar a eliminar poco a poco todo aquello en lo que no necesitas invertir dinero de manera necesaria.

Por otro lado, también es recomendable empezar a averiguar qué tipo de gastos deberías recortar en el futuro y, en el caso de quedarte sin trabajo, considerar cuál es la mínima cantidad con la que vivir.

Todo ello, en definitiva, nos permite dos cosas: primero, ahorrar más dinero de cara a un futuro que ahora mismo presenta incertidumbres y, segundo, adquirir hábitos de vida que puedan encajar más con ese próximo escenario, donde podamos notar los efectos de la escasez de liquidez con la menor virulencia posible.

2 Acumula un buen colchón económico

Debemos ahorrar un mínimo de tres meses completos de sueldo, aunque el ideal a largo plazo sería un año completo "Debemos ahorrar un mínimo de tres meses completos de sueldo, aunque el ideal a largo plazo sería un año completo"

Como hemos comentado, el ahorro será fundamental, pero este tiempo deberá ser fundamental para conseguir un buen colchón económico: al menos, deberías poder vivir tres meses sin ingresos, pero sería recomendable aumentar poco a poco hasta los seis meses y posteriormente hasta los 12. 

En la medida de lo posible, claro, ya que las nóminas impiden en muchas ocasiones ahorrar tales sumas de dinero, pero tómalo como un objetivo a muy largo plazo. La realidad es que necesitamos acumular provisiones de cara a un futuro con condiciones poco halagüeñas.

3 Corta de raíz con las deudas

Como hemos visto, necesitamos llegar a la crisis con la mayor seguridad posible, por lo que es fundamental que acabemos de raíz con todas las deudas que aún pesan sobre nuestras cuentas.

El primer objetivo pasa por aquellas con intereses muy altos, especialmente las que proceden de tarjetas de crédito. Por ejemplo, adelantar el pago de alguna cuota si es posible, es una forma alternativa de fabricar ese colchón que estamos comentando.

Los expertos comentan que la situación ideal pasaría por llegar sin ningún 'debe' pero, en el caso de que no fuera posible, siempre sería mejor reducirlas a la hipoteca y el coche. El resto pueden suponer un gasto extra e innecesario en la realidad.

4 Sitúa tu mirada a largo plazo

Debemos llegar con el mínimo de deudas posible y con la mirada siempre fija en el futuro "Debemos llegar con el mínimo de deudas posible y con la mirada siempre fija en el futuro"

A partir de ahora, el manejo del dinero debería ir siempre enfocado a largo plazo. Por ello, intenta evitar todos los caprichos al máximo, sobre todo valora si estás gastando en algo que realmente necesitas. Los expertos en ahorro aseguran que no deberíamos gastar en este tipo de cosas más del 30% del dinero que queda tras pagar todos los bienes básicos.

Si tienes inversiones en bolsa, también es recomendable esperar. Es cierto que con una crisis las acciones pueden bajar hasta un 50%, pero unos años después empezarán a subir como la espuma. Valora empresas que cuenten con planes de acción, aunque la gran mayoría ha aprendido del crack del 2008 y llega con los deberes cumplidos de cara a sobrevivir al vendaval que se avecina.

5 Mejora tus habilidades y formación

Las crisis pueden convertirse en oportunidades y, en este caso, el período previo aún más. Es recomendable que mejores tu formación y acumules conocimientos durante este tiempo. Con ello, adquirirás nuevas competencias con las que sobrevivir en un mercado laboral que se antoja especialmente competitivo y más, aún, en España, con una tasa de paro que nunca ha bajado del 8% y donde la inestabilidad política puede ser crítica.

Comentarios