El drama del 'Ken humano': a punto de perder su nariz y lucir un agujero en la cara

El drama del 'Ken humano': a punto de perder su nariz y lucir un agujero en la cara

Atraviesa una difícil situación tras haber pasado por las manos de la cirugía plástica en más de 70 ocasiones y estar a punto de perder su nariz.

El brasileño Rodrigo Alves, más conocido como el Ken Humano por las numerosas operaciones estéticas a las que se ha sometido por mero narcisismo y perfeccionamiento de su rostro, está pasando por un mal momento. En un intento de parecerse cada vez más al novio de Barbie, ha pasado por el quirófano más de 70 veces y ha desembolsado por ello una cifra que ascendería a un total de 600.000 libras, o lo que es lo mismo, casi 700.000 euros

Todos estos procedimientos han surtido efecto en la cara de Alves, sin embargo, dicen que hay que tener cuidado con lo que deseas. El dicho esta vez se ha cumplido, porque Alves estaría a punto de pagar un precio muy caro por las veces que ha decidido bajo las manos de los cirujanos plásticos en los más de 100 tratamientos cosméticos a los que alguna vez se ha sometido.

A sus 36 años, esta personalidad de la televisión británica se enfrenta a una situación un tanto peliaguda y es que el de São Paulo se sometió a su undécima operación de nariz en enero 2019 y ha tenido unas consecuencias totalmente inesperadas. Desafortunadamente, la parte que pone en marcha su sentido del olfato se está cayendo a cachos. La razón no es otra que las tantas y tantas reconstrucciones por las que ha pasado anteriormente. Lo hizo con el propósito de arreglar los intentos fallidos anteriores pero, una vez más, el asunto no ha vuelto a salir bien.

Tiró de la cuerda, siguió rizando el rizo y ahora podría sufrir las consecuencias. Al principio todo parecía normal, de hecho se sentía encantado con el resultado de la operación, pero de un día para otro se dio cuenta de que era un farol: "Voy a tener que someterme a otra cirugía porque se está hundiendo y tengo miedo, para ser honesto". 

Rodrigo Alves ha pasado por el quirófano más de 100 veces para someterse a tratamientos estéticos "Rodrigo Alves ha pasado por el quirófano más de 100 veces para someterse a tratamientos estéticos"

Ha engordado 20 kilos

La audiencia italiana pudo dar cuenta de su estado tras su aparición en el programa de Barbara D'Urso, una famosa presentadora de Mediaset Italia. La conductora de 'Pomeriggio Cinque' en su versión del domingo también pudo ver, en vivo y en directo, en carne y hueso, el estado de Rodrigo Alves. Aprovechando el momento, no dudó un momento en preguntarle por ello. Y él tampoco desaprovechó la oportunidad de contárselo al país de la pizza, la pasta y El Coliseo.

Tiene miedo y asegura que cada vez que consiente que usen el bisturí en su cara lo pasa mal: "Cada vez que paso nuevamente por allí es más arriesgada que la anterior y me preocupa que los médicos no puedan arreglar mi nariz de una vez por todas". De hecho, debe preocuparle, pero debió haberlo hecho mucho antes, ya que su último procedimiento se debió, en parte, a que no podía respirar bien porque el hundimiento de la nariz le estaba obstruyendo las vías respiratorias. Los médicos no tuvieron más remedio que avisarle de que si continuaba así, perdería su nariz y por tanto, lucir un agujero en su rostro por la pérdida del tejido que aún conforma el órgano. 

De esta forma, Rodrigo Alves parece haber entendido que todo es bueno hasta el momento en el que se convierte en vicio, en adicción. Ahora entiende que someterse a una cirugía no supone más que poner en riesgo su vida, al menos tal y como la conoce en la actualidad. "Soy humano y como todo el mundo, también tengo sentimientos. También soy vulnerable, solo que soy muy fuerte", confesó.

El Ken Humano confesó ante toda Italia que volvería a su aspecto natural si pudiera "El Ken Humano confesó ante toda Italia que volvería a su aspecto natural si pudiera"

Además de sus problemas faciales, el damnificado estaría buscando perder peso de forma abrupta porque ha ganado cerca de 20 kilos en tan solo unos meses. Por ello, se instaló un balón gástrico, una especie de dispositivo inflable que introduce dentro del estómago. Con él podría reducir unos 5 kilogramos en cuatro meses, tiempo tras el que se disuelve automáticamente. 

En cuanto a volver a pasar por el quirófano, Rodrigo Alves hace balance y confiesa que sus operaciones "solían ser un deseo". "Ahora son una necesidad", afirmó. "Por el momento estoy buscando procedimientos no quirúrgicos, que no impliquen anestesia general para mejorar mi aspecto", confesó. 

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados