Buscar
Usuario

Televisión

Rocío Carrasco y la depresión: de la felicidad de su boda a la tristeza por la pérdida de su hijo

En el episodio 10 de 'Rocío, contar la verdad para segur viva', la hija de Rocío Jurado se centró en su hijo pequeño.

Rocío Carrasco y la depresión: de la felicidad de su boda a la tristeza por la pérdida de su hijo Rocío Carrasco y la depresión: de la felicidad de su boda a la tristeza por la pérdida de su hijo

Foto: Mediaset España

Pasan las semanas y 'Rocío, contar la verdad para seguir viva' sigue reinando en la parrilla televisiva de los miércoles por la noche, con un 25,3% de audiencia el pasado 12 de mayo. A tan solo dos semanas de emitirse el último episodio de la docuserie de Rocío Carrasco, la hija de la artista ha hablado esta vez de su hijo, David Flores.

Esto se emite después del anterior capítulo, dedicado a la nefasta relación con su hija, Rocío Flores, y cómo Antonio David (AD) se dedicó a sembrar la semilla que desembocó en Rocío Flores propinándole una paliza a su madre y denunciándola para que vaya a la cárcel por falsos malos tratos. En el caso de su hijo, David, su relación siempre fue buena, a pesar de ser también víctima de la manipulación de su padre.

Si no pudiste ver el programa de anoche, os dejamos con un resumen de las diez declaraciones más importantes e imprescindibles para conocer esta etapa de la vida de Rocío Carrasco. En este episodio, titulado 'Vibro', abarca la época entre junio de 2014 y diciembre de 2016 y, entre medias, su boda con Fidel Albiac, donde la hija de la artista no pudo librarse de las calumnias de Antonio David.

1 AD intentó poner a su hijo contra Rocío Carrasco mediante manipulación

Tal y como logró hacer con su hija, AD también intenta poner a su hijo contra Rocío Carrasco mediante una manipulación que desemboque en el odio filial. Desde el principio del programa, Rociito habla de que se sentía amada por su hijo, pero que siente pena de la utilización que ha sufrido y cómo Antonio David ha utilizado la condición especial del hijo para lucrarse a su costa.

Hay varios ejemplos de manipulación. Uno de ellos, según cuenta Carrasco, fue cuando AD iba a ver a David al colegio, cuando le correspondía a Rocío Carrasco ese periodo de custodia. La víctima cuenta que el presunto agresor ejercía chantaje emocional, diciéndole cosas como "tienes que venir con nosotros porque tu hermana te echa mucho de menos", desde la total crueldad. Por otra parte, le decía cosas como "si tu madre te castiga, me llamas".

Todo se hizo aún más sólido cuando no solamente no le dejaban a David llamar por teléfono a su madre, sino que una vez que iban en el coche, AD y Rocío Flores estaban hablando mal de su madre, y su hijo la defendió. Tiempo después le contó a su madre que, "mi padre me dijo que si volvía hablar de ti bien, o si volvía a defenderte, me bajaba del coche y me volvía andando".

2 AD le prometió una carrera musical a su hijo para que no estudiase

Rocío Carrasco le decía a su hijo que tenía que estudiar, porque "quería encauzarlo en que comprenda y sepa que debe hacerlo". El niño se negaba a estudiar porque, según él, su padre le decía que él no tenía que estudiar.

David Flores aseguraba que "mi padre me ha dicho que me va a grabar un disco y que me va a llevar a La Voz". Aquí, Carrasco comenzó a alarmarse porque se veía que se estaban empezando a repetir los mismos patrones que vivió con su hija. Una vez más, Antonio David prometió cosas falsas para poner a sus hijos contra su madre.

3 Rocío Flores a David: "dile a tu madre que va a llorar lágrimas de sangre"

David le contaba de todo a su madre, con quien siempre tuvo mucha confianza. Uno de esos días, le contó que había ido al colegio su padre, una vez más, pero también fue con Rocío Flores, su hermana. Acto seguido, dijo que su hermana le había dicho "dile a tu madre que va a llorar lágrimas de sangre, que hasta que no la meta en la cárcel no voy a parar".

La hija de la artista cuenta que después de aquello casi se cae desmayada, pero intentó restarle importancia, al igual que también se la restaba David, diciendo que lo de su hermana eran palabras huecas. De todas formas, Carrasco repara en que "justo esas dos frases las ha usado el padre para decir que eso es lo que yo le decía a mis hijos".

4 Las burlas hacia la depresión de Rocío Carrasco

Respecto a la depresión que ha sufrido Rocío Carrasco durante años dado el pésimo estado de salud mental que le dejaron años de maltrato, Antonio David "se mofa y está pletórico de felicidad, de saber que es verdad".

Carrasco alega que AD se alegraba "por su condición humana". Aprovecha para reivindicar que la salud mental "es un problema muy severo y muy importante, del que se habla muy ligeramente y muy libremente, sin tener información y sin darle la importancia que realmente tiene", añadiendo que se habla con muy poco respecto de esta enfermedad.

5 AD pide más dinero para cosas de sus hijos que no tienen sentido

Más adelante, Antonio David propuso una modificación de las medidas respecto a sus hijos. Él pide una cantidad de dinero por Rocío Flores y otra por David Flores, que sumaba alrededor de 4.600 euros. De esa cantidad, 1.063,22 euros iban dirigidos para los estudios universitarios de la carrera de psicología, en la San Pablo CEU de Sevilla.

Según corrobora Carrasco, "la niña no ha estado nunca matriculada" en esa universidad. Cuando se hizo la vista judicial para aprobar esta nueva medida, donde debían presentar pruebas que jamás acreditaron. Lo único que entregaron para probar que Rocío Flores iba a ir a la unversidad fue "un folleto publicitario sacado de Internet".

Por otra parte, AD también exigía 1.200 euros para la hormona de crecimiento de su hijo, la cual no liberaba y se quedaría en el metro setenta de altura. Carrasco explicó que no era una talla pequeña para un niño, pero le manipularon diciendo que los otros niños podrían ser crueles con él. El caso es que el padre pidió ese dinero en hormona cuando David ya era mayor, buscando sacar aún más provecho económico de la condición de su hijo. "¿A quién quiere seguir engañando?"

6 El maltrato telefónico contra Rocío Carrasco continuó

Respecto al tema de estar en contacto con el padre de sus hijos, explica que ella no podía hablar por teléfono con Antonio David, "porque este ser cogía el teléfono y usaba la llamada para insultarme, para increparme" y para decirle que ya le había quitado a una hija y, por tanto, también le quitaría al otro.

En su día optó por no coger el teléfono y pasarle el teléfono directamente a su hijo. De todas formas, le decía a David que se pusiese su madre. Rocío volvió a cogerlo y volvía a ocurrir lo mismo. Por eso tomó la decisión de que "el mes que el niño esté conmigo yo no voy a volver a coger ese teléfono".

7 Uno de sus días más felices: la boda con Fidel Albiac

En medio de todo este contexto tan oscuro, la boda con Fidel Albiac fue un soplo de aire fresco. En este episodio de la docuserie, la recuerda con mucha ilusión, mientras se ven imágenes de algunos de los invitados: María Teresa Campos, Terelu, Bigote Arrocet, Yolanda Ramos...

Según rememora la hija de la artista, cuando entró al recinto con su vestido de novia y todos se giraron para verla, "empezó todo el mundo a llorar a moco tendido". Después de ello, narra que "ese caminito desde el arco hasta que llego donde está Fidel, yo iba flotando, para mí era un sueño del que no quería que me despertara nadie". Después de darse el sí que les convertiría en marido y mujer, Rocío dijo en su boda "te como la cara porque te quiero, coño" (y, efectivamente, se dispuso a comerle la cara).

8 Las mentiras y portadas alrededor de su boda

Pero el mal no descansa. Ni siquiera en uno de los días más felices de Rocío Carrasco. La campaña de odio de Antonio David, que tenía manipulada también a toda la prensa del corazón, causó sus propios estragos. Por una parte, se cuenta que Carrasco jamás llegó a invitar a su hijo.

Eso es algo totalmente falso, porque antes de que David se fuese ido a pasar el verano con su padre y con su hermana, "yo ya le había comprado el traje, y su camisa, y su corbata..." Tiempo después, Antonio David alega que su hijo jamás recibió una invitación formal, pero... ¿qué clase de invitación necesita su hijo si, como dice Rocío Carrasco, su hijo no era un invitado, sino "parte de la boda"? Además, que si el traje estaba comprado...

Tal y como cuenta Carrasco, lo primero que vio el día de su boda fue una portada del Lecturas, una exclusiva donde salía Antonio David con sus hijos llorando y cuyo titular era "mientras ellos se casan, sus hijos lloran". Una vez más, AD utilizó a sus hijos para seguir alimentando la falsa imagen de mala madre. "Vi la portada, me dio un brote de llorar importante, cogí el móvil y lo tiré. Ese día no me lo iba a arruinar también".

Es cierto que Rocío Flores, su hija, no estaba invitada. Pero esto es algo justificado porque la última vez que se vieron fue cuando ella le dio aquella paliza que la dejó hospitalizada (más los intentos de meterla en la cárcel). La hija utilizó esto en televisión para quejarse de no haber sido invitada.

9 Olga "¡no tiene coño!" y es cómplice de Antonio David

Olga Moreno, actual esposa de Antonio David, también ha sido cómplice de alejar a los hijos de su madre y del acoso contra Rocío Carrasco. En otra portada de una revista, Olga dijo que los hijos de su marido la veían, no como una madre, sino como una salvación. "Es otra sinvergüenza", sentencia Rocío Carrasco.

Respecto a la pregunta de si considera que Olga Moreno es cómplice de AD, Carrasco dice que sí y que "en muchas ocasiones ha sido imprescindible para que se me ocasionara el mal que se me ha ocasionado". Además, aclara que jamás habló un mínimo de ella en las televisiones, como sí que hizo la esposa del padre de sus hijos.

En realidad, Olga Moreno tenía muy mala relación con Rocío Flores que cuando le tocaba pasar los quince días con sus padres, "tiraba millas para Sevilla". De todas formas, alega que le ha venido muy bien ser "la madre coraje que ha sacado adelante a dos niños y que los ha salvado de una madre hija de puta porque le ha reportado beneficios".

Por último, Carrasco aclara todas aquellas acusaciones contra ella de que, en una de las vistas judiciales por la custodia, no quiso saludar a su hijo, David. La realidad es que cuando salió al hall del Juzgado, Olga, que estaba con David, vio a Rocío Carrasco. "Coge al niño y empieza a darle besos y a volverle la cara para que no me viera".

Según cuenta Carrasco, esto la enervó de tal forma que fue directa hacia ella. "Podía pasar que alguna de las dos tuviera algún problema y no saliera de allí", pero fue el abogado quien la tuvo que parar para no buscarle más problemas, porque Rocío Carrasco iba directa a por ella. Es mentira lo que Olga ha dicho en múltiples ocasiones en la televisión, lo de que se levantó para decir que si en serio no iba a saludar a su hijo.

Ante la actitud de la figura de Olga Moreno, especialmente en este nefasto acontecimiento, Rocío Carrasco tiene las cosas muy claras y alega que la mujer de su exmarido "¡No tiene coño! No tiene lo que tiene que tener para después de lo que ha hecho, se levante y me diga a mi ni esto".

10 El empadronamiento ilegal de David

Al final del programa, explica que una de las veces que la Fiscalía se puso en contacto con ella para pedirle varios documentos de David, accedió al padrón y pidió un certificado de empadronamiento de su hijo. "De repente aparece que el niño está empadronado en Málaga", indica. Acto seguido, fue al ayuntamiento y le explicaron que el niño llevaba ya meses empadronado en Málaga, a pesar de que la madre no sabía nada.

Ahí no solamente había firmado Antonio David, sino que estaba la firma de Rocío Carrasco, pero ella no lo había firmado y dice no saber nada de quién lo hizo por ella. "Ese día me doy cuenta de que he partido dos veces pero que no tengo a ninguno de los dos".

Artículos recomendados

Comentarios