Buscar
Usuario

Ciencia

Los riesgos que enfrentas para tu salud por limpiar el pollo con agua antes de cocinarlo

Muchas personas acostumbran a lavar el pollo antes de cocinarlo, a pesar de que puede exponer a patógenos por esta vía.

Los riesgos que enfrentas para tu salud por limpiar el pollo con agua antes de cocinarlo

Lavar el pollo con agua antes de cocinarlo suele ser uno de los hábitos más comunes. Sin embargo, muchas autoridades sanitarias han advertido sobre los riesgos que entraña esta práctica, hasta el punto de que nos estamos exponiendo a una posible intoxicación alimentaria.

Una de esas advertencias parte de la Agencia de Normas Alimentarias de Reino Unido (FSA, por sus siglas en inglés). Este organismo ha alertado sobre el riesgo de propagación de la bacteria campylobacter al lavar el pollo antes de cocinarlo, ya sea en las manos, las superficies de trabajo, la ropa y utensilios de cocina (como un cuchillo) por la salpicadura de gotas de agua.

Dichas gotas pueden quedar impregnadas en los utensilios y finalmente infectarnos al tener contacto con nuestro organismo. De hecho, la enteritis por campylobacter es una de las causas más comunes de intoxicación alimentaria, sobre todo durante los viajes, lo que ha llevado a conocer esta enfermedad como la 'diarrea del viajero'.

Generalmente, la infección se debe al consumo de aves crudas, vegetales frescos o leche sin pasteurizar. Según el portal MedlinPlus, un servicio certificado por la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, la enfermedad produce un cuadro de diarrea, dolor abdominal, fiebre, náuseas y vómito.

Además, aunque suele causar síntomas durante unos días, también genera en algunos pacientes efectos a largo plazo como colon irritado o el síndrome de Guillain-Barré, que genera problemas en el sistema nervioso periférico. En los casos más drásticos, en niños o personas mayores, puede causar la muerte, aunque no suele ser habitual. Para ello, es necesario el consumo de mucho agua y los medicamentos que considere un especialista para el tratamiento de la infección.

Cómo eliminar las bacterias del pollo

Como se ha podido comprobar, es cierto que el pollo sí contiene bacterias, pero el proceso de lavado bajo el grifo puede exponernos a una contaminación. Por ello, la mejor forma de eliminar el riesgo es mediante la cocción de los alimentos.

La clave se encuentra siempre en cocinar bien la carne. Lo ideal es que el corazón del alimento alcance una temperatura de, al menos, 70ºC. Esto asegura que la mayoría de los microorganismos han sido eliminados. Una forma de asegurarse es utilizar termómetros específicos para la cocina.

Si a pesar de esta recomendación te gustaría lavar el pollo antes de cocinarlo, es importante intentar hacerlo con mucho cuidado. Y hacerlo siempre sin abrir mucho el grifo para evitar salpicaduras que puedan afectar a objetos cercanos.

Artículos recomendados

Contenidos que te pueden interesar