La reunión de Rodrigo Rato con el Ministro del Interior, explicada

La reunión de Rodrigo Rato con el Ministro del Interior, explicada

La salida a la luz de la reunión que mantuvo Rodrigo Rato, exvicepresidente del Gobierno y exministro de Economía de Aznar, con el actual Ministro de Interior ha desatado las alarmas.

Política Daniel Rubio Sánchez Daniel Rubio Sánchez 10 Agosto 2015 18:39

· Rodrigo Rato. Figura de referencia en el Partido Popular y artífice de lo que los populares llaman "el milagro económico español", exvicepresidente segundo del gobierno y exministro de Economía. Alcanzó el puesto de director gerente del Fondo Monetario Internacional y dirigió Bankia entre 2010 y 2012, año en el que dimitió el mismo día que se hizo público que el Ministerio de Economía y el Banco de España estaban trabajando en un plan de saneamiento para la entidad con ayudas públicas. Se encuentra imputado por cinco delitos contra la Hacienda Pública, uno de blanqueo de capitales y otro de alzamiento de bienes.

· Jorge Fernández Díaz. Miembro relevante del PP catalán. Fue Secretario de Estado en diferentes áreas durante los gobiernos de Aznar y es ministro de Interior desde 2011. Hermano del actual presidente del grupo municipal del PPC en el Ayuntamiento de Barcelona y autor de la polémica Ley Mordaza. En su haber tiene una gestión en el Ministerio muy cuestionada por sus subordinados y declaraciones tan desafortunadas como la comparación que realizó el 7 de mayo de 2013 entre la banda terrorista ETA y el aborto.

· La investigación. A raíz de las querellas presentadas en julio de 2012 por UPyD y 15MpaRato Rodrigo Rato es citado para declarar como imputado por la gestión de Bankia junto al resto de la cúpula directiva de la entidad. Desde entonces, se han destapado escándalos a raíz de escándalos anteriores como han sido el caso de las tarjetas black, su acogimiento a la amnistía fiscal o las propias consecuencias para los ciudadanos del rescate financiero a la entidad, un rescate del que aún el Estado solo ha recuperado el 4% según datos del Ministerio de Economía.

¿Qué ha ocurrido?

El pasado sábado desayunábamos con una noticia de el diario El Mundo que aseguraba que el actual ministro de Interior Jorge Fernández Díaz había recibido el pasado 29 de julio a las 12:00h en la propia sede del ministerio de Interior a Rodrigo Rato, exmiembro del Partido Popular y destacado miembro del anterior ejecutivo de los conservadores durante las legislaturas de Aznar.

La noticia afirmaba que el que fuera presidente de Bankia había solicitado reunirse con Fernández Díaz pocos días después de tener que acudir al juzgado el día 22 de julio a declarar por el Caso Bankia.

¿De qué hablaron?

Gran parte de la polémica no solo parte del cuestionamiento de lo acertado de reunirse con un imputado en las dependencias del Ministerio, sino también de la posible independencia del proceso judicial en el que está envuelto el expresidente del Fondo Monetario Internacional. Fuentes del Ministerio han asegurado a los medios de comunicación que la reunión tenía un carácter "estrictamente personal" y que no existe relación alguna entre el proceso judicial y las investigaciones a las que está siendo sometido Rato con las competencias del ministro.

¿Qué ha dicho el gobierno?

La revelación de la reunión por parte de El Mundo ha desatado gran revuelo en las tertulias políticas de la televisión y el resto de medios se han hecho eco de la exclusiva del periódico Unidad Editorial. Dada la repercusión de los acontecimientos, Interior se ha visto obligado a hacer públicos dos comunicados desde el sábado -hoy el último - para intentar aclarar lo sucedido. Afirman desde la sede de Jorge Fernández que Rato solicitó ser recibido "por una cuestión personal" totalmente ajena a "cuestiones procesales" y que este punto, aseguran, fue "clarificado como condición previa a la realización del encuentro".

El Ministerio trata así de salir al paso de las acusaciones de parcialidad que se lanzan contra el Gobierno de España, alegando que la investigación a rato es pilotada por la Agencia Tributaria, concretamente el servicio de Vigilancia Aduanera, y no recae sobre la Policía Nacional ni la Guardia Civil. En resumen, según el Gobierno, es Montoro y no Jorge Fernández quien guarda relación con la investigación, por lo que no existe, a su modo de ver, problema alguno en que se reúnan un imputado y un ministro en sede oficial. Aseguran además desde Interior que la reunión tuvo lugar en el Ministerio precisamente "por transparencia". De momento Rajoy no se ha pronunciado sobre el tema, quizás con la esperanza de que dejar que las aguas se calmen ayudará a olvidar lo sucedido.

¿Qué dice la oposición?

Las vagas explicaciones del Ministerio sobre la reunión y la secuencia temporal en la que se produjo, pocos días después de declarar en el juzgado, han indignado a la oposición.

Rodrigo Rato (izqda.) y Jorge Fernández Díaz "Rodrigo Rato (izqda.) y Jorge Fernández Díaz"

Desde el PSOE apuntan a Rajoy y le acusan de responsable por, según los socialistas, "estar al tanto de todo" y acusan al Gobierno del PP de haber perdido con esta reunión "la decencia y la vergüenza". Reclaman de manera urgente explicaciones y han anunciado que pondrán en marcha iniciativas parlamentarias para forzar al ministro a dar explicaciones sobre un tema que, para ellos, "supera el SMS de Rajoy a Bárcenas".

Otros grupos parlamentarios como Izquierda Plural o UPyD y partidos políticos como Ciudadanos también se han pronunciado con dureza sobre la reunión con Rato. Ricardo Sixto, diputado y portavoz en la Comisión de Interior de Izquierda Plural se ha adelantado a los socialistas y ha registrado hoy una petición de comparecencia en el Congreso del ministro de Interior para que "explique los motivos por los que se reunió con Rato", una reunión que califica de "inasumible". Unión Progreso y Democracia ha pedido directamente la dimisión del presidente del Gobierno y del ministro, registrando también varias peticiones de comparecencia entre las que incluyen la de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Ciudadanos también se ha sumado a las críticas al Gobierno y ha pedido explicaciones a Fernández Díaz por lo que consideran "falta de rigor institucional".

Por si fuera poco, a estas críticas se han sumado las de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), mayoritaria entre el cuerpo, que ha pedido de manera clara y rotunda la destitución del ministro tras conocerse la reunión y las de la nueva presidenta del PP valenciano Isabel Bonig. A través de ella, el PP valenciano se suma al coro de voces y reclama "explicaciones del contenido de la reunión".

¿Por qué es importante la reunión?

A pesar de los mensajes lanzados por el Gobierno a través de los comunicados del Ministerio, la relación que guarda todavía Rodrigo Rato con numerosos miembros del ejecutivo y el Partido Popular cuestiona, a los ojos de los ciudadanos, la independencia del proceso. Esta reunión, que alimenta la deconfianza, hay que contextualizarla además en el marco de la investigación a Rato originada por su gestión al frente de Bankia y su imputación.

El llamado Caso Bankia ha sido junto al de Bárcenas y Gürtel -al que ahora se suma el de Púnica- uno de los casos de corrupción que más ha dañado las perspectivas electorales del PP. La caída de uno de los grandes referentes de la gestión económica de Aznar supuso un golpe difícil de asumir por los conservadores del que aún no han sido capaces de reponerse. La investigación continúa, pero no parece que siga dañando sus expectativas electorales.

Sin embargo, este tipo de noticias evidencian la cercanía de la corrupción al núcleo dirigente de un PP que trata de alejarse de quienes terminan imputados o en la cárcel ("no me consta", "no lo conozco", "en Génova yo nunca vi nada") y destruyen la credibilidad del Gobierno a la vez que eclipsan el mensaje de recuperación económica que intenta trasladar a la ciudadanía y que será, si logran que la ciudadanía lo perciba, su tabla de salvación para las próximas elecciones generales a finales de año.

Comentarios