Buscar
Usuario

Vida

Reclaman a Sanidad que se recete la masturbación como medida antiestrés

La marca de juguetes sexuales LELO UK ha reclamado a las autoridades sanitarias que implanten este método con el fin de reducir el estrés.

Reclaman a Sanidad que se recete la masturbación como medida antiestrés

Pese a los tabúes que aún arrastra la masturbación en nuestra sociedad, hay quienes prefieren reivindicar su práctica y considerar sus beneficios a la hora de, por ejemplo, ser más productivos en el trabajo o en la concentración que exigen muchas tareas que realizamos a lo largo del día.

Es tan importante tener ciertos momentos íntimos con uno mismo que la compañía de juguetes sexuales LELO UK ha pedido al sistema sanitario británico que consideren recetar la masturbación como medida antiestrés. Una exigencia que viene motivada por la creencia y la afirmación en torno al aumento de tensión y ansiedad en aquellas personas que se privan de ello. Incluso hay estudios que lo confirman y relacionan el bienestar y la sensación de plenitud con el hecho de llevar una vida sexual activa.

Es por ello que esta compañía ha reclamado a Sanidad que "receten" la masturbación como un método eficaz para aquellas personas que padezcan estrés crónico y por tanto, tengan la capacidad de sentirse bien consigo mismas. 

Según esta marca de productos sexuales, lo negativo es pensar que reivindicar la masturbación es algo que carece de sentido, pues para ellos es todo lo contrario. Sus beneficios son muchos, pero hay quien no acaba de creérselo.

Beneficios reales

Kate Moyle, terapeuta sexual de LELO UK, ha querido salir al frente en la cuestión que su compañía lleva por bandera y afirma que "la función del placer es hacernos sentir mejor, y el autoplacer y la masturbación pueden tener beneficios muy positivos en nuestra salud por múltiples razones, como la liberación de la hormona oxitocina, que reduce los niveles de cortisol". 

Por otro lado, uno de los estudios que han realizado ha sido capaz de deducir el porcentaje de mujeres que se masturban frecuentemente. El número es considerablemente menor al de hombres y es qude sobre las mujeres, el estigma sobre esta práctica es aún mayor. Tan solo el 60% de ellas están acostumbradas a ello, frente a un aplastante 95% de los hombres encuestados por LELO UK. La compañía cree que en este discreto número influyen diferentes factores como la pobre educación sexual que las mujeres reciben, donde se les priva de la autoexploración y el conocimiento de su propio cuerpo.

A pesar de que la sociedad actual ha ido rompiendo cada vez más con esta mentalidad, ellos consideran que el hecho de que los médicos pudieran recomendar el darse placer a uno mismo significaría dar un gran paso en el avance de la cuestión. De hecho, para quienes no crean en el amparo y protección de esta práctica, se apoyan en la teoría de la psicóloga y sexóloga Arola Poch. Poch también recoge sus beneficios en una publicación propia y explica que "la masturbación permite conocernos mejor, saber qué nos gusta y cómo nos gusta", describiéndola como "un ratito de estar bien, olvidarnos y disfrutar" y por tanto, no dando cabida a ningún tipo de efecto negativo sobre nosotros. 

Artículos recomendados

Comentarios