7 razones por las que Taylor Swift se ha convertido en la villana del pop

7 razones por las que Taylor Swift se ha convertido en la villana del pop

Con este artículo esperamos que Taylor Swift nos dedique una canción.

Música Jorge PM Jorge PM 01 Marzo 2016 15:35

Taylor Swift, ese personaje amado y odiado a partes iguales. Reina del country-pop adolescente, la rubia más rubia de Texas destroza a sus "rivales" en el mundo de las divas de la música en ventas. Casi año y medio después de la salida de "1989" y con un gira finalizada de por medio, la chica sigue emperrada en que  escuchemos su último disco y próximamente lanzará el séptimo single (lo normal en un disco con éxito son unos tres). Porque ¿para qué trabajar pudiendo exprimir algo que te está dando tanto dinerito mientras estás sentada en el sofá de tu casa?

Sin embargo, las ventas (unos 5 millones de discos SOLO en EEUU) no son razón suficiente para que parte del mundo odie a Taylor, y es ahí donde entra la vida personal de la Swift, ya que parte de las decisiones que esta chica de 26 años ha tomado a lo largo de su carrera son las que le han llevado a, sí, vender churros pero también a ser odiada como ninguna. En Los Replicantes os resumimos las razones por las que Taylor Swift se ha convertido en la villana del pop, arriesgándonos a que nos componga una canción.

1 Novios, novios, novios...

Shake it Off

Ya lo decía la propia Taylor Swift en su tema "Shake it Off":

I go on too many dates [chuckle] But I can't make them stay At least that's what people say, mmm-mmm

Algo así como "Tengo demasiadas citas, pero no logro retenerlos, al menos eso es lo que la gente dice".

Y la gente tiene razón, Tay-Tay, porque en los últimos años tu lista de rolletes es bien larga. Que a mí me da igual, y más cuando al parecer es a ti a la que siempre rompen el corazón, pero chica si te buscas novios famosos (y en su mayoría ídolos adolescentes), sus fans van a ir a muerte a por ti.

Joe Jonas, Taylor Lautner, Jake Gyllenhall, John Mayer (un cantautor que a nadie le importa fuera de EEUU), Conor Kennedy (nieto de JFK), Harry Styles (el One Direction con melena sin lavar) y Calvin Harris son sus últimas conquistas.

2 Y canciones, canciones, canciones.

Mean

Porque claro, más allá de las citas, Taylor se ha convertido en villana por lucrarse de sus desgracias amorosas. Y es que a cada ruptura le ha dedicado entre una y tres o cuatro canciones en sus discos, lanzando con las letras puñales, dardos envenenados y sapos y culebras por esa boquita a golpe de guitarra.

Así, Joe Jonas, que al parecer la llamó por teléfono, la dejó y colgó como si nada, se llevó tres canciones: "Forever & Always", "Last Kiss" y "Better than revenge".

Taylor Lautner sólo una, "Back to December", al igual que Jake Gyllenhall, que se llevó calentito el hit "We're never ever getting back together". Otro hit fue el que se llevó John Mayer con "I knew you were trouble" y la aún más directa "Dear John". Harry Styles por su parte se llevó el, hasta ahora, último single de Taylor, "Out of the Woods".

3 Por pertenecer a la cofradía del puño cerrado

TayTay

Y es que, a ver, Taylor Swift es un mundo de contradicciones porque ella no tiene ningún problema en gastarse el dinerito en sus fans comprándoles regalos, dando pases para sus tours y un largo etcétera. Lo que no le gusta es no cobrar (o cobrar una miseria) por su trabajo.

Así que, Taylor decidió mandar a tomar viento a Spotify, la plataforma de música en streaming más extendida porque al parecer ganaba poco para los millones de reproducciones que tenían sus discos.

O sea, la versión oficial de Swift es que "quiere dar ejemplo y enseñar al público y a los propios artistas a valorar la música que crean". Lo cierto es que Spotify paga un céntimo de euro por cada reproducción a la discográfica del artista, por lo que en términos globales la compañía sueca pagó unos 2 millones de euros a la discográfica de Tay-Tay. Otra cosa es lo que le llegara a la propia Taylor, pero de eso no tiene la culpa Spotify.

4 Por querer llamar la atención por las buenas...

Como ya he dicho, esta chica es un mundo de contradicciones y uno de sus vídeos más famosos no es precisamente musical, sino uno en el que se iba de compras, envolvía en papel de regalo las cosas que había comprado y se plantaba en la casa de algunos de sus fans para entregarles en persona el regalo. Sin duda, un gesto bonito que no dudo que hiciera con todo el corazón (y con todo un equipo de marketing detrás) pero lo cierto es que, en general, le quedó un poco ridículo.

Tanto es así que Ryan Murphy parodió el video en su última serie, "Scream Queens", donde la protagonista, Chanel Oberlin hacía lo propio en Halloween (reconvertido en "Chanel-o-ween").

5 ... y por las malas: parte I. Taylor Swift vs Katy Perry

Porque Swift y Perry no eran amigas en persona, pero se adoraban en la distancia. Hasta que Katy Perry le clavó un puñal en la espalda a nuestra "querida" Taylor. Al parecer, Perry le quitó a última hora a Swift algunos componentes de su gira (bailarines, músicos,etc), dejando a la de Texas como a ella le gusta, bien plantada.

Tras este intento de "sabotaje" (en las propias palabras de Taylor), la cantante no tuvo otra que... dedicarle una canción. Y así nació otro de sus hits: "Bad Blood". Cuando la canción salió a la luz, Perry contestó con un tweet: "Cuidado con la Regina George con piel de oveja":

6 ...y por las malas: parte II. Taylor Swift vs Nicki Minaj

Bad Blood

Los MTV Video Music Awards son uno de los eventos musicales más importantes del año (a pesar de gozar de cierto mamarrachismo). Por tanto, es normal que si te has tirado horas frente al espejo ensayando cómo mover las cachas del culo para tu video, te indignes si no te nominan.

Es lo que le pasó a Nicki Minaj, que a pesar de estar nominada a Mejor Video de Cantante Femenina y Mejor Video de Hip-Hop por "Anaconda" no lo estaba a Mejor Video del Año. Y así empezó la guerra en Twitter.

Nicki, sin dar nunca nombres, criticó los privilegios de las cantantes blancas y delgadas en este tipo de premios y el ninguneo a las chicas con curvas. Taylor, a la que nadie había llamado, se sintió aludida y le contestó increpándole que no esperaba que Nicki estuviera enfrentando a las mujeres en vez de unirlas. La pelea siguió un rato hasta que finalmente hicieron las paces y Taylor invitó a Nicki a subir al escenario con ella si ganaba el premio al que ella sí estaba nominada (algo que la rapera trinitense no hizo).   

Para añadir más leña al fuego, la Perry se metió al trapo (pues el video nominado era "Bad Blood") y comentó lo irónico que era que justo hable de enfrentar a las mujeres entre sí la que más se aprovecha de las debilidades de éstas.

7 ...y por las malas: parte III. Taylor Swift vs Demi Lovato

We're never ever

Porque al parecer, todas las artistas pop AMAN estar en todos los fregados. Esta última semana el tema de moda en el mundo de la música ha sido #FreeKesha, o lo que es lo mismo la demanda de Kesha sobre su productor Dr. Luke por supuestos abusos sexuales. En la demanda la cantante de "Tik Tok"  pedía que Sony la liberase de su contrato, algo que le han denegado.

El mundo de la música se ha puesto de lado de la cantante: Adele le dedicó su BRIT Award, Lady Gaga ha rozado el ser pesadísima con el tema por Twitter, Zedd le ha ofrecido producirle una canción gratuita... y Taylor le ha donado 250.000 dólares.

Sin embargo, Taylor no ha dicho ni mú. Ha dado dinerito y es algo de lo que nos hemos enterado porque la madre de la propia Kesha lo twitteó. Y esto parece ser que ha encendido el lado feminista de Demi Lovato, que no se explica cómo alguien que se autoproclama defensora de la igualdad y de las mujeres (y sobre todo, con una fanbase tan extensa) no ha salido a dar la cara por Kesha e insinúa que la Swift solo es feminista porque es lo que está de moda.

Al enterarse de que la texana había dado dinerito, tuvo que disculparse, aunque nadie cree que haya cambiado su opinión sobre Swift, más aún cuando le ha robado su mejor amiga: Selena Gomez.

2 Comentarios

  • Más recientes
  • Mejor valorados