Buscar
Usuario

Vida

¿Qué es la violencia vicaria? Cómo detectarla y qué consecuencias tiene

La violencia vicaria se centra en hacer daño a los hijos con el único propósito de maltratar a la mujer.

¿Qué es la violencia vicaria? Cómo detectarla y qué consecuencias tiene

Foto: Freepik

Existen muchas formas de maltrato, y todas ellas son una auténtica pesadilla para la persona que lo sufre. La violencia de género es, en muchas ocasiones, un tipo de maltrato físico y/o psicológico que afecta directamente a la mujer. Pero hay un tipo de violencia, la vicaria, en la que el foco de la atención recae sobre el hijo o hija de la víctima.

La violencia vicaria consiste en hacer daño a la víctima mediante los niños, animales o personas preciadas para la mujer con el objetivo de hacerla sufrir más. El maltratador puede golpear al hijo de la víctima y maltratarlo psicológicamente para hacer que la mujer se sienta todavía más culpable y desamparada.

El término "vicario"

Este tipo de violencia fue definida por la autora Sonia Vaccaro. El concepto de vicario hace referencia a la sustitución de un individuo por otro en el ejercicio de una función o en la vivencia de una situación. Existe el aprendizaje vicario, en el que se aprende gracias a observar a otras personas.

Si se aplica este término a la violencia, queda claro que se va a llevar a cabo la agresión sobre una persona en sustitución de otra, la cual es el principal objetivo. Este tipo de maltrato, en su máxima expresión, puede incluso llevar a que el agresor mate a los niños, con tal de hacer daño a la pareja.

José Bretón, el hombre que mató a sus hijos para hacer daño a su exmujer "José Bretón, el hombre que mató a sus hijos para hacer daño a su exmujer"

Características de la violencia vicaria

En primer lugar, el agresor busca hacer daño a la víctima mediante los hijos u otras personas y objetos a los que esta le tiene apego y cariño. Se considera también una forma de maltrato infantil. El menor puede visualizar agresiones de uno de sus progenitores a otro, y también puede recibir agresiones directas.

El maltratador aprovecha la fragilidad de los niños vulnerando su integridad física y mental para así dañar a la pareja, que siente sufrimiento, dolor y culpabilidad por no poder defender del maltrato a las personas que más quiere.

En muchas ocasiones, tan solo la amenaza de poder hacer daño a los menores ya hace que la víctima se sienta coaccionada para ceder ante las presiones y deseos del agresor. Es por eso que muchas veces las mujeres maltratadas no piden ayuda, por miedo a lo que le pueda pasar a sus hijos.

Consecuencias

Tanto para la víctima adulta como para los hijos, este tipo de violencia acarrea unas consecuencias físicas y psicológicas muy dañinas. La violencia vicaria puede darse tanto a nivel psicológico como a nivel físico, privándoles de necesidades básicas, agrediéndoles e incluso abusando sexualmente del niño. En algunos casos el maltratador puede llegar a matar al menor.

Es frecuente que aparezca en el niño un trastorno por estrés postraumático, trastornos de ansiedad o depresión. Su autoestima bajará, al igual que su rendimiento académico. Tampoco son extraños los intentos de suicidio en algún momento de su vida, incluyendo la infancia. Podrían llegar a imitar los comportamientos que han vivido durante su infancia, convirtiéndose a la larga ellos mismos en maltratadores.

Las víctimas adultas se sentirán culpables por no poder proteger a sus hijos y llegarán a sentir que son la razón por la que están sufriendo. Muchas veces temen pedir ayuda o separarse de la pareja por las consecuencias que puedan tener estas decisiones en la integridad de sus hijos.

El número de teléfono 016 ofrece información y asesoramiento a las posibles víctimas de violencia de género. Es totalmente gratuito y no deja marca en la factura. También se pueden dirigir las consultas a [email protected].

Artículos recomendados

Comentarios