Puigdemont responde a Rajoy sin aclarar si declaró la independencia o no

Puigdemont responde a Rajoy sin aclarar si declaró la independencia o no

El president de la Generalitat insiste en su propuesta de diálogo: "No dejemos que se deteriore más la situación".

Política Víctor Mopez Víctor Mopez 16 Octubre 2017 09:08

Carles Puigdemont, president de la Generalitat de Cataluña, elude responder con claridad al requerimiento lanzado por Mariano Rajoy en el que se exigía que se concretase si había habido o no declaración unilateral de indepedencia en su intervención en el Parlament de Catalunya el pasado 10 de octubre.

En su misiva, no obstante, Puigdemont sí asegura que cualquier efecto del referéndum ilegal celebrado el 1 de octubre  está suspendido: "La suspensión del mandato político surgido en las urnas demuestra nuestra firme voluntad de encontrar la solución y no el distanciamiento". 

A lo largo de dos folios, el president catalán subraya su intención de dialogar ofreciendo un margen de dos meses para negociar una salida política al conflicto, por lo que propone a Rajoy concretar "lo antes posible" una reunión para "explorar los primeros acuerdos". "La situación que vivimos es de tal trascendencia que exige respuestas y soluciones políticas que estén a la altura", añade. 

Queremos hablar, como lo hacen las democracias consolidadas

Puigdemont lanza dos propuestas al Ejecutivo central. Por un lado, que se detenga la "represión" contra la ciudadanía catalana, haciendo referencia a las cargas del 1-O, y contra el Govern, por las querellas y la intervención de las cuentas. En la segunda propuesta, vuelve a poner el foco en el diálogo: "No dejemos que se deteriore más la situación. Con buena voluntad, reconociendo el problema y mirándolo de cara, estoy seguro que podemos encontrar el camino de la solución". 

Concluye el escrito advirtiendo que su oferta de diálogo no es compatible con las intervenciones policiales, judiciales o administrativas al entorno soberanista: "Nuestra propuesta de diálogo es sincera, pese a todo lo ocurrido, pero lógicamente es incompatible con el actual clima de creciente represión y amenaza".

Mariano Rajoy y Carles Puigdemont "Mariano Rajoy y Carles Puigdemont"

La carta íntegra de Puigdemont a Rajoy

"Apreciado Presidente Rajoy:

La situación que vivimos es de tal transcendencía que exige respuestas y soluciones políticas que estén a la altura. Mi carta quiere contribuir a alcanzar ese tipo de respuestas, que son las que nos pide la mayoría de la sociedad y las que se esperan en Europa, que no entiende otra forma de resolver los conflictos que no pase por el diálogo, la negociación y el acuerdo.

En este sentido, me sorprendió que en su escrito del pasado 11 de octubre anunciara la voluntad de su gobierno de poner en marcha el artículo 155 de la Constitución para suspender el autogobierno de Cataluña.

Cuando el pasado día 10, atendiendo a la petición de numerosas personalidades e instituciones internacionales, españolas y catalanas, le planteé una oferta sincera de diálogo, no lo hice como una demostración de debilidad sino como una propuesta honesta para encontrar una solución a la relación entre el Estado español y Cataluña que lleva bloqueada desde hace muchos años.

El domingo 1 de octubre, en medio de una violenta actuación policial denunciada por los más prestigiosos organismos internacionales, más de dos millones de catalanes encomendaron al Parlament el mandato democrático de declarar la independencia. A los resultados de este referéndum hay que añadir los de las últimas elecciones al Parlament de Cataluña donde una clara mayoría, un 47,7%, votó fuerzas independentistas, y donde las fuerzas explícitamente contrarias a ella obtuvieron un 39,1%. También es necesario recordar que un 80% de los ciudadanos viene manifestando reiteradamente la voluntad de decidir su futuro político votando en un referéndum acordado. Aceptar la realidad es el camino para resolverlos problemas.

La prioridad de mi gobierno es buscar con toda la intensidad la vía del diálogo. Queremos hablar, como lo hacen las democracias consolidadas, sobre el problema que le plantea la mayoría del pueblo catalán que quiere emprender su camino como país independiente en el marco europeo.

La suspensión del mandato político surgido de las urnas el 1 de octubre demuestra nuestra firme voluntad de encontrar la solución y no el enfrentamiento. Nuestra intención es recorrer el camino de forma acordada tanto en el tiempo como en las formas. Nuestra propuesta de diálogo es sincera y honesta. Por todo ello, durante los próximos dos meses, nuestro principal objetivo es emplazarle a dialogar y que todas aquellas instituciones y personalidades internacionales, españolas y catalanas que han expresado su voluntad de abrir un camino de negociación tengan la oportunidad de explorarlo. Comprobaremos de esta manera el compromiso, de cada una de las partes, en hallar una solución acordada.

Por todo lo expuesto, le traslado dos peticiones:

La primera, que se revierta la represión contra el pueblo y el gobierno de Cataluña. Este mismo lunes están citados como imputados en la Audiencia Nacional dos delos lideres de la sociedad civil catalana que han impulsado las manifestaciones pacíficas de millones de personas desde el año 2010. También está citado, en la misma Audiencia Nacional, el mayor del Cos de Mossos d'Esquadra, uno de los cuadros policiales con más prestigio de la policía europea y que cumple su labor de forma rigurosa y garantista.

En el capítulo de la represión también sufrimos, entre otras, la vulneración de derechos fundamentales; la intervención y congelación de cuentas bancarias que impiden que atendemos nuestras obligaciones con las personas más necesitadas; la censura de internet y de medios de comunicación; la violación del secreto postal; las detenciones de servidores públicos; y la brutal violencia policial ejercida contra población civil pacífica el día 1 de octubre.

Nuestra propuesta de diálogo es sincera, pese a todo lo ocurrido, pero lógicamente es incompatible con el actual clima de creciente represión y amenaza.

La segunda petición es que concretemos, lo antes posible, una reunión que nos permita explorar los primeros acuerdos. No dejemos que se deteriore más la situación. Con buena voluntad, reconociendo el problema y mirándolo de cara, estoy seguro que podemos encontrar el camino de la solución".

Comentarios