Puigdemont pide a sus exconsellers que se mantengan en prisión mientras él sigue huido

Puigdemont pide a sus exconsellers que se mantengan en prisión mientras él sigue huido

El expresident solicita a los miembros de su exGovern que no acaten el 155 y no salgan de la cárcel antes del 21-D.

El que fuera president de la Generalitat hasta la aplicación del 155, Carles Puigdemont, ha pedido a sus ocho exconsellers que no acaten el 155 ni salgan de prisión antes del 21 de diciembre, según informa El Español, para reforzar así su campaña electoral.

La estrategia del exmandatario catalán pasa por utilizar a los políticos presos para su propio combate de cara a las próximas elecciones autonómicas. Así se los hizo saber a todos ellos a través de un emisario enviado a la cárcel para contarles su estrategia. Puigdemont, la misma persona que se mantiene huida en Bruselas para no enfrentarse a la justicia española, es la que ahora solicita el sacrificio de sus compañeros de gobierno.

Una guerra abierta

Oriol Junqueras no acata el 155 para salir de prisión "Oriol Junqueras no acata el 155 para salir de prisión"

El combate parece complicarse cada día. Cuatro exconsellers de ERC son partidarios de seguir la estrategia del exvicepresident Oriol Junqueras y no acatar las órdenes del Gobierno de Rajoy. Sin embargo, los cuatro exmiembros de PDeCAT abogan por solicitar una comparecencia voluntaria ante los tribunales, en contra del criterio de Puigdemont, para acatar el 155 y hacer campaña en libertad.

Este es el camino que ya han seguido los exconsellers Jordi Rull (Territorio y Sostenibilidad), Josep Turull (Presidencia y portavoz) y Joaquim Forn (Interior). Su defensa ha enviado un escrito a la Audiencia Nacional donde reconocían "expresamente" la puesta en marcha del 155 y se comprometían a no ejercer ninguna oposición a dichas medidas.

Sin embargo, una cosa es lo que se envía a los jueces y otra muy distinta lo que de verdad se piensa. Tanto Turull como Rull han publicado sendos mensajes en su cuenta de Twitter desde prisión en el que explicaban su "desacuerdo" con el 155 y adelantaban que lo derrotarían en las urnas "democráticamente" el 21-D.

Dentro del PDeCAT preocupa y mucho este acatamiento a la legalidad de cara a su electorado independentista. Una reculación podría ser visto como un abandono del procés y un paso atrás. Es por ello que todavía no todos los exconsellers han solicitado su puesta en libertad acatando el 155. Aún hay quien cree que manteniéndose dentro pueden servir mejor a su partido de cara a los comicios autonómicos, como así lo piensa el fugado Puigdemont.

Por otra parte, la estrategia de Junqueras pasa por admitir su falta de capacidad para continuar la vía unilateral debido a que no ostenta ningún cargo ejecutivo. Sin embargo, en el escrito enviado a la Audiencia Nacional no reconoce expresamente, como sí lo hicieran los otros tres exconsellers, la legalidad y el 155. Por tanto, el exvicepresident se mantiene en concordancia con Puigdemont de no asumir la aplicación de la Constitución, aunque Junqueras sí está intentando salir de prisión utilizando unas fórmulas más ambiguas.

Ambos dirigentes, tanto Puigdemont como Junqueras, tienen una escasa relación desde que el primero intentara convocar elecciones anticipadas para evitar el 155. Asimismo, su huida a Bruselas ha roto casi todos los puentes entre los dos.

La puesta en libertad de los exmiembros del Govern supondría un duro mazazo para la campaña electoral de Puigdemont y su candidatura Junts per Catalunya. Su estrategia pasa por utilizar como conejillo de indias a los políticos presos para ensalzar su victimismo desde el país Bélgica y granjearse algunos votos de más ahora que su partido sufre un batacazo en todas las encuestas, situado en la cuarta posición en el peor de los escenarios y empatado en la segunda con PSC y Ciudadanos en el mejor.

Comentarios