Buscar
Usuario

Ciencia

¿Los problemas de estrés pueden llevar a aumentar de peso? El cortisol puede ser la clave

El cortisol es la hormona relacionada con el estrés y el hambre emocional que lleva a ingerir alimentos procesados de una forma más descontrolada.

¿Los problemas de estrés pueden llevar a aumentar de peso? El cortisol puede ser la clave

El ritmo de vida acelerado y estrés que conlleva, con demasiadas tareas a lo largo de la jornada, excesivas horas de trabajo o muchas responsabilidades, pueden llevar a sobrecargarnos demasiado. Esto, además, puede derivar en un aumento de la ansiedad, de forma que se incrementa el impulso ansioso en la necesidad de responder a gratificaciones en forma de productos altamente saciantes en forma de procesados con grasas o azúcares; así como reducir buenas prácticas saludables como el ejercicio.

El estrés puede llevar a un apetito descontrolado, emocional. Esto se explica porque el estrés genera a su vez más cortisol y ese cortisol, generar más apetito por alimentos azucarados o grasos. Se trata de una hormona que aumenta la sensación de apetito, un hambre por el que, rara vez, querrás una ensalada o fruta, aunque hay personas que pueden optar por sentir lo contrario, falta de hambre, que se 'cierra el estómago'.

El cortisol también es conocido como la 'hormona del estrés' y está producido por las glándulas suprarrenales, dos pequeñas glándulas situadas encima de los riñones. Encima del cerebro se encuentra la pituitaria, que produce una hormona que indica a las suprarrenales cuánto cortisol debe producir.

Junto con el estrés, los niveles de cortisol pueden verse alterados por otras situaciones, como el embarazo, el ejercicio, padecer una enfermedad grave, temperaturas cálidas o frías, algunas enfermedades de la tiroides, obesidad o el uso de determinados medicamentos, como los anticonceptivos.

Control del estrés

El mejor paso para empezar a controlar el hambre emocional es comenzar a controlar el estrés diario, aprendiendo técnicas para manejar el estrés que pueda generar la carga de tareas que puedas tener en tu día a día. Puedes recurrir a ejercicio, aumentar tu tiempo de ocio con tu círculo o conocer gente, lectura, meditación o apuntarte a clases de cualquier actividad de ocio, cualquier actividad que prefieras. También es recomendable evitar pantallas durante el tiempo libre para descansar mejor y evitar entornos luminosos.

También se recomienda tener rutinas, especialmente asociadas con el sueño, como irse pronto a la cama o elegir luces cálidas. En cuanto a la comida, es recomendable siempre apostar por alimentos saludables, naturales y evitar en la medida de lo posible los procesados y la comida rápida.

Artículos recomendados

Contenidos que te pueden interesar