Buscar
Usuario

Política

"Rivera lo hace de puta madre": Rajoy teme que Ciudadanos le adelante por la derecha

El presidente del Gobierno ve cómo los de Albert Rivera están ocupando su hueco en temas como el cupo vasco o Cataluña.

El aumento de apoyos de Ciudadanos en Cataluña y la debilidad del PP en la región (serán la última fuerza en el Parlament, por detrás de la CUP, según las encuestas), está provocando más de un quebradero de cabeza en Génova, 13.

La suma de apoyos de los de Rivera en contra del soberanismo está minando la capacidad de los populares para atraer votos de los sectores más conservadores. Algo que se acentúa con el debate sobre el cupo vasco y con la salida de personalidades como José María Aznar o Jaime Mayor Oreja.

"Rivera lo está haciendo de puta madre", ha asegurado más de un alto cargo del Gobierno central en declaraciones al diario El Español. El punto que más daña la imagen del Ejecutivo ha sido el mencionado debate el cupo vasco, en el que el PP ha enarbolado el discuros de "defensa de los derechos históricos de Euskadi".

La defensa de Javier Maroto de los "La defensa de Javier Maroto de los "derechos históricos de Euskadi" no sentó bien en las filas más conservadoras"

En concreto, los populares hacen referencia al discurso de Javier Maroto en el Congreso, que se mantuvo en la línea de Podemos, PNV, PSOE o PDeCAT. Ciudadanos, por su parte, se quedó solo a la hora de defender una fiscalidad única, aunque quizás tuvo relevancia que su formación no cuente con ningún diputado en la cámara vasca.

En este caso, los compañeros de viaje de Rajoy cierran filas con el presidente en público, pero le critican en privado. Sobre todo, en relación con los acuerdos con el PNV en plena crisis catalana. Sin los nacionalistas vascos, Rajoy no habría aprobado sus presupuestos, aunque ello haya supuesto realizar ciertas concesiones al soberanismo (una política tradicional en el Gobierno de Aznar o Zapatero).

Críticas hacia la comunicación

Génova cree que se está dejando demasiado hueco a Ciudadanos en la defensa de la unidad de España "Génova cree que se está dejando demasiado hueco a Ciudadanos en la defensa de la unidad de España"

En este caso, las críticas también se centran en torno a la 'mala comunicación' que está mostrando la dirección del PP a la hora de gestionar el desafío catalán. En Génova, la mayoría aplaude la vía en la que se ha aplicado el 155 (no así los sectores más conservadores, que preferían un gobierno de transición), pero no comprenden la manera en la que se ha relatado a los españoles.

En este caso, creen que la baja presencia en los medios que está llevando a cabo la formación conservadora, ha ayudado a que Ciudadanos aproveche el hueco y esté sacando partido del electorado que considera fundamental la unidad de España.

Además, los de Rivera aprovechan que no cuentan con responsabilidades en el Ejecutivo para atribuirse los logros, pero no los errores, según indican fuentes del PP. Una oportunidad que disfrutan tras no entrar en el Ejecutivo a pesar de las constantes peticiones desde Moncloa.

Presiones para no aprobar el cupo

Rajoy ha encontrado divisiones internas para negociar el cupo vasco "Rajoy ha encontrado divisiones internas para negociar el cupo vasco"

Desde el PP han aprovechado para calificar a Ciudadanos de "oportunista" por criticar la aprobación del cupo (en un trámite que agilizó Rajoy en el Congreso). Sin embargo, han tenido que hacerlo con la boca pequeña, porque el discurso de Rivera es el mismo que Rajoy mantenía cuando hacía oposición a Zapatero.

Su postura ha generado divisiones incluso en público. El presidente murciano, por ejemplo, ha calificado de "injusto" la firma del acuerdo y ha reclamado otro modelo de financiación autonómica.

En el PSOE, los barones también han dado un toque de atención a Pedro Sánchez por no haber condicionado su apoyo a una revisión del cupo que resultase más ventajosa para el resto de españoles. Sin embargo, el líder del PSOE cuenta con una posición de fuerza tras haber sido elegido recientemente en primarias teniendo en contra a todo el aparato del partido, barones y pesos pesados del socialismo.

La recaudación de impuestos es otra de las trabas que los sectores más derechistas encuentran en los populares. Moncloa comienza a realizar tibias reformas, como el anuncio de una rebaja del IRPF para personas mayores, el gran grueso de su electorado. Sin embargo, los de Rivera reclaman mayores rebajas de impuestos, que en Moncloa no pueden aceptarse: hay acuerdos con canarios y vascos para mantener el Gobierno. Y Bruselas continúa presionando con el control de déficit.

En este caso, la estrategia de Rajoy parece estar encaminada a su tradicional política: hacer caso omiso del resto, esperar a que se templen los ánimos y que todo el electorado olvide este problema. Habrá que esperar a las próximas generales para comprobar si ha surtido efecto.

Artículos recomendados

Comentarios