Buscar
Usuario

Vida

¿Por qué tomamos uvas en Nochevieja? Así se originó la tradición

Las 12 uvas de la suerte componen un ritual en las casas de toda España cada 31 de diciembre. Pero, ¿desde cuándo ha sido así? ¿Por qué uvas?.

¿Por qué tomamos uvas en Nochevieja? Así se originó la tradición ¿Por qué tomamos uvas en Nochevieja? Así se originó la tradición

Foto: Freepik

Las fiestas y la Navidad significan tradiciones: decorar la casa durante el puente de la Inmaculada, las reuniones en Nochebuena y Nochevieja, los polvorones, el roscón y la cabalgata de Reyes. Y así podríamos seguir durante un largo trecho. Pero el gran clásico son esas 12 uvas de la suerte.

Cada año las tomamos a la media noche del 31 de diciembre al son de las doce campanadas que dan la bienvenida al nuevo año. No hacerlo, supone un año de desgracias y nadie quiere eso, ¿verdad? El sistema lo tenemos claro, pero, ¿cuándo empezó este mito?, ¿dónde está su origen?

Las 12 uvas

Puede que no recordemos unas navidades sin uvas desde que tenemos uso de razón. Una de ellas por cada campanada, ultimando los segundos de cada año para dar la bienvenida al que llegará. Según sabemos, cumplir con esta tradición hará que tengamos buena suerte en el año que comienza. Todo ello junto a la ropa interior roja, para que no nos falte pasión.

Esta leyenda apareció por primera vez el 1 de enero de 1894 en el periódico El Imparcial, en el que se nombró a estas frutas como "las uvas bienhechoras". Entonces, adelantaron que la costumbre había sido adquirida de Francia, pero que llegó a España como una "carta de naturaleza". "La imperecedera costumbre de comer las uvas al oír sonar la primera campanada de las doce, tenía reunidas en fraternal coloquio á infinidad de familias, y todos á coro gritaron: ¡Un año más!", lanzaba a su vez El Correo Militar.

Según datan diversos diarios, el origen en sí es demasiado incierto. Hay diferentes teorías que sitúan la costumbre en Francia y Alemania, relacionada al entorno aristócrata y al brindis con champán, otro de los clásicos. Al principio, la celebración era bastante elitista, aunque las clases menos acomodadas decidieron acudir a la mítica Puerta del Sol para hacer también suya la tradición.

Además, las 12 uvas de la suerte consiguieron despegar también hasta otros lugares hispanoamericanos, como México, Venezuela, Bolivia, Ecuador, El Salvador, Perú, Colombia, Puerto Rico, Nicaragua y Costa Rica.

Otras tradiciones

En España tomamos las 12 uvas, pero no es el único ritual que se cumple a final de año. En Estados Unidos la superstición dice que no dar un beso justo después de las doce asegura 365 días de soledad, mientras que en Dinamarca deberíamos lanzar la vajilla tras la cena en las puertas de nuestros seres queridos, además de saltar desde lo alto de una silla a las doce en punto.

En otros lugares las lentejas son protagonistas, ya que simbolizan dinero y riqueza. En Colombia hay que llenarse los bolsillos con ellas, mientras que en Italia se come tradicionalmente un nudillo de cerdo con lentejas. Tú, ¿con cuál te quedas?

Artículos recomendados

Comentarios