Buscar
Usuario

Vida

Por qué no me avergüenza estar pálido en verano

Por increíble que parezca, algunos de nosotros preferimos el blanco nuclear al moreno playero.

Acaba de comenzar oficialmente el verano y muchos de nuestros amigos lucen ya un espectacular bronceado que uno no sabe muy bien de dónde ha salido. Bien es cierto que el calor que ha hecho durante las primeras semanas de junio ha sido excesivo, pero las vacaciones aún no han llegado para la mayoría de nosotros y la gente se pasea por la calle como si viniera de pasar tres meses en Punta Cana.

Para desgracia de algunos es momento de empezar a soportar la reiterada insinuación sobre nuestro aspecto demasiado pálido, especialmente poco saludable y sencillamente feo. Sí, porque para los que lucen orgullosos su moreno playero nuestra impecable blancura no es excesivamente estética, sino más bien todo lo contrario. Sufren al vernos paliduchos y nos recuerdan lo feos que les parecemos si no nos tostamos al Sol. Por eso ha llegado la hora de reivindicar nuestro tono de piel. Es momento de explicarles por qué no nos avergüenza estar pálidos. Incluso en verano.

1 Porque es más saludable

Las quemaduras en la piel son muy peligrosas "Las quemaduras en la piel son muy peligrosas"

¡Sorpresa! Tomar el sol no es tan saludable como creías. No vamos a negar los beneficios que supone la exposición moderada al sol porque son evidentes y los conocemos de toda la vida: la luz solar tiene una capacidad especial para promover la síntesis de vitamina D en nuestro organismo además de dilatar nuestros vasos sanguíneos y provocar una mayor circulación de la sangre, pero también tiene muchos efectos negativos.

Tomar el sol en exeso puede producir la aparición de melanomas, el envejecimiento de la piel, la inhibición de nuestro sistema inmutario, quemaduras y, en los peores casos, carcinomas cutáneos y cáncer de piel. Son consecuencias de la exposición al sol más comunes de lo que imaginamos. Por eso, tener una piel blanca será siempre mucho más saludable que estar excesivamente moreno. No obstante, ninguno de los dos extremos son especialmente sanos, por eso lo más recomendable es la moderación.

2 Porque es más bonito

¿Quién no encuentra la belleza en famosas como Nicole Kidman? "¿Quién no encuentra la belleza en famosas como Nicole Kidman?"

Vamos a derribar los prejucios sobre la palidez humana. Vamos a acabar con las mitificaciones sobre el bronceado veraniego. Estar moreno no tiene por qué ser bonito. No al menos para todo el mundo. Cada uno de nosotros ha nacido con una tez diferente, con unas facciones distintas y con unas características físicas que no siempre piden un mismo patrón de belleza. Y es que, por increíble que parezca, a algunos nos va mejor estar blancos que morenos.

De hecho, algunos encontramos en la palidez una piel más atractiva y estética, puesto que de ella se desprende la sensación de estar ante una tez más cuidada, más limpia, más sensible. ¿Quién no encuentra la belleza en famosas como Nicole Kidman o en Dita Von Teese? ¿Acaso os las imagináis luciendo un moreno playero digno de un veraneante de Benidorm?

3 Porque no requiere esfuerzo

¡Viva el aire acondicionado! "¡Viva el aire acondicionado!"

Porque el verano está para descansar, para no hacer nada y despreocuparse de todo. ¿Me vas a poner a tomar el sol durante semanas para cumplir con el canon de belleza que a ti te parece? Me niego a tostarme al sol durante todo el verano para conseguir un moreno que se me va a ir con tres duchas.

No os vamos a engañar. Somos esclavos de una sociedad bronceada que cada año hace que nosotros los blanquitos nos planteemos seriamente la posibilidad de ceder por una vez. De decir sí al moreno playero. A todos se nos ha pasado por la cabeza alguna vez... ¿Y si este año? ¿Y si les sorprendo? ¿Y si de ser un pálido mollete digievoluciono en una tostadita bien dorada por una vez? No lo veo. Pereza máxima.

4 Porque se pasa menos calor

No al sudor "No al sudor"

Sol, arena, mar... ¿Qué apetecible, no? Olor a fritanga, aglomeración, sudor, niños con pelotas, agua caliente, bichos, nudistas desorientados y, sobre todo, calor. Dicen que para lucir hay que sufrir, pero algunos preferimos el aire acondicionado, las persianas bajadas, los helados, y una buena mamarrachada en la tele para pasar la tarde. Blancos, pero fresquitos. Pálidos pero felices.

5 Porque está de moda

Donde se ponga un buen hipster paliducho... "Donde se ponga un buen hipster paliducho..."

La palidez ha vuelto. Antiguamente era símbolo de clase y distinción puesto que la clase alta se escondía del sol con sombrillas y sombreros. Las clases bajas lucían una piel más morena porque trabajaban duro en el campo. Afortunadamente estos prejuicios clasistas desaparieron hace mucho de nuestra sociedad, y el descubrimiento de los beneficios que supone tomar el sol cambió la percepción de la gente.

A principios del siglo XX se puso de moda tomar el sol y estar moreno. Sin embargo, el bronceado cero ha vuelto. Sobre todo entre las personas jóvenes de entre 20 y 30 años. Los recién bautizados como millennials. Primero, porque hemos crecido junto a las campañas de concienciación sobre los peligros del sol, pero más concretamente por pura moda. Nuestra palidez es bonita.

Así que no me juzgues por ser feliz con mi blancura, sabiendo que lo has hecho tú mal, pedazo de... Oh, wait.

Artículos recomendados

Comentarios