Buscar
Usuario

Vida

Cuando soplar velas en una fiesta familiar puede costarte la vida: la impactante campaña de Canarias

Alrededor del 40% de los brotes que hay registrados en España tienen su origen en las reuniones familiares en domicilios.

Cuando soplar velas en una fiesta familiar puede costarte la vida: la impactante campaña de Canarias

"Una simple reunión familiar puede traerte de regalo 40 días en coma o incluso la muerte". Este es el contundente mensaje que ha escogido el Gobierno de Canarias para alertar sobre la presencia del coronavirus y la necesidad de mantener la prevención para evitar contagios de coronavirus.

En la campaña se muestra a un abuelo soplando las velas en un cumpleaños en el que no se respetan las medidas de seguridad en ningún momento. De repente, lo que parece una reunión amena en la que todos se concentran y comparten vasos termina con el protagonista entubado en estado grave en la cama de un hospital.

El simple hecho de soplar las velas ya constituye un problema a la hora de experimentar contagios de coronavirus. Pero uno de los principales riesgos a la hora de organizar una reunión en familia se encuentra en la relajación de las medidas de seguridad.

Esto ha sucedido en toda España y es un punto especialmente preocupante: el 40% de los nuevos brotes de coronavirus han empezado así, por relajarse en reuniones familiares o de amigos, ya sea el uso de la mascarilla o el cuidado de las distancias.

La campaña canaria ha generado una fuerte repercusión en redes sociales y remite a otra italiana donde se escenifican los contagios en una quedada con amigos. "Con esta iniciativa, la Consejería busca hacer hincapié en los riesgos para la salud que tiene no seguir las indicaciones sanitarias en las reuniones familiares", señala el Gobierno de las islas en un comunciado.

La mejor arma: mantener la seguridad

Las reuniones familiares son un punto débil en la lucha contra el coronavirus, puesto que se trata de escenarios proclives a concentrarnos e incumplir las medidas de seguridad.

Es complicado visitar a unos familiares y no acercarse a dar dos besos o quitarse una mascarilla para tomar un café en su compañía. Pero la Consejería de Sanidad de Canarias pide responsabilidad: nunca abandonar medidas básicas como "la correcta higiene de manos, guardar la distancia interpersonal de 1,5 metros y el uso de mascarillas en ambientes cerrados y cuando no sea posible mantener la distancia", señala en un comunicado.

Además destaca que  "en las reuniones familiares solo están exentos de usar la mascarilla aquellos integrantes de un mismo núcleo familiar conviviente". Y piden guardar con celo el cumplimiento de las medidas.

Artículos recomendados

Comentarios