Buscar
Usuario

Vida

El motivo por el que los muros de Pompeya están completamente llenos de penes

La ciudad romana de Pompeya está llena de ilustraciones de penes, un hecho que tiene una explicación detrás.

El motivo por el que los muros de Pompeya están completamente llenos de penes El motivo por el que los muros de Pompeya están completamente llenos de penes

Foto: Tripadvisor

Uno de los destinos más característicos del sur de Italia es, sin duda, Pompeya. Cualquier manual turístico incluirá este lugar como imprescindible en todas las rutas en las faldas del Vesubio. Una buena visita requiere de toda una jornada, porque lo cierto es que la lava convirtió a esta ciudad en una fotografía de la vida hace 2.000 años, un documento de cómo era todo aquel fatídico 24 de agosto del 79.

Cada cierto tiempo, de hecho, surgen nuevos descubrimientos. Pero hay uno que llama la atención a todos los visitantes y no deja a nadie indiferente: hay penes por todas partes. Los muros de la ciudad están cargados de genitales masculinos.

¿Cuál es el motivo? En este caso, depende del guía que explique los hechos. Desde simples flechas para llegar hasta un lupanar a amuletos que se ponían encima de las puertas para espantar a las malas vibraciones.

Pero hay voces autorizadas que explican el panorama de la ciudad. Mary Beard, experta en mundo clásico y Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales (2016) habla del común 'pene alado' como una mezcla entre el chiste y la veneración en su obra 'Pompeya. Historia y leyenda de una ciudad romana' (Crítica).

Placer en rutina

A juicio de esta teoría, la presencia de penes confirma que el placer sexual se convirtió en una verdadera rutina en la sociedad romana, donde la erotización consiguió grandes cotas a nivel social, hasta el punto de ocupar los muros de la ciudad.

Podría hablarse de una ciudad falocéntrica en la que las representaciones que ahora vemos eran algo considerado como lo más normal. Por ejemplo, un fresco del dios de la mitología griega Príapo, con grandes dotes, que aparece allí como uno más u otro pesando sus atributos sobre una balanza.

Un personaje menor en el imaginario heleno alcanzó gran poder en el romano, donde surgió la relación entre Afrodita y Dionisio. Hera, celosa por la relación adúltera entre Zeus y Afrodita, se vengó de Príapo otorgándole un aspecto grotesco y unos órganos genitales de gran tamaño, según relata la leyenda.

Artículos recomendados

Comentarios