¿Por qué los hombres son cada vez menos fértiles?

¿Por qué los hombres son cada vez menos fértiles?

Aunque la fertilidad se ha visto reducida en ambos géneros, parece que los factores que contribuyen a este hecho atacan en mayor medida a los hombres.

Ciencia María Pérez García María Pérez García 26 Enero 2017 13:20

Plantearse tener un bebé puede ser una de las mayores bendiciones para la pareja o uno de los mayores tormentos. Normalmente, para poder llegar al milagro de la vida hay que echarle tiempo, ya que concebir un bebé no es cuestión de semanas. Sin embargo, cuando estas pasan y ves que los esfuerzos no dan resultados , empiezas a plantearte si quizás existe un tipo de problema en tu organismo. Tradicionalmente, la culpa de la infertilidad se le ha atribuido a las mujeres, y hasta ahora las cifras le habían dado la razón a la creencia popular, pero ahora los hombres van viendo cómo la calidad de su espera se desploma precipitadamente. ¿Por qué?

Un ginecólogo del Hospital Vithas Nuestra Señora de América, Juan Ordás, explica las claves de este fenómeno. Según este, hay más factores de esterilidad masculinos que antaño. Antes podíamos hablar de un 70% de causas femeninas, un 20% masculinas y un 10% mixtas, y ahora podemos estar hablando de un 40% masculinas, un 50% femeninas y un 10% mixtas. La clave de todas estas cifras podría estar en varios factores, como cuestiones ambientales y malos hábitos de vida. 

El experto explica que la calidad de los óvulos también ha empeorado, pero que los espermatozoides han experimentado un deterioro mayor. "Un factor clave es la contaminación alimenticia, sobre todo las llamadas dioxinas, comunes en los alimentos precocinados y que afectan directamente a nuestra fertilidad", comenta. Y es que, aunque la alimentación haya cambiado para ambos sexos, sobre ellas ha pesado (y por desgracia, pesa) el estigma de los fuertes cánones de belleza imperantes en nuestra sociedad, donde las mujeres deben mantener la línea a base de dietas  y ejercicio. El doctor no pretende hacer una apología de la dieta, sino una advertencia para vigilar la alimentación y alejar de ella los componentes perjudiciales para nuestra salud

Otros de los factores que apunta Ordás es la edad, ya que cada vez tenemos hijos a  edades más avanzadas. Según el INE, la edad media para tener el primer hijo en España se coloca en los 32 años. 

Acudir a un psicólogo para tratar el estrés puede ser una buena solución "Acudir a un psicólogo para tratar el estrés puede ser una buena solución"

Por último, no debemos olvidar la vida moderna, cuya fuerza influye directamente con la infertilidad. El ritmo frenético del día a día somete a las personas a altos niveles de estrés, y si bien este afecta a los dos sexos, parece ser que las mujeres son capaces de sobrellevar la ansiedad mejor. "La lógica detrás de este hecho es que nuestro organismo, ante un estrés fuerte, reacciona suprimiendo aquellas funciones de lujo, y una de esas funciones es la reproductiva. Se inhiben las ovulaciones o se producen de manera inadecuada, las hormonas se alteran, y entonces la posibilidad de embarazo disminuye. En el caso del hombre, lo que disminuye es la calidad del semen, pero también su propia capacidad sexual", sentencia el ginecólogo, dejando entrever que la ansiedad tiene una doble manera de golpear la vida sexual de los hombres, provocando también problemas de erección

La infertilidad no golpea a los hombres y mujeres por igual

Un 15% de las parejas españolas no pueden tener hijos "Un 15% de las parejas españolas no pueden tener hijos"

Si bien el no poder tener un bebé afecta a todas las parejas de la misma manera, no es así dentro de estas, entre hombres y mujeres. Según el psicólogo del mismo hospital, Pedro Adrados, en el caso del hombre este problema se percibe no solo como la incapacidad de concebir un hijo sino "como la imposibilidad de satisfacer una demanda social y cultural construida sobre él, en su rol de proveedor y consolidador de una familia". En el caso de la mujer, este drama afecta de una manera más profunda, ya que "lo vive más en primera persona, puesto que al  final es su cuerpo el que sufre los cambios y el que tiene que someterse a un tratamiento de infertilidad, en caso de que sea necesario". 

Comentarios