Buscar
Usuario

Vida

El motivo por el que los católicos no comen carne en Semana Santa

La prohibición de comer carne en plena Semana Santa para los católicos tiene una explicación que, quizás, desconocías.

El motivo por el que los católicos no comen carne en Semana Santa El motivo por el que los católicos no comen carne en Semana Santa

Foto: Montaje Los Replicantes | Freepiik-CC Wikimedia

A pesar de que la pandemia ha cambiado muchos de los hábitos tradicionales de la Semana Santa, como el paso de las procesiones, lo cierto es que sí existen costumbres que los cristianos católicos pueden mantener durante estas fechas, a pesar del coronavirus.

Una de ellas se enmarca en el precepto eclesiástico que prohíbe tajantemente comer carne a los cristianos católicos. Se trata de una tradición con un largo recorrido, concretamente relacionada con la Cuaresma, que es el tiempo litúrgico que precede a la Semana Santa. Ese período inicia el Miércoles de Ceniza y el Jueves Santo.

La Iglesia indica que la Cuaresma, cuya duración se fija en 40 días aproximadamente, es un tiempo de preparación y purificación. Actualmente se rige por las indicaciones del Concilio Vaticano II de 1966, que curiosamente se inició bajo el pontificado de Juan XXIII en 1962, aunque fue Pablo VI quien presidió las tres fases restantes por el fallecimiento del primero.

El origen de la tradición

Los católicos no comen carne en Semana Santa "Los católicos no comen carne en Semana Santa"

El origen del ayuno y de no comer carne durante estos días es una acción de penitencia remontada al siglo II y tiene un significado de purificación entre los cristianos, que toman como referencia los sacrificios de figuras como Jesús, que prácticamente´el ayuno durante 40 días en el desierto antes de su misión pública. Aunque muchas referencias bíblicas también destacan el simbolismo de dicha fecha.

En cualquier caso, el hecho de no comer carne durante los días de vigilia, que se corresponde con el Miércoles de Ceniza y todos los viernes de Cuaresma. También hay que incluir el Viernes Santo como día de vigilia, por lo que la tradición cristiana dicta que también en esa fecha se debe practicar el ayuno y abstinencia.

"Ayunar el saber renunciar a las cosas vanas, inútiles, a lo superfluo, para ir a lo esencial. Es buscar la belleza de una vida más sencilla", asegura el Papa Francisco, al que le ha tocado vivir una de las Semanas Santas más complicadas de las últimas décadas.

Artículos recomendados

Comentarios