Eurovisión 2018: Pop contra el bullying, la apuesta suiza al festival

Eurovisión 2018: Pop contra el bullying, la apuesta suiza al festival

El dúo Zibbz presenta 'Stones', una pegadiza canción que se muestra en contra del odio y la violencia escolar.

Televisión Luis Mesa Luis Mesa 05 Marzo 2018 16:34

El festival de Eurovisión puede presumir de sesenta y tres años de historia. Comenzando el festival como buen motivo para unir gracias a la música a un continente castigado por dos guerras mundiales años atrás, en 1956 la ciudad de Lugano albergaba el primer festival de la historia. En aquel Teatro Kursaal de la ciudad suiza, Lys Assia se alzaba con la primera victoria de la historia del festival, gracias a su canción 'Refrain'. El anfitrión se llevaba el primer trofeo.

Repasando la historia suiza en el festival, haber conseguido ganar la primera edición ya es un logro para tenerlo en cuenta, pero sin embargo, treinta y dos años después, la televisión suiza conseguía volver a ganar el festival de la mano de una joven canadiense que prácticamente se daba a conocer en aquella cita en Dublín. De la mano de 'Ne partez mas sense moi', Celine Dion maravillaba al viejo continente y se llevaba la segunda victoria para la SRF, dejando una canción que aún es recordada. 

Si estas dos efemérides son ya historia del festival, actualmente para los intereses de Suiza en Eurovisión la cosa no va igual de bien. Los helvéticos no alcanzan la final del festival desde 2014 con Sebalter y su 'Hunter of Stars', y este año, apuestan por un dúo y una canción con mensaje social buscando la cita del sábado. Luego de quedarse en la cuneta el año pasado con Timebelle y su canción 'Apollo', este año las cosas puede que vayan a ir distintas para los suizos. El mensaje que traen, bien merece una final. 

Piedras contra el bullying

Zibbz volverá a traer el mensaje social a Eurovisión "Zibbz volverá a traer el mensaje social a Eurovisión"

Zibbz, dúo formado por dos hermanos nacidos en Zürich, son los elegidos por el jurado y la audiencia suiza para representar a su país en Eurovisión. Vencedores de la preselección televisada por la televisión nacional helvética (SRF), Corinee y Stee Gfeller se impusieron entre seis candidatos en el impronunciable 'ESC 2018 - Entscheidungsshow', donde en apenas dos horas y media 'Stones' ponía ritmo a Lisboa siendo los favoritos tanto del jurado especializado como del televoto.

Respecto a la canción, Suiza vuelve a apostar por el mensaje social para Eurovisión 2018. 'Stones' pone el foco en un problema recurrente como es el bullying, apelando a no mirar atrás, "no lanzar piedras" y no caer en enredos de mentirosos. En una entrevista ofrecida por el grupo recientemente a Vanitatis, el dúo reconocía que la canción es "un grito contra el odio, una llamada para hacer frente al bullying y al odio". En un año de canciones donde la letra está tomando mucha importancia, la decisión suiza no puede ser más acertada. Subiéndose al carro de Italia o Francia, 'Stones' será otra canción que busque transmitir más allá de la música.

Quedándonos estrictamente con la música, que en definitiva es lo más importante, la canción se puede ubicar en el pop que podríamos escuchar en radio a diario. Con el riesgo de optar por el inglés y poderse perder entre otras canciones de corte similar en el festival, el arma fundamental será el mensaje, junto a una puesta en escena que ya en la preselección prometió uso en cantidad de leds e incluso efectos visuales durante la actuación. A sabiendas de que Lisboa restringirá ampliamente el uso de leds y pirotecnia para el festival, quizá no es el mejor año para una apuesta así, pero de inicio, lo visto en la preselección impacta y mucho. 

¿Este año habrá final para Suiza?

El dúo tras ganar la preselección suiza "El dúo tras ganar la preselección suiza"

Parece que la fama de los últimos años le va a pesar y mucho a Suiza. Actualmente, la canción de Zibbz ocupa la última plaza en las apuestas de pago. Partiendo siempre de la idea de que las apuestas tampoco son un reflejo claro del festival, y que además quedan canciones por desvelarse, lo cierto es que nada más salir la canción a la luz las apuestas ya la han colocado en el vagón de cola. 

Respecto a las visitas en YouTube, la canción ya registra más de 200.000 visualizaciones en las primeras semanas que aparece por el canal oficial del festival en la plataforma. Sin ser un número para tirar cohetes (por poner un ejemplo Alfred y Amaia han llegado a registrar más de millón y medio de visitas en menos de un mes), la candidatura helvética sí se coloca por encima de otras opciones como son la danesa o la de Reino Unido.

Ninguno de estos dos factores vaticinan nada de cara a Lisboa, y a bien seguro que con el paso de las Europarties primero y de los ensayos después, los hermanos Gfeller podrán escalar puestos rumbo a la final. Sea como fuere, el inicio de la candidatura suiza ha comenzado con el pie izquierdo, aunque como ellos dicen en su canción, no es momento para "arrojar piedras" todavía. 

Comentarios