Los Polly Pocket, convertidos en objetos de coleccionista, se venden por miles de euros

Los Polly Pocket, convertidos en objetos de coleccionista, se venden por miles de euros

Los famosos juguetes de principios de los 90 están alcanzando cifras muy elevadas en el mercado de segunda mano.

Juegos Raúl Cadenato Rodríguez Raúl Cadenato Rodríguez 12 Enero 2018 17:25

Vivimos en una época en el que se recuerda con cierta nostalgia los tiempos pasados, algo que en gran medida se hace más grande con las redes sociales que viralizan algunos productos o rememoran juguetes y accesorios que llevan al público a añorar esas épocas y esos bienes que tan buenos ratos nos hicieron pasar. Las empresas han sabido utilizar esta nostalgia en beneficio propio con renacimientos como el de los Tamagotchi, sin embargo, lo antiguo sigue teniendo mayor valor y en el caso de que ya no se fabrique, multiplica aún más su valor y búsqueda en el mercado.

Ese es el caso de Polly Pocket, los juguetes, muñecas y polveras que se hicieron muy populares a principios de los años 90 en todo el mundo. Estos juguetes creados en la década de los 80 dispararon la popularidad gracias a Mattel y raro era el colegio donde no se veían estas muñecas en los recreos. Sin embargo, la producción de Polly Pocket finalizó en el año 2015 y, como hemos dicho, automáticamente con ello se convirtieron en un bien escaso y, por tanto, valioso.

Las pequeñas polveras de Polly Pocket se han vuelto muy populares entre coleccionistas "Las pequeñas polveras de Polly Pocket se han vuelto muy populares entre coleccionistas"

Esta situación ha multiplicado el valor de estos productos, que, si bien ya empezaron con una fiebre de cifras astronómicas a mediados del año pasado, ahora está explotando aún más con juguetes que alcanzan fácilmente la cifra de 100€ con un juguete usado y llegando a cifras de 2.000€ en productos nuevos y si es aún más raro hasta los 8.000€.

No sirven todas las Polly Pocket

Sin embargo, antes de que nuestros ávidos lectores empiecen a rebuscar en el baúl de los recuerdos para comprobar si poseen algún Polly Pocket para montarse en el tren de la especulación juguetera, tiene que tener en cuenta que no todos las muñecas y polveras tienen este valor de coleccionista.

En primer lugar, es importante saber que los Polly Pocket que se ansían son las más antiguas. Como siempre,lo más vetusto y por tanto difícil de mantener es lo más valioso, por tanto, aunque Mattel fue la que hizo más por estas muñecas de bolsillo no son los productos propios de la misma los que los coleccionistas más desean. Desde finales de los 80 hasta finales de los 90, estas muñecas estaban en manos de la juguetera Bluebird y son los fabricados por ellos los que tienen más valor, es decir, Polly Pocket que fueron fabricados de 1989 a 1998.

No todos los Polly Pocket tienen un valor tan elevado "No todos los Polly Pocket tienen un valor tan elevado"

Además de ello y para mayor seguridad, las muñecas y accesorios Polly Pocket han cambiado su diseño y materiales para adecuarse a los nuevos tiempos y sobre todo a medidas de seguridad para los más pequeños. Al principio estaban fabricados con plástico duro y por ello su personalización era nula, no podían cambiar cabello ni ropa. Esto,  con el paso de los años, se cambió por una mayor personalización y materiales más dúctiles que daban más vistosidad a los juguetes. Sin embargo, aunque los Polly Pocket sean más atractivos con esas modificaciones los que son deseados por los coleccionistas son los primeros, que además tenían varios agujeros que les ayudaban a encajar en las polveras y casas en miniatura de la marca.

Estos pequeños datos son los más importantes a la hora de encontrar el Polly Pocket soñado y si algunos de ustedes tienen alguna de ellas pueden acercarse a su página de venta de confianza para probar suerte y hacerse con unos ingresos extra. Si por el contrario es un coleccionista deseoso de estos productos, como siempre, la recomendación más acertada es comprobar debidamente la calidad y reputación del vendedor para evitar sorpresas desagradables.

Comentarios