Buscar
Usuario

Noticias

La Policía Nacional alertó a yihadistas en 2015 de que los Mossos los investigaban

La 'Operación Caronte' de los Mossos d'Esquadra contra una célula terrorista yihadista puso de manifiesto la hostilidad del Gobierno de Rajoy.

La lucha antiterrorista lleva años librándose en España. En 2014 se inició la 'Operación Caronte' a cargo de los Mossos d'Esquadra contra una célula yihadista preparada para matar. En 2015 fue desarticulada, pero la policía catalana tuvo que hacer frente a la hostilidad del Gobierno de Mariano Rajoy y del Ministerio del Interior, dirigido entonces por Jorge Fernández Díaz. 

Esta organización criminal fue desarticulada deteniendo a los 10 integrantes de su célula terrorista. Junto a ellos, también se detuvo a un curioso cómplice: un militante neonazi, amigo del líder yihadista, que le había pedido colaboración para tener acceso a armas y explosivos con los que atentar contra intereses judíos en Barcelona, según informa Público. A pesar de los informes policiales, la Audiencia Nacional decidió no imputar al ultraderechista. Según el auto del instructor, la razón de su exoneración es que finalmente "no colaboró con los terroristas". 

Eso solo fue, sin embargo, la punta del iceberg. Al bloqueo desde el Ministerio del Interior español impidiendo que los Mossos tengan acceso a las redes convencionales de información policial antiterrorista internacional, hubo que añadirle "la intromisión de agentes de la Policía Nacional en un caso abierto, con la única misión de boicotear la investigación antiterrorista que estaban llevando a cabo unidades de información de los Mossos d'Esquadra, que contaban con agente e informadores infiltrados", según la denuncia de la policía autonómica catalana.

Los agentes de la Policía Nacional "alertaron a los presuntos terroristas yihadistas de que estaban siendo investigados por la policía catalana". Pocos días después los Mossos denunciaron los hechos ante la Audiencia Nacional y la Fiscalía.

La policía Nacional podría haber boicoteado operaciones antiterroristas de los Mossos "La policía Nacional podría haber boicoteado operaciones antiterroristas de los Mossos"

Presunto delito de revelación de secretos

Según la denuncia presentada por los Mossos en el Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional, cuatro agentes de la Policía Nacional alertaron  en noviembre de 2014 a los miembros de la célula yihadista "Fraternidad Islámica-Grupo para la predicación del Yihad", integrado en el movimiento Yihadista Global y afín ideológicamente al DAESH, que estaban siendo investigados por los Mossos d'Esquadra.

A través de la Dirección General de Policía, entonces a manos de Ignacio Cosidó, el Ministerio del Interior tenía información de que los Mossos investigaban a este grupo que operaba en el entorno de Terrassa. Todo parece indicar, según el diario anteriormente citado, que los agentes de Policía Nacional decidieron intervenir por su cuenta en la investigación, sin informar a la policía autonómica habilitada en este caso, y contactar directamente con los integrantes de la célula.

Así, se pusieron en contacto con un informador habitual de Mataró "al que facilitaron tres fotografías de los individuos que eran de su interés, con la finalidad de que el confidente alertara a los yihadistas que estaban siendo investigados por la policía autonómica".

Detenido por una operación contra el yihadismo en Catauña "Detenido por una operación contra el yihadismo en Catauña"

Con la ayuda de otro sujeto, el confidente dio con los reseñados de Terrassa, por lo que en noviembre de 2014 se reunieron con los yihadistas en su tienda. Entre ellos, sin embargo, había un miembro de los Mossos infiltrado. Los informadores de la Policía Nacional les dijo que "un jefe de policía (naciona) les había dicho que los Mossos estaban investigando a todos los presentes, y que en unas tres semanas iban a detener a todos. También les explicó que este policía les enseñó diversas fotografías de los investigados, hechas supuestamente en el curso de vigilancias policiales, para corroborar esta información". 

Tras aquella reunión, ambos colaboradores de la Policía Nacional pasaron a convertirse también en objetivo de los Mossos d'Esquadra. A los pocos días, los Mossos detectaron a uno de ellos reunido en un bar con otras dos personas desconocidas, que serían identificadas más tarde como un inspector y un inspector jefe de la Brigada Provincial de Información de Barcelona del Cuerpo Nacional de Policía, según recoge el informe de investigación.

Tras la denuncia y la citación de los inspectores ante el juez Santiago Pedraz de la Audiencia Nacional, este finalmente acordó el archivo de la causa al considerar que no había delito.

Los Mossos, marginados por el el Gobierno del PP

Jorge Fernández Díaz, exministro del Interior "Jorge Fernández Díaz, exministro del Interior"

El Ministerio del Interior se ha negado reiteradamente a atender las solicitudes del Govern de la Generalitat para incluir a los Mossos d'Esquadra en las principales redes de información policial internacional de lucha antiterrorista, tanto Interpol, como Europol, SIENA o SIRENE, así como el español CITCO, el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado.

El cúlmen del conflicto llegó con la relatada 'Operación Caronte' y la tensión y rechazo se hace patente en las palabras que el exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, dedicaba en 2015 a la policía de la Generalitat a pesar de ser un cuerpo policial del Estado español: "La lucha y la política antiterrorista debe ser de Estado, y no se puede dejar en manos de los que no tiene el más mínimo sentido de Estado".

Artículos recomendados

Comentarios