Elon Musk planea unir el cerebro a robots inteligentes

Elon Musk planea unir el cerebro a robots inteligentes

El fundador de Tesla acaba de lanzar al mercado Neuralink, un proyecto que pretende instalar inteligencia artificial en nuestras neuronas.

El fundador de Tesla, Elon Musk, es considerado el empresario más misterioso de la última década. ¿Lo último? Neuralink, un proyecto para conectar la inteligencia artificial con el cerebro con el fin de poder hacer cosas únicamente pensando en ellas.

La idea se encuentra aún en una fase inicial y Musk ha abierto un proceso de selección en el que pretende contratar nuevos talentos para desarrollar la interface. Expertos en inteligencia artificial, neurociencia, matemáticas, ingenieros de software y expertos en datos que compondrán el equipo de Musk para trabajar en este revolucionario descubrimiento.

Por el momento, existe una primera versión de Neuralink, N1, que cuenta con los dispositivos que ya se están utilizando para estimular el cerebro en tratamientos de Parkinson que funciona con diez electrodos. Pero los planes de Musk no reducen a este primer intento, sino que ahora intentará crear un objeto que aumentaría el uso de electrodos en más de 1.000.

Neuralink pretende revolucionar la inteligenica artificial "Neuralink pretende revolucionar la inteligenica artificial"

El proyecto ayudará a pacientes con parálisis

El N1 ya se ha probado en roedores y monos. Las primeras pruebas humanas ya están previstas para 2020, cuando se conectarán cuatro sensores a un aparato con Bluetooh y batería que se podrá controlar desde una aplicación de iPhone.

El sueño de Musk es conseguir una simbiosis con la inteligencia artificial al más puro estilo 'Black Mirror': "Me ha interesado todo esto desde que vi Matrix de niño". Sin embargo, las consecuencias que un algoritmo introducido en el cerebro pueda conllevar para el ser humano son totalmente imprevisibles.

De momento, el objetivo parece más asequible y Musk se ha propuesto ayudar a pacientes con parálisis o extremidades amputadas a controlar su expresión y movimiento o a ver y oír únicamente con el cerebro.

El proceso a seguir constaría de una cirugía no invasiva con un robots que parece una "especie de máquina de coser" y que puede implantar en el cerebro hilos extremadamente finos, que penetrarán dentro el cerebro y mandarán información a un pequeño procesador con una batería que estará detrás de la oreja y que se conectará con bluetooh con el interior del cerebro.

Comentarios