Planchado de senos: la otra mutilación femenina que asoma en Europa

Planchado de senos: la otra mutilación femenina que asoma en Europa

Esta práctica se podría calificar de abuso infantil y violencia machista.

Por desgracia, lo más seguro es que nunca hayas oído hablar de esta horrible tradición que consiste en planchar el pecho a las niñas en plena etapa de crecimiento con piedras, palos o planchas candentes. Sin embargo, es una realidad que sufren las niñas en África, sobre todo en Camerún, y que poco a poco se ha ido extendienco por Europa, concretamente por Reino Unido. Aunque por el momento se desconoce la cifra exacta de las víctimas de este tipo de práctica

Según una investigación realizada por The Guardian, fueron varios trabajadores sociales residentes en Londres, Yorkshire, Essex y al oeste de Inglaterra los que han contado los numerosos casos a los que se han tenido que enfrentar de niñas preadolescentes de familias migrantes del continente africano que fueron sometidas al planchado de senos. 

La piedra con la que realizan el planchado de pecho "La piedra con la que realizan el planchado de pecho"

¿La justificación?

Esta tradición consiste en atrofiar el desarrollo del pecho de las niñas sometiéndolo a quemaduras. Tanto las madres como las abuelas y tías presionan sobre los senos la piedra caliente con el objetivo de detener el desarrollo, porque así creen que las niñas resultarán menos atractivas para los hombres y por ende podrán evitar violaciones o el mantenimiento de relaciones sexuales a edades tempranas. Otro caso en el que la tradición y la cultura achaca la culpa de ese tipo de comportamientos a las mujeres. 

La directora de la Organización de Desarrollo para Mujeres y Niñas Migrantes (Cawogido, por sus siglas en inglés), Margaret Nyuydzewira, ha informado a The Guardian que en Reino Unido se calculan, por el momento, unas 1.000 mujeres y niñas preadolescentes torturadas. Sin embargo, no es una cifra del todo exacta porque han podido ser muchísimas más y no lo han podido denunciar. 

Por otro lado, la ONU también ha realizado una estimación de un 25% de niñas cameruneses que sufren este tipo de violencia infantil. También descrito como uno de los cinco delitos de violencia machista menos denunciados a nivel mundial. De la misma forma es explicada por médicos y víctimas, ya que aparte de las marcas físicas que ocasiona las consecuencias psicológicas son bastante importantes. Además, puede generar infecciones, imposibilitar la lactancia en un futuro, provocar deformaciones e incluso cáncer de mama. 

Una piedra utilizada para el planchado de senos "Una piedra utilizada para el planchado de senos"

Otra forma de mutilación femenina

Leyla Hussein, una activista y psicoterapeuta británica de origen somalí que lucha contra la mutilación genital femenina, afirmó al diario británico que a lo largo de los últimos años ha contactado con varias mujeres víctimas. Uno de los testimonios le explicó que como consecuencia de dicha tortura, nunca le crecieron los pechos ocasionándole un problema psicológico relacionado con la autoestima. "Me repetía una y otra vez que tenía pecho de chico. Pero nunca nadie la ayudó con este tema, nunca le hicieron un examen físico. Esto sucedió en el norte de Londres", denuncia Hussein. 

Otra de las denunciantes públicas de este problema es Jennifer Miraj, enfermera en Reino Unido que durante los últimos años ha visto como han aumentado los casos. Miraj ha confirmado que conoció 15 casos de mujeres ya adultas y ocho casos de niñas aún entre los 8 y los 14 años. "Cuidé a una niña de 10 años que se le había infectado la quemadura. Hacía varios años que le planchaban el pecho", recuerda, mencionando un caso que atendió en el hospital Broomfield en Essex.

¿Una solución?

Sin embargo, la policía británica afirmó al periódico que nunca han recibido denuncias formales por el planchado de pecho, pero de igual forma sospechan que sucede. "Si yo supiera de un caso concreto, haría algo al respecto", asegura el inspector Allen Davis, de la Policía Metropolitana. "Es muy importante denunciar. La gente tiene que reconocer estas prácticas como lo que son: abuso infantil", añade. Sin embargo, el planchado de senos se realiza en secreto, de ahí que sea muy complicado que las propias niñas lo denuncien, ya que solo son los familiares más cercanos los que conocen dicha práctica. 

Por otro lado, el Gobierno británico que afirma que está "completamente comprometido" con poner fin a esta tortura. Sin embargo, activistas y trabajadores sociales dicen que hasta ahora se ha hecho muy poco. "No han hecho nada ¡Nada!", se lamenta Geraldine Yenwo, activista de Cawogido. "Siempre se habla del matrimonio infantil y la violencia contra mujeres y niñas, pero nadie habla del planchado de pecho".

Comentarios