Buscar
Usuario

Noticias

Plácido Domingo y su mujer, Marta Ornelas, en pisos separados desde hace años

Tras los escándalos en los que se ha visto envuelto Plácido Domingo, Marta Ornelas, su mujer desde hace 58 años, ha preferido no pronunciarse.

Plácido Domingo y su mujer, Marta Ornelas, en pisos separados desde hace años

"Yo estaba entre cajas en el escenario y ella junto a una amiga mirando como cantaba otro compañero. A mí me gustaba pero no sé si yo a ella. Me acerqué a las dos y les rodeé con los brazos. Marta me miró pensando '¡Éste, qué se cree!', pero pienso que esa osadía mía le gustó". De esta manera comenzó Plácido Domingo relatando cómo comenzó la relación con Marta Ornelas, su mujer desde hace 58 años.

A día de hoy, con Plácido Domingo habiendo sido acusado de acoso sexual por diversas mujeres, el foco, en lugar de dirigirse a la persona culpable de ello, se posa equívocamente en ella, la mujer que lo ha acompañado a lo largo de su vida.

Marta se casó con el tenor en 1962, cuando él tenía 21 años y ya era padre de un niño de 4 años, José Plácido Domingo Guerra. Tuvieron tras él a Álvaro Domigo Arnelas, y con ello terminó la carrera profesional de Marta, que pareció mutar a mentora de Domingo.

Marta Ornelas ha sido vital para la carrera de Plácido Domingo "Marta Ornelas ha sido vital para la carrera de Plácido Domingo"

Su mujer influía en todo: el repertorio de actuaciones, colocación en el escenario... Gracias a ella Plácido Domingo ha llegado a obtener una inmensa fortuna, cuantificada por lo bajo en unos 200 millones de euros. Sí, influía en todo menos en aquellos escándalos.

La realidad es que la familia vive ahora bajo el paraguas del tenor. Todo se ciñe a su alrededor, ya que incluso su hijo trabaja con él: ejerce de secretario, asesor y le lleva las redes sociales, lo que podría justificar que el tenor no supere los 80.000 seguidores.

Y no solo eso: Plácido tampoco tiene jefe de prensa."Sus intereses los defienden un representante en Viena y un agente en Nueva York. Los comunicados de estos días son una muestra de improvisación", revelaron a La Razón desde dentro.

La postura de Marta

"La decisión de Marta ahora es una incógnita. Para ella la dimensión pública de estas deslealtades cambia su papel. Ella siempre ha ponderado la custodia del clan por encima de las supuestas aventuras", relataron fuentes cercanas de la pareja a La Razón.

Su marido ha reconocido y pedido perdón por "intentos de besos, tocamientos o llamadas nocturnas". ¿Cómo sentará eso tras 58 años? "Ella está al tanto de algunas historias, pero ha prevalecido la unión familiar y el grupo profesional. De hecho, ellos residen en Nueva York pero viven en pisos separados desde hace años y cuando él viene a cantar a Madrid, se queda a dormir en un hotel. Yo pienso que morirán juntos. Ella es su centro de gravedad", confesó otra fuente.

La pareja ha vivido separada en dos pisos diferentes durante los últimos años "La pareja ha vivido separada en dos pisos diferentes durante los últimos años"

Marta, como ha hecho desde un principio, se decanta por permanecer en el silencio. "Marta ha sido definitiva. Ella ha tenido el gusto y la preparación para moldear mi carrera. He tenido a mi lado la mejor y la peor crítica. Ha sido la más exigente y, frente a otras que se quedan en el escenario, ella siempre ha estado entre el público, que es donde se valora una actuación. Es la madre de mis dos hijos y tiene mi cariño y mi amor. Una mujer extraordinaria",aseguraba Plácido Domingo durante la época de las primeras denuncias.

Sin embargo, cabe remarcar además que antes de que se destapara el escándalo de acoso sexual y abuso de poder del cantante, el sindicato de la Ópera de Estados Unidos negoció un acuerdo de 500.000 dólares con el tenor para que no se difundieran detalles truculentos de las investigaciones, según The New York Times. El pacto se habría truncado después de que Associated Press difundiera lo ocurrido, mientras que el sindicato niega que aquella cantidad fuera un pago por el silencio, alegando que verdaderamente era una multa con la que sufragarían los gastos de las investigaciones.

Artículos recomendados

Comentarios