La parafilia de los 'bebés adultos': encontrar el placer en pañales

La parafilia de los 'bebés adultos': encontrar el placer en pañales

Los 'bebés adultos' son aquellas personas cuya parafilia es sentirse como bebés: llevan pañales, pijamas de bebé y buscan a su 'madre'.

En España está empezando a popularizarse la auronepiofilia, la parafilia que implica el deseo de llevar pañales, ropa de bebé, beber de biberón, usar chupete y, en resumen, ser tratado como un niño pequeño.

Esta parafilia, que está empezando a crecer ahora en este país, no es algo nuevo. En Reino Unido hace mucho tiempo que se popularizó, y cuenta con una de las mayores comunidades de 'bebés adultos' y amantes de los pañales, la comunidad ABDL (Adult Baby Diaper Lover).

El caso de Joan

Joan es un chico de 21 años, estudiante de ingeniería en Barcelona: "Sé que lo que me pasa es muy raro y jamás le había contado a nadie lo que hago". Él es uno de estos 'bebés adultos', una obsesión que le surgió a los 16 años, a raíz de un problema que tuvo su hermana por el que tuvo que usar pañales para adultos un tiempo.

Comencé a obsesionarme con los pañales y decidí probarlos una noche. Sentí una sensación de completo bienestar, una tranquilidad que no sabría explicar

Según ha contado en una entrevista para Código Nuevo, le resultó complicado adquirir pañales para adultos, ya que en España es complicado adquirirlos sin receta, pero cuando al fin los consiguió, empezó un uso diario que todavía continua: "Por las noches me encierro en mi habitación y me los pongo para irme a dormir".

Los fetichistas de convertirse en 'bebés adultos' lo llevan en secreto "Los fetichistas de convertirse en 'bebés adultos' lo llevan en secreto"

La opinión de una profesional

La psicóloga y sexóloga Julia Silva, confirma que: "La autonepiofilia o infantilismo parafílico es un interés poco usual en el que la persona siente plancer al vestirse, comportarse y ser tratado como un bebé".

Además, añade que los 'bebés adultos' suelen ser hombres heterosexuales que tienen pareja y una vida buena vida social que los llena, simplemente sienten la atracción hacia este comportamiento, ya sea por una necesidad de desconectar, por el placer que les provoca dejarse llevar, por el gusto de dejarse hacer o por muchos otros motivos.

Hay un rechazo muy fuerte hacía esta parafilia, por eso muy pocos adultos se atreven a reconocer que la practican "Hay un rechazo muy fuerte hacía esta parafilia, por eso muy pocos adultos se atreven a reconocer que la practican"

La psicóloga siente la necesidad de aclarar, en contra de los que muchas personas creen, que esta conducta no tiene nada que ver con la pedofilia: los 'bebés adultos' no sienten ningún tipo de atracción por menores de edad, simplemente les gusta sentirse como tales.

Además, no todas las personas ABDL sienten excitación por ser tratados como bebés, para algunas simplemente es cómo les gusta sentirse, sin tener relación con el terreno sexual, también hay otras que sí lo relacionan.

En busca de una mamá

El mayor objetivo en la vida para un 'bebé adulto' (recordemos que esto es por norma general, aunque cada caso es diferente) es encontrar una mamá. Joan ha confesado que este es una de sus metas:

Llevo meses buscando una mamá que me quiera y me cuide. El problema es que la comunidad ABDL española es muy limitada y solo encuentro prostitutas que ofrecen este servicio. Jamás pagaría porque estaría traicionando mi búsqueda de amor maternal

Lo que dice es muy cierto. Basta con hacer una búsqueda rápida en internet para encontrar varias prostitutas dispuestas a hacer de madres. Ofrecen servicios como cambiar los pañales, jugar, alimentar a base de potitos y poner talco en el culito.

Algunos 'bebés adultos' sienten excitación sexual por su condición aunque no todos "Algunos 'bebés adultos' sienten excitación sexual por su condición aunque no todos"

El relato de una prostituta dedicad a aeste tipo de fetichismos también es revelador, especialmente con aquellos 'bebés adultos' que buscan biberón conhappy ending. Desde Código Nuevo han hablado con Lucía, una brasileña que cobra 85 euros la hora: "He tenido clientes desde los 20 hasta los 70 años pero el ritual es casi siempre el mismo. Yo les limpio, les pongo polvos de talco, les cambio los pañales, les doy el biberón con leche materna y los acuno. Pero el momento cumbre siempre llega cuando los masturbo".

Clandestinidad en internet

Según explica Julia Silva, uno de los momentos más difíciles en la vida de los 'bebés adultos' es cuando deciden explicar su parafilia a sus parejas. También suelen sentir temor a ser rechazados en sus círculos cercanos.

Internet juega un factor fundamental a la hora de conseguir que los ABDL sientan que no están solos y que no son rechazados por todo el mundo. "La red está ayudando bastante a normalizar comportamientos poco habituales y a abrir canales de comunicación entre personas que comparten gustos", explica la psicóloga. Aunque claro, también es un espacio donde las personas que sí rechazan este estilo de vida se dedican a proclamar su odio a los cuatro vientos.

Comentarios