El pacto PSOE+Ciudadanos, un acuerdo condenado al fracaso

El pacto PSOE+Ciudadanos, un acuerdo condenado al fracaso

Las propuestas principales que PSOE y Ciudadanos acordaron para la investidura de Pedro Sánchez.

Política Alex L Alex L 03 Marzo 2016 11:46

El partido otrora denominado 'socialista' ha cambiado el discurso del marxismo de Karl Marx al marxismo de Groucho Marx. Si Felipe González ya demostró que le habían puesto en política para crear un neoliberalismo de centroizquierda, los barones del PSOE y el IBEX-35 han devuelto a Pedro Sánchez a este punto tras tratar de convencer al electorado de su giro a la izquierda mientras pactaba con la derecha. "Estos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros".

Felipe González "Felipe González"

1 Reforma laboral

Pedro Sánchez se ha empeñado en la aprobación de un nuevo Estatuto de los Trabajadores, ya sin hablar de la tan manida "derogación" de la reforma laboral del PP -ni por supuesto la de Zapatero, que comenzó la precarización laboral que ahora ha entrado en barrena-. En un principio mantuvo la derogación en boga pero Albert Rivera ha salido al paso con una reprimenda para defender que no se derogue sino se reformen algunos puntos de la norma laboral del Partido Popular, a la vez que le pide a los populares que se sumen al acuerdo por la coincidencia de políticas programáticas que no quieren reconocer para evitar dar la presidencia a Pedro Sánchez.

El partido de Albert Rivera ha logrado colar en el acuerdo el anteriormente conocido en filas socialistas como 'demoniaco contrato único'. No se trataría de uno sino de tres: uno de formación, uno indefinido y otro estable y progresivo (con un máximo de 2 años y que pasaría a ser indefinido al tercero). En cualquier caso, el nuevo modelo esconde la nueva devaluación de las indemnizaciones por despido que figuraban en el contrato único de Ciudadanos -al que Pedro Sánchez acertadamente tildó como "la universalización de la precariedad laboral"- y que ahora con cinismo defiende renombrado. PSOE y Ciudadanos explicaron que se trataba de una errata la nueva devaluación de las indemnizaciones pero se mantiene la rebaja ya impuesta por la reforma laboral anterior del PSOE.

Se introduciría una novedad como es la mochila austriaca, que consistiría en un fondo en el que el trabajador va aportando a lo largo de su vida un porcentaje de su salario para cubrir una eventual indemnización por desempleo, que no se pierde al cambiar de empleo, pero que sirve para minimizar los daños en el sistema si las indemnizaciones por parte del empresariado se ven reducidas o si el sistema de pensiones no alcanza a cubrir las prestaciones, pues la mochila puede rescatarse al alcanzar la jubilación.

2 Economía

Los líderes sindicales, ignorando el discurso de Pedro Sánchez "Los líderes sindicales, ignorando el discurso de Pedro Sánchez"

Esta nueva reforma incluiría medidas inciertas para combatir la precariedad laboral con complementos salariales para las rentas más bajas. No obstante, el SMI (Salario mínimo interprofesional) se aleja del objetivo del PSOE de llegar a los 1000 euros e incluso del paso previo por los 800 euros, puesto que en lugar de crecer un 5% como se prometió en campaña, subiría un 1% en 2016 de hacerse efectivo el pacto suscrito con los liberales.

Se recuperaría la negociación colectiva y la importancia de los convenios colectivos, que el PP atomizó en su contrarreforma, y que ahora pasarían a ser tutelados por un arbitraje. Sin embargo, los sindicatos UGT y CC.OO. parecen satisfechos con la propuesta del citado pseudo-contrato único, por su actitud de apoyo a la investidura como mal menor.

En el acuerdo figura el mantenimiento de los tipos de IRPF, IVA y Sociedades (salvo eliminación de exenciones) y crear un nuevo impuesto para las grandes fortunas sin especificar -como un brindis al Sol sobre un Impuesto de Patrimonio o un Impuesto de Sucesiones que no acaban de llegar-. Además el pacto no incluye memoria económica.

3 Política social

Albert Rivera, líder de Ciudadanos "Albert Rivera, líder de Ciudadanos"

No hay menciones explícitas a la derogación de la LOMCE (Ley orgánica para la mejora de la calidad educativa) a pesar de que ambos se comprometieron a eliminar dicha regulación. Del mismo modo se mantendría la política del copago farmacéutico, que en realidad siempre ha sido y será un repago farmacéutico puesto que ya se abonan impuestos para tal fin. Por si fuera poca falta de ajuste al programa socialista -ya más que papel mojado-, tampoco se firma la eliminación de la Ley de Seguridad ciudadana que ha convertido a España en objeto de sátira en cuanto a restricción de libertades individuales en la mayoría de países de nuestro entorno.

La firma con el partido que Sánchez llamaba "Nuevas Generaciones del PP" ahora se antoja harto ardua de explicación. Por ejemplo el PSOE sigue apostando por la España laica al mismo tiempo que anuncia que ya no pretende denunciar los acuerdos del Concordato con la Santa Sede, sino realizar una simple revisión. Ya dijeron que no se realizó dicha denuncia cuando gobernaron porque "se les olvidó". El PSOE ha logrado al menos que Ciudadanos acepte la sanidad universal, incluyendo el acceso para inmigrantes irregulares.

4 Reformas de la administración

Susana Díaz, al frente de los barones críticos en el PSOE "Susana Díaz, al frente de los barones críticos en el PSOE"

El punto más conflictivo en el regeneracionismo que nos quieren vender los medios de comunicación entra en la desaparición -puramente nominal- de las diputaciones provinciales. No se trata de una medida efectiva ya que Albert Rivera quiso permutar la institución por Consejos de Presidentes de CC.AA., para que asumieran las funciones. Pero ante la negativa de ceder más poder a presidentes que no sean de su agrado como Carles Puigdemont, ha decidido que se trate de Consejos de alcaldes. En cualquier modo, para los barones más conservadores, es demasiado transgresor eliminar estas figuras preconstitucionales que en muchas ocasiones ven solapadas sus funciones con el órgano superior competente y se han posicionado en contra de un pacto eminentemente conservador para salvar estas figuras institucionales. El propio Pedro Sánchez se ha visto obligado por su partido a saltarse la lectura del párrafo destinado a la supresión de las diputaciones -que Albert Rivera asegura por mucho que pese a Javier Lambán o Susana Díaz- en su discurso del debate/monólogo pactado de investidura.

En cuanto a la corrupción, las medidas acordadas más destacables son la imposibilidad de mantener a imputados en las listas electorales, la obligatoriedad de cesión de cargos públicos en el momento de dicha imputación por corrupción -pero es curiosa e importante la falta de retroactividad en la norma-. Se pretende reducir los avales necesarios para la presentación de una Iniciativa legislativa popular (ILP) pasando de 500.000 a 250.000; así como la supresión de los aforamientos, rechazada previamente por el PP.

Se propone la limitación de mandatos a un máximo de dos legislaturas por presidencia, pero se mantendría el régimen de privilegios del Congreso de los diputados como la tarjeta de taxis, viajes de avión, dietas, gastos por alojamiento (incluso siendo de Madrid), un plan de pensiones, gastos por representación, internet gratis, smartphones y tablets, etc. Y tan solo se realizaría un breve y casi ridículo endurecimiento del régimen de incompatibilidades, salvando así la muerte de las puertas giratorias.

Comentarios