¿Pablo Casado ha acertado con un tique electoral en Madrid tan escorado a la derecha?

¿Pablo Casado ha acertado con un tique electoral en Madrid tan escorado a la derecha?

El líder del PP escoge dos candidatos desconocidos para el gran público y con un perfil especialmente duro.

Pablo Casado se la juega. Por primera vez, el Partido Popular tiene serios problemas para perder cualquier cota de poder en su gran bastión, la Comunidad de Madrid, y tabla salvavidas tras la pérdida de Valencia.

Las dimisiones forzadas de las baronesas Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes han dejado un partido sin personalidades capaces de llenar mitines por sí solas. La federación madrileña, que siempre tuvo personalidad propia, se queda ahora en manos de la dirección nacional. Y esto se ha materializado en el golpe de efecto de Casado: tras muchas semanas de nervios, finalmente ha elegido a sus íntimos amigos como candidatos, Isabel Díaz Ayuso para la Comunidad, y José Luis Martínez Almeida para el Ayuntamiento.

Sin embargo, estas propuestas tienen riesgos. Primero, porque terminan con los anhelos de elegir a un independiente de la talla de Carmena. Y segundo, porque ambos son perfectos desconocidos, aunque Ayuso promete dar la batalla por sus grandes dotes comunicativas (su pelea con Mamen Mendizábal en 'Más Vale Tarde' por el valor del feminismo ha alcanzado miles de reproducciones).

La elección, sin embargo, ha supuesto un 'jarro de agua fría' en un partido que se mantiene gobernado por una gestora desde la caída de la defenestrada Cristina Cifuentes. Se esperaba una candidatura 'estrella', incluso formada por independientes, pero de solvencia de cara al electorado. El giro a la derecha, por otro lado, aleja al partido del centro en una comunidad de mayoría conservadora y permite tejer complejas alianzas para ganar la Comunidad, que comentaremos a lo largo de este artículo.

Llegados a este punto... ¿Cuáles son las claves de esta elección? ¿Realmente ha acertado Pablo Casado? ¿Cuál es la estrategia que se esconde detrás de estas elecciones?

1 Un candidato dispuesto a perder las elecciones: José Luis Martínez Almeida

Martínez Almeida es el nuevo candidato del PP al Ayuntamiento de Madrid "Martínez Almeida es el nuevo candidato del PP al Ayuntamiento de Madrid"

La elección de José Luis Martínez Almeida generaba sensaciones contrapuestas. Primero, porque su discurso es del agrado de Pablo Casado y porque sus dotes oratorias son indiscutibles. Pero, segundo, porque el líder popular considera que no goza de la "telegenia" suficiente y no alcanza el grado de conocimiento del Villacís y Carmena.

Sin embargo, Casado tiene prácticamente asumido que, a estas alturas, el PP tiene muy pocas posibilidades de recuperar la alcaldía. Ciudadanos tiene un perfil muy sólido, Begoña Villacís, capaz de hacerle sombra y que se ha curtido de cara a los medios en su oposición a Carmena.

Almeida, amigo personal de Casado y líder en el Consistorio por una carambola del destino, llega para perder las elecciones e intentar pactar con Ciudadanos para que el bloque conservador recupere la alcaldía. A Pablo Casado le ha costado encontrar a una persona dispuesta a cocerse en el fuego de la oposición, al igual que le ha sucedido en Valencia, donde ha tenido que 'comerse' a Isabel Bonig para la Generalitat: a poca gente le gusta los fracasos anunciados.

Su futuro papel en la oposición, será fundamental para construir un candidato sólido de cara a próximos comicios electorales o, por el contrario, otorgar un período de tiempo suficiente para encontrar una nueva 'esperanza blanca' en una formación desangrada por las cuchilladas internas.

2 Una experta en navegar entre dos aguas: Isabel Díaz Ayuso

Isabel Díaz Ayuso es la nueva candidata del PP a la presidencia de la Comunidad de Madrid "Isabel Díaz Ayuso es la nueva candidata del PP a la presidencia de la Comunidad de Madrid"

Isabel Díaz Ayuso ha tenido la hábil capacidad de crecer sin padrinos políticos. Experta en nadar entre dos aguas, supo ganarse el apoyo del aguirrismo cuando tocaba y pasar al centrismo de Cifuentes para finalmente mutar al discurso duro de Pablo Casado: "Algunos dicen que soy una traidora y una chaquetera, pero yo siempre he sido de Pablo", afirmaba en una entrevista con el diario El País.

La estrategia: su actual retórica, azote del fenimismo, resta apoyos a VOX y no sería impedimento para recibir el apoyo de Ciudadanos como recambio en el Ayuntamiento, donde la formación naranja alcanzaría gran relevancia manejando un presupuesto similar al de un ministerio y gobernaría a más de tres millones de personas.

Con este movimiento, Casado espera repetir la 'Operación Cifuentes' que se gestó durante la etapa de la expresidenta en la Delegación del Gobierno. Su habilidad comunicativa y (esta vez sí) su telegenia, son sus mayores fuertes. Faltará una 'dircom' de la talla de Marisa González Casado (que 'construyó' a la expresidenta y a Gallardón) para crear una nueva 'esperanza blanca'. Porque el PP no cuenta con pesos fuertes y necesita construirlos, sobre todo, de cara a un congreso en el que se tendrá que relevar a la gestora dirigida por el senador Pío García Escudero, que se encuentra demasiado tiempo en el cargo 'de paso'.

Y, de paso, habrá que desarrollar una estrategia para establecer alianzas. Otro de los fuertes del partido en Madrid y amigo de Casado, el alcalde de Boadilla, Antonio González Terol, se había confiado para liderar el partido. Hay quien habla de bicefalia, con el regidor controlando el partido, como en la época de Gallardón. 

En un partido dado a las venganzas, nadie puede olvidar que sobre Ayuso pesa la sospecha de un "favorcito" que presuntamente pidió al conseguidor de la Púnica, Alejando de Pedro. Así aparece en un informe de la UCO, la misma que señaló un contrato de Cifuentes a Arturo Fernández en la Asamblea, aunque el caso de la actual candidata fue finalmente archivado.

3 La verdadera 'estrella' durante la campaña: Pablo Casado

Casado se implicará en las madrileñas tal y como hizo durante las pasadas elecciones andaluzas "Casado se implicará en las madrileñas tal y como hizo durante las pasadas elecciones andaluzas"

Sin María San Gil o Adolfo Suárez Illana, que también sonaron como candidatos, al PP madrileño solo le queda una cara capaz de llenar mitines: el propio Pablo Casado. Madrid es el gran tablero donde se juega su futuro. Es la principal plaza simbólica para los populares y el lugar del que procede el actual presidente, que creció bajo el ala de Esperanza Aguirre.

Casado ha prometido que se volcará aún con más ahínco que en la campaña andaluza, aunque pueda descuidar otras plazas. Ha confiado todo a dos perfectos desconocidos que deberán volver a construir perfiles similares a Cifuentes y Aguirre.

Sin duda, el talante de ambos es completamente similar al del nuevo líder, por lo que no habrá problema para establecer una estrategia. Aún falta saber qué sucederá con el actual presidente de la Comunidad de Madrid, cuya vinculación con Cifuentes y su apariencia de funcionario técnico han lastrado sus aspiraciones. Fuentes de su entorno han manifestado "malestar" por los métodos que se han empleado para apartarle. 

Garrido ha asegurado que apoyará a los candidatos en todo momento, aunque aún quedan cuatro meses en un gobierno lleno de cajones que podrían lastrar cualquier candidatura del PP, quién sabe. ¿Irá a Europa o el Senado? Habrá que esperar para saberlo.

Comentarios