Buscar
Usuario

Política

Pablo Casado ofrece a Rajoy un despacho en Génova

El presidente del PP reivindica el legado de su antecesor, Mariano Rajoy.

Con la llegada de Pablo Casado a la presidencia del Partido Popular, la formación conservadora afronta una nueva etapa marcada por un claro giro a la derecha. Tras la expulsión del Mariano Rajoy de la presidencia del Gobierno fruto de la moción de censura del PSOE, el PP tuvo que hacer frente a una de sus mayores crisis en las que se jugaba su propia credibilidad. Ahora, Casado hace lo posible por recuperar su espacio en el tablero político.

Iniciado el curso político, Pablo Casado ha decidido celebrar su primer mitin en Cotobade (Pontevedra), casualmente en el mismo lugar en el que lo hacía su antecesor. ¿Casualidad? Obviamente no. En este escenario, hizo especial énfasis en reivindicar el legado del gallego: "Me llena de orgullo poder seguir reivindicando lo que él hizo, porque se puede seguir haciendo. Tenemos que sentirnos orgullosos de su labor al frente del Gobierno. Se ha sido injusto con él".

Mariano Rajoy podrá mantener un despacho en la sede del PP, según el acuerdo al que se llegó tras el congreso en el que se eligió a Pablo Casado como su sucesor, aunque no está previsto que ejerza ninguna función. El ex líder del PP decidió volver a su plaza de registrador de la propiedad en Santa Pola apenas unas semanas después de perder el Gobierno, y se ha acogido al estatuto de expresidentes lo que, además de pensión vitalicia, le proporciona una oficina personal y dos asistentes.

Ahora, Casado le ha ofrecido directamente un despachito en Génova. El nuevo presidente de los populares ha dado orden de que se le proporcione todo lo que necesite. De hecho, tanto su secretaria personal en Moncloa como uno de sus asistentes más directos están acudiendo a trabajar a la sede popular con regularidad, a la espera de que el Gobierno resuelva conceder a Rajoy su oficina de expresidente.

Los derechos de Rajoy como expresidente

Los expesidente del Gobierno de España gozan de una serie de derechos y privilegios. El Real Decreto 405/1992 permite que tengan acceso a dos empleos de libre designación a su servicio, una dotación para gastos de oficina, un coche oficial con conductor incorporado y, asimismo, la posibilidad de acceder de forma libre y gratuita a transportes terrestres, marítimos y áereos del Estado, y una escolta designada por el Ministerio del Interior.

Cabe destacar que los expresidentes del Gobierno no tienen derecho a un sueldo vitalicio (se trata de una pensión), pero sí en el caso de que, una vez haya finalizado su mandato, se integren en el Consejo de Estado. Sí tienen derecho a una indemnización en torno al 80% que estará activo hasta 24 meses después de abandonar su cargo, pero que no será compatible con otro sueldo percibido tanto en empresa pública como privada.

Artículos recomendados

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados