Buscar
Usuario

Noticias

La orientación sexual de la víctima o un grito de "maricón" obligarán a enfocar las agresiones como posible delito de odio

Crímenes como el de Samuel tendrán seguimiento directo desde el Ministerio del Interior y se estudiará el posible delito de odio.

La orientación sexual de la víctima o un grito de "maricón" obligarán a enfocar las agresiones como posible delito de odio La orientación sexual de la víctima o un grito de "maricón" obligarán a enfocar las agresiones como posible delito de odio

Foto: Redes Sociales

El asesinato de Samuel y lo ocurrido durante la investigación podrían traer cambios en las investigaciones. El Ministerio del Interior ha dictado una instrucción a las Fuerzas de Seguridad del Estado para que este tipo de crímenes se investiguen desde un primer momento como delitos de odio.

Con ello, se espera que se evite lo sucedido tras el asesinato de Samuel, al que sus agresores asesinaron brutalmente al grito repetido de "maricón" y en cuyo caso los jueces cuestionan si fue la homofobia quien motivó la agresión.

Se trata de la instrucción 6/2021 de la Secretaría de Estado de Seguridad, establece que la "sola concurrencia de uno o varios factores de polarización" serán suficientes para la comisión de un delito de odio, según publica El Diario.

Los "factores de polarización" están recogidos en un protocolo de actuación, entre los que figura que la víctima pertenezca a una minoría discriminada por razón de raza, religión u orientación sexual para que el agresor profiera "expresiones o comentarios" contra dicha persona.

En el caso de Samuel, varias amigas de la víctima aseguraron desde el inicio que sus agresores le habían llamado "maricón" cuando le golpeaban. Este hecho hubiera sido suficiente para que se hubiera abierto un atestado por un delito de homicidio o asesinato con el agravante de posible delito de odio por orientación sexual.

"Desvelar la existencia de motivación racista, xenófoba o de otra naturaleza"

Dichos factores de polarización comentados, que comenta la Secretaría de Estado de Seguridad, "conllevarán ineludiblemente la orientación de la investigación policial al fin de desvelar la existencia de una motivación racista, xenófoba o de otra naturaleza en el delito cometido".

Por la misma instrucción, la Oficina Nacional de Lucha contra los Delitos de Odio podrá tener acceso a las investigaciones de la unidad policial encargada del posible delito de odio "siempre dentro del ámbito de sus competencias" con el objetivo de que los agentes investigadores hagan "una correcta interpretación y aplicación de lo previsto en el Protocolo de Actuación" de las Fuerzas de Seguridad.

Con ello, la nueva instrucción permite que el Ministerio del Interior tenga un control directo de investigaciones policiales como la de Samuel, en las que existe una gran repercusión social. La Oficina Nacional contra los Delitos de Odio se encuentra dentro de la Secretaría de Estado de Seguridad.

Los policías y guardias civiles de la oficina contra los Delitos de Odio "podrán efectuar un seguimiento directo y específico de aquellos casos de delitos de odio que adquieran especial relevancia, ante la alarma social que representen, la complejidad o la gravedad de los hechos delictivos".

Artículos recomendados

Comentarios