¿Qué opciones tiene 'GH Revolution' tras su fracaso en audiencias?

¿Qué opciones tiene 'GH Revolution' tras su fracaso en audiencias?

Analizamos cuatro opciones que tiene por delante el formato para sobrevivir.

Televisión Dany Blázquez Dany Blázquez 01 Diciembre 2017 10:26

Ya no es ningún secreto que la actual edición de 'Gran Hermano' ha tocado fondo. Mínimos históricos de audiencias, tercera opción en la noche del jueves y su debate dominical relegado al late night son solo algunos de los síntomas de esta crónica de una muerte anunciada. El programa parece haberlo intentado por activa y por pasiva. Ya en la anterior edición, con el sonado cambio de presentador, el reality estrella de Telecinco evidenció claros síntomas de desgaste, pero ha sido un año más tarde cuando el fracaso se ha consolidado.

La decimoctava edición del reality show no ha funcionado, aunque tampoco hace falta dramatizar por ello. Simplemente la fórmula que tanto cadena como productora han estado explotando hasta ahora ya no sirve. La televisión, los espectadores y las personas que componen el casting han cambiado en estos diecisiete años. Pero el programa se ha quedado atrás. 'Gran Hermano' siempre fue una gran máquina de innovación constante. Se reinventaba en cada edición, incluso casi en cada gala. Pero parece que el programa se ha estancado. Analizamos las opciones que el reality show tiene de cara al futuro si no quiere seguir agonizando hasta su cancelación definitiva.

1 Una despedida temporal

¿Será 'GH Revolution' la última edición del reality? "¿Será 'GH Revolution' la última edición del reality?"

Es posible que sea esta la opción más coherente y la más honesta con los espectadores. Ya no hay ese "hambre de 'Gran Hermano'" que tan bien definía Mercedes Milá. Los estrenos ya no son acontecimientos que reúnan a familias y amigos alrededor del televisor porque el reality ya está muy explotado. Desde hace unos años, coincidiendo con el comienzo del desgaste del programa, Telecinco encadena la edición de anónimos con la de famosos y 'GH' se emite durante seis meses consecutivos. Una fórmula que empieza a ser insostenible.

Está claro que para la cadena y para la productora sigue siendo de alguna manera rentable. Hasta ahora, 'Gran Hermano' ha sido un duro competidor y, a pesar de sus bajos datos de audiencia, mantiene todavía a un pequeño sector de fieles que no se pierden ni una sola gala. Pero quizás haga falta un periodo de reflexión y volver a generar en el espectador esas ganas de que regrese el reality show a la parrilla televisiva.

Algo parecido ha ocurrido recientemente con 'Operación Triunfo'. El reality musical se despidió en 2011 con una cuota de un 13,9%. Han tenido que pasar seis años para que los espectadores reclamen el regreso del formato. Su desaparición de televisión quizá era necesaria después de que el programa se desvirtuara por completo. Ahora, 'OT' ha regresado con una media que supera en tres puntos a su edición pasada pero, sobre todo, conservando su esencia y al mismo tiempo modernizado y logrando generar unas expectativas que hacen de cada gala todo un acontecimiento.

2 Un lavado de cara radical

Cambio de presentador, de plató, de casa y de dinámica podría funcionar "Cambio de presentador, de plató, de casa y de dinámica podría funcionar"

Pero, si la opción de retirar temporalmente el programa para recuperar el espíritu perdido no convence, siempre se puede intentar realizar un lavado de cara radical al formato. Ofrecer bajo la marca 'Gran Hermano' un formato que conserve su esencia, pero modernizado y adaptado a sus tiempos. Es decir, una verdadera revolución, no como la que prometía este año el reality show.

Este lavado de cara radical podría traducirse en el fichaje de un nuevo perfil para presentar el programa, más cercano al público joven y con una dinámica diferente, más cañera y gamberra como pueden ser Luján Argüelles o Carmen Alcayde. Al cambio de presentador podría seguirle un cambio de plató (un nuevo escenario, sin necesidad de redecorar las mismas cuatro paredes de siempre) y un cambio de casa (si bien la de esta edición ha gustado, y mucho, a sus seguidores).

Por otro lado, la renovación del canal 24 horas con la opción de que el espectador pueda elegir la estancia de la casa que quiere ver en cada momento es una de las peticiones más reiteradas por parte de los espectadores, además de la emisión de unas galas más cortas y concentradas. La fórmula de las cuatro horas de directo ha pasado de moda. Prueba de ello es el debate de los domingos, que ahora ha regresado a su horario original recortando un 50% la duración de su emisión y convirtiéndose, de nuevo, en un debate dinámico y rápido donde solo se muestran las imágenes más interesantes de la convivencia semanal.

3 Nuevos perfiles en su casting

El programa intenta repetir fórmulas que han funcionado en el pasado con sus concursantes "El programa intenta repetir fórmulas que han funcionado en el pasado con sus concursantes"

No, el casting no siempre lo es todo. 'GH Revolution' ha demostrado que no solo basta con tener un casting más potente. La decimoctava edición del formato ha reunido a un grupo de concursantes generalmente más dinámicos y entregados que en los últimos años, pero nada genuinos. 'Gran Hermano' tiene que recuperar la esencia del formato con la introducción de perfiles nuevos que aporten algo diferente a la televisión.

Mientras que el público demanda a perfiles más maduros, dispuesto a jugar a 'Gran Hermano' y cuya única pretensión no sea hacer bolos en las discotecas al salir de la casa u ocupar un trono en 'Mujeres y hombres y viceversa', el programa ha preferido contar con un grupo de personas jóvenes y polémicas que van a chocar entre sí. Todas las críticas coinciden: el espectador no es capaz de sentirse identificado con los concursantes que conviven en Guadalix de la Sierra y así es imposible conectar.

4 Reventar con 'GH VIP 6'

El 'VIP', la posible salvación del formato "El 'VIP', la posible salvación del formato"

Tras los malos datos de audiencia y el desgaste por parte del público, Telecinco ha optado finalmente por no programar una nueva edición de 'GH VIP', la sexta, en enero de 2018. Sin embargo, esta podría haber funcionado como  la última baza de cadena y productora para remontar y resucitar el formato. Reventar con 'GH VIP 6' podría haber sido una buena estrategia para reenamorar al público, aunque quizá no fuera la más eficiente.

Y es que el espectador ha dejado muy claro que sigue queriendo consumir reality shows. Sin ir más lejos, este verano 'Supervivientes' consiguió romper los audímetros rozando los tres millones de espectadores y firmando una media de un 26,4% de share. Quizá la única fórmula que funcione en Telecinco sea ya la de contar con un grupo de famosos reciclados dispuestos a retroalimentar el resto de programación de la cadena...

Comentarios