Los 10 objetos más locos que la gente se ha metido en el ano

Los 10 objetos más locos que la gente se ha metido en el ano

Cada fin de año toca hacer balance de lo que se ha hecho bien y lo que se ha hecho mal. Y estas personas lo han hecho muy, muy mal.

Vida 29 Diciembre 2016 16:37

Las listas recopilatorias de las cosas que han pasado durante el año son un clásico de las navidades, pero en general se recopilan momentos importantes, famosos que han fallecido, las películas más vistas... Pero la Comisión para la Seguridad de Productos de Consumo de Estados Unidos juega en otra liga y recopila los accidentes sufridos por los pacientes de urgencias. Y entre ellos hay varios resultantes de introducirse objetos extraños en el recto. Estos son los objetos más inverosímiles que han acabado en el interior de un cuerpo humano en este 2016.

10 Una botella de plástico

Muy típico "Muy típico"

Ah, todo un clásico. Meterse una botella de plástico por el culo. ¿Quién no lo ha hecho alguna vez? Y claro, te enfrentas a dilemas que no son fáciles de resolver: ¿la lleno de líquido? ¿Con tapón o sin tapón? ¿Arrugada o nuevecita? Estas son preguntas que no deberías contestar: como consejo, no te metas botellas en el ano.

9 Una linterna

No, nosotros tampoco lo entendemos "No, nosotros tampoco lo entendemos"

A lo mejor introducirse una linterna en el ano tiene un fin filosófico: llevar la luz adonde no la hay. O un fin médico: tener suficiente visibilidad para ver si tienes un problema ahí abajo. O... vale, no. No hay una razón válida para meterse una linterna.

8 Diez lápices de colores rotos

Pon algo de color en tu vida, pero no en tu ano "Pon algo de color en tu vida, pero no en tu ano"

¿Por qué diez? ¿Y por qué rotos? ¿Es que quieres acabar con astillas clavadas en el recto? En fin, un objeto más en la lista de cosas que no deberías meterte en el ano.

7 Un bolo 

¿Por qué no? "¿Por qué no?"

El clásico juego americano se reinventa como juguete sexual. A lo mejor es una parafilia extraña, que te recuerda a tus noches en la bolera con amigos cuando eras adolescente. Pues bien, deberías hacértelo mirar.

6 Un martillo

¿Hay algo más erótico que un martillo? "¿Hay algo más erótico que un martillo?"

Y esta es solo una de las herramientas que al parecer alguien se ha metido por el culo en Estados Unidos. Llegados a este punto de la lista, hay poco que pueda sorprendernos.

5 Un cepillo para el pelo

¿Y por qué no también unos rulos y un secador? "¿Y por qué no también unos rulos y un secador?"

Bueno, sí, parece que aún nos pueden sorprender. ¿Existe algo más incómodo que un cepillo para el pelo metido en el ano? No, en serio, las púas tienen que molestar bastante. Pero bueno, allá cada uno.

4 Un destornillador

Cosas más raras se han visto. O no "Cosas más raras se han visto. O no"

Entre el martillo y esto, llegamos a la conclusión de que se podría hacer un tupper-sex con una caja de herramientas.

3 El mango de la escobilla del váter

Esto no invita a metérselo por ahí "Esto no invita a metérselo por ahí"

Qué asquito, por Dios, que todos sabemos dónde ha estado esa escobilla. ¿Por qué querrías introducírtela en el ano? Hay otras formas de mantener la higiene de tus partes íntimas.

2 Una barra de cortina

Llegados a estas alturas, pues adelante "Llegados a estas alturas, pues adelante"

En Estados Unidos hay alguien que se ha tomado la molestia de descolgar una cortina y utilizar la barra que la aguanta como juguete sexual. Pero, ¿qué necesidad?

1 Un cronómetro de cocina en forma de huevo

¡No, por Dios, no! "¡No, por Dios, no!"

Para empezar, es lógico que acabes en urgencias utilizando un objeto así. Es pequeño y eso se queda dentro. Segundo, ¿cuál es la intención? ¿Poner el temporizador y que suene estando dentro de ti?

Comentarios