Nueve mujeres afirman haber sido acosadas sexualmente por Plácido Domingo

Nueve mujeres afirman haber sido acosadas sexualmente por Plácido Domingo

De las nueve mujeres que han contado sus vivencias, solo Patricia Wulf se ha atrevido a relatar las molestas situaciones que vivió junto al tenor.

Es sin duda una de las figuras más importantes del mundo de la música, todo un prodigio y una eminencia del mundo operístico. Sin embargo, una sombra se ha posado sobre Plácido Domingo tras ser acusado de acoso sexual por nueve mujeres que se han cruzado con él a lo largo de sus cinco décadas de actividad profesional.

La agencia de información Associated Press ha recogido los testimonios de las nueve mujeres, todas ellas relacionadas con el canto y el baile, que afirman haber sido objeto de algo más que las miradas de Domingo. Las declaraciones nos llevan atrás en el tiempo, al que probablemente fue su período de mayor esplendor artístico, los años 80. Las confesiones de estas nueve mujeres aseguran que la denigrante actitud de Domingo se mantuvo latente en el tiempo desde entonces, a lo largo de tres décadas. Entre las nueve personas que han reportado el indebido comportamiento del madrileño se encuentran ocho cantantes de ópera, como la mezzo-soprano Patricia Wulf, y una bailarina.

Nueve mujeres acusan de Plácido Domingo de acoso sexual "Nueve mujeres acusan de Plácido Domingo de acoso sexual"

Al parecer, Plácido Domingo ofrecía todo tipo de trabajos y recompensas a las mujeres a las que se insinuaba. Pretendía agasajarlas con sugerentes comentarios e incluso llegó a ejercer presión sobre ellas con el objetivo de que mantuvieran relaciones sexuales con él. La situación llegaba hasta tal punto que llegó a reprimir profesionalmente a las que no se mostraban partidarias de hacerlo. Siete de ellas incluso aseguran haber sufrido las consecuencias de no haber seguido las indicaciones del barítono. 

Excepto Wulf, las ocho personalidades restantes no han querido desvelar su identidad por miedo a posibles represalias, aunque han apuntan a era un secreto a voces que algún día tenía que salir a la luz. Según más de 30 representantes del mundo de la ópera, entre ellos músicos y tramoyistas, el comportamiento inapropiado de Domingo ha hecho sentir incómodo a todo aquel que ha compartido espacio con él durante las maratonianas jornadas de trabajo. Su valentía para sacar a la luz esta serie de altercados se debe al movimiento #MeToo, con el que pensaron denunciar públicamente el cantante y señalar su repugnante conducta. 

Las víctimas aseguran que Domingo se atrevía a meter mano por debajo de la falda o besarles a la fuerza. Además de estas nueve mujeres, otras doce artistas relataron a AP que Plácido también se arriesgaba con comentarios y gestos de mal gusto. "Que alguien te esté intentando coger de la mano durante una comida de negocios es raro, o que te ponga la mano en la rodilla, te toque o te bese", argumenta una de las cantantes, que recuerda cómo lo incómoda que se sentía en esos momentos.

Un secreto a voces

Plácido Domingo asegura que nunca fue consciente de que hiciera sentir incómodas a todas las mujeres a las que se insinuó "Plácido Domingo asegura que nunca fue consciente de que hiciera sentir incómodas a todas las mujeres a las que se insinuó"

Sin embargo, el compositor y ganador de varios Grammy nunca ha sido consciente del dolor que ha podido causar y el miedo que ha hecho pasar a estas personas: "Es doloroso oír que he podido molestar a alguien". Sin embargo, compara su actitud con los escándalos sexuales que salen a flote en la actualidad y desgraciadamente son el pan de cada día: "Los baremos por los que hoy nos medimos, y debemos medirnos, son muy distintos de cómo eran en el pasado".

En plena movida madrileña, el artista no frecuentaba Madrid, sino que recorría las óperas más famosas del mundo, entre ellas Los Ángeles, Washington, la Metropolitan Opera de Nueva York o la Royal Opera House de Londres. Como uno de los hombres más poderosos y famosos del mundo que ha frecuentado desde los años 50, Domingo se ha rodeado de todo tipo de personal artístico, responsables del éxito de las piezas musicales y obras artísticas en las que participaban, aunque sus excesos le situaron en otro escenario distinto. La agencia ha comprado el historial de las presuntas víctimas y todas ellas han coincidido con él a lo largo de su carrera.

Las acusaciones son "profundamente preocupantes e inexactas [...] Creía que todas mis interacciones y relaciones eran siempre bienvenidas y consensuadas por ambas partes", rezan las palabras del prolífico director de orquesta. "La gente que me conoce o que ha trabajado conmigo sabe que no soy alguien que pueda hacer daño, ofender o avergonzar a alguien de manera intencionada", garantiza. 

Comentarios