Buscar
Usuario

Economía

Nueva Zelanda propone una semana laboral de cuatro días para fomentar el turismo interno

El Gobierno de Jacinda Ardern considera que esta medida sería un buen aliciente para la reactivación de la economía tras la pandemia.

Nueva Zelanda propone una semana laboral de cuatro días para fomentar el turismo interno

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, ha sugerido considerar la aplicación de una semana laboral de cuatro días, además de un paquete de flexibilización labora, con el objetivo de facilitar la conciliación de las familias y reactivar el turismo interno en el país.

En un vídeo publicado en Facebook y recogido por el diario británico The Guardian, Arden considera que reducir el tiempo de trabajo permitiría reequilibrar la recuperación de todos los sectores, sobre todo cuando la movilidad se ha restringido al máximo y el turismo se ve en peligro.

"Se lo he escuchado a muchas personas y en definitiva debe ser algo que tienen que debatirlo empleados y empleadores. El COVID nos ha enseñado muchas cosas, entre ellas la flexibilidad laboral y el teletrabajo", ha afirmado la primera ministra.

La propuesta de la primera ministra del país oceánico se basa en el 'kuzerbeit' alemán, donde se permite mayor tiempo libre para los trabajadores con el objetivo de que puedan invertirlo en mejorar sus capacidades laborales.

La semana laboral de cuatro días permitiría reactivar el sector turístico, según defiende la primera ministra Jacinda Ardern "La semana laboral de cuatro días permitiría reactivar el sector turístico, según defiende la primera ministra Jacinda Ardern"

El sector turístico del país ha expresado su "alivio" sobre la posibilidad de que se estén contemplando medidas en este sentido, puesto que los ingresos han caído drásticamente con el hundimiento de visitantes extranjeros y los recortes en la economía que hacen los neozelandeses por el aumento del desempleo.

No es una excepción

Esta propuesta de la primera ministra, no obstante, no representa una novedad en el país, puesto que algunas empresas locales ya habían implementado este mismo sistema desde hacía varios años.

Una de las más destacadas la representa Andrew Barnes, un empresario que ha implementado esta jornada desde 2018 y que asegura que la productividad de sus 200 trabajadores ha crecido de manera significativa.

Barnes apuesta, además, por incidir en el teletrabajo, también por una cuestión medioambiental: "Necesitamos mantener todos los beneficios del teletrabajo, incluido el aire más limpio y la falta de atascos, la pérdida de productividad derivada de los desplazamientos. Además, ayuda a las empresas a mantenerse a flote", defiende.

La situación no es halagüeña para Nueva Zelanda. El Fondo Monetario Internacional prevé que la economía pueda sufrir una contracción del 8%, así como que las cifras de desempleo puedan dispararse entre un 15% y un 30%, algo que podría generar efectos devastadores en la economía de la isla.

Artículos recomendados

Comentarios