Lo que esconde el caso Noelia Posse, la alcaldesa de los enchufes a la que nadie en el PSOE quiere tocar

Lo que esconde el caso Noelia Posse, la alcaldesa de los enchufes a la que nadie en el PSOE quiere tocar

Noelia Posse ha enfrentado seis casos de enchufismo y sobrevive entre acusaciones de nepotismo mientras que la Justicia sitúa la lupa sobre ella.

Los escándalos que afectan a la alcaldesa de Móstoles, Noelia Posse, por supuesto nepotismo a lo largo de sus seis meses al frente de la Alcaldía de la localidad madrileña, han dado la vuelta a todo el país.

El caso toma especial relevancia al conocer el papel de perfil que mantiene su partido a nivel regional, el PSM, que aún no ha pedido abiertamente su dimisión en un plaza fundamental para el partido: es la segunda ciudad de la Comunidad de Madrid (una población similar a una capital de provincia), en una región feudo de los populares y posible laboratorio de ideas de cara a presentarse en futuros comicios.

Además Móstoles representa otro punto en la recuperación del denominado 'cinturón rojo' de Madrid, ese conjunto de localidades del extrarradio sur de la capital que tradicionalmente controlaba la izquierda y que Esperanza Aguirre dinamitó durante sus últimas legislaturas.

En una plaza totalmente relevante para el PSOE madrileño y con un escándalo que sacude todos los medios nacionales en plena campaña electoral... ¿Por qué nadie toca a Noelia Posse? ¿Por qué nadie la invita a marcharse?

Los planes de salida de Gabilondo y el control del PSM

La crisis de Noelia Posse llega en un momento complicado "La crisis de Noelia Posse llega en un momento complicado"

Primero vamos a poner en contexto y luego entraremos en materia. El escándalo de Noelia Posse sale a la palestra en el peor momento posible para los socialistas madrileños: cuando Ángel Gabilondo se encuentra de salida como portavoz del partido en la Asamblea y con José Manuel Franco al frente en una posición debilitada.

La formación regional siempre fue un campo de minas (con las guerras entre renovadores y guerristas, con el tamayazo de por medio, con la salida de Tomás Gómez como líder mediante un cambio de cerradura). Y, a todas las heridas que supuran desde hace décadas, se suman las que aún dejan la batalla entre el susanismo y el pedrismo de la que ya casi nadie se acuerda en otros lares.

El pasado de Posse es todo un resumen de todas las batallas. Vinculada al PSOE por tradición familiar, ejerció como barrendera en una subcontrata municipal, luego obtuvo una plaza de albañil sobre la que pesan algunas sombras y finalmente llega a su posición como concejala, donde toma el poder tras una primera batalla perdida con David Lucas.

Posse, que fue número seis en las listas, consiguió alzarse con el bastón de mando  tras la renuncia de Lucas como alcalde en 2018. El resto de concejales situados sobre ella renunciaron. A su favor, quizás, su férrea oposición a Tomás Gómez, a quien Sánchez cambió la cerradura del despacho en 2014 y quien llegó a cerrarles la federación local durante cuatro años.

Sin duda, Noelia Posse pertenece al sector alineado con Pedro Sánchez en el 'Juego de Tronos' que representa el PSM. No hay que olvidar que el actual presidente del Gobierno ha crecido bajo las estructuras de esta formación regional y que ha llegado a ser diputado en la Asamblea de Madrid.

El papel protector de Iván García Yustos y Rafael Simancas

Yustos (izq) y Simancas (dcha) han sido los prinicpales valedores de Noelia Posse "Yustos (izq) y Simancas (dcha) han sido los prinicpales valedores de Noelia Posse"

Puestos en contexto, hay dos nombres propios que debemos destacar: Rafael Simancas (quien iba a ser presidente madrileño en 2003 antes del tamayazo) e Iván García Yustos. Con ambos es con quien Posse mantiene su verdadera sintonía. Y hablamos de personas absolutamente cruciales en la actual etapa del PSOE.

En el caso de Simancas, el expresidente del PSM fue el encargado de dirigir la gestora del partido tras el cambio de cerradura que vivió Tomás Gómez y ha sido uno de los principales apoyos de Pedro Sánchez cuando todo el aparato apostaba por Susana Díaz. Ambos son como uña y carne.

En cuanto a Iván García Yustos, actual número dos del gabinete del presidente del Gobierno en la Moncloa, hay más cercanía hacia la alcaldesa. No hay que olvidar que Yustos viene del propio Ayuntamiento, donde ejerció como concejal de Cultura en 2003, aunque poco tiempo después tuvo que dimitir por utilizar líneas de teléfono municipales para llamar a números eróticos.

Todo ello no supuso su defenestración, sino que continuó ejerciendo como portavoz del grupo socialista en el consistorio y terminó recalando en la Asamblea de Madrid. También fue la mano derecha de Simancas cuando lideraba el partido en la región. En todos esos años, mantenía una especial relación de amistad con Posse.

Las malas lenguas dentro del PSM apuntan sin pruebas a que esto pudo influir en que la actual alcaldesa tuviera un ascenso meteórico desde la sexta posición en las listas en 2015 hasta la primera en 2019.

Imposible de salvar

Posse tiene las horas contadas al frente del Ayuntamiento "Posse tiene las horas contadas al frente del Ayuntamiento"

Sin embargo, los buenos anclajes de la regidora no son tan sólidos como pudo llegar a pensar y dentro del partido surgen voces que quieren que sea expulsada, sobre todo, tras la ruptura del acuerdo con Más Madrid Mostolés que deja su gobierno en minoría.

Cristina Narbona ha sido una de las personas que han hecho mayor hincapié a la hora de hacer reflexionar a Pedro Sánchez. Otra de ellas ha sido Adriana Lastra, aunque en su caso ha sido menos discreta: "Estamos sorprendidos y disgustados con la actitud de la alcaldesa de Móstoles. La responsabilidad política, en este caso, tiene un camino".

La situación es insostenible, con una regidora que ha perdido toda la credibilidad y que fue sonoramente abucheada durante su pregón en las fiestas municipales de la localidad madrileña.

Miedo a abrir heridas en un partido acostumbrado a las cuchilladas

Lo que sucederá es una incógnita, aunque todo apunta a que finalmente el PSOE forzará el relevo en la alcaldía por dos motivos: necesita seguir controlando la segunda ciudad más grande de la Comunidad de Madrid y necesita evitar todo tipo de escándalos en plena carrera electoral hacia La Moncloa.

Pero el PSM, sin duda, seguirá siendo un dolor de cabeza para el partido a nivel nacional. ¿Cómo reaccionará Noelia Posse? ¿Qué movimientos puede realizar un sector que se siente agraviado? ¿Y qué exigirán sus contrincantes, ahora fortalecidos tras sobrepasar un escándalo que han presenciado desde las trincheras?

El PSOE en Madrid, sin duda, es una especie de jaula de grillos con demasiadas corrientes enfrentadas entre sí. ¿Habrá una especie de dedazo como el vivido con Gabilondo?

Comentarios