Buscar
Usuario

Vida

No tenía cáncer: llevaba 40 años con un Playmobil incrustado en el pulmón

Un paciente de 47 años entró en el hospital con un diagnóstico de cáncer y salió con un Playmobil extraído de su pulmón.

Algunos juguetes no son aptos para menores de edad. Se trata de una advertencia a la que estamos acostumbrados constantemente y que podemos leer en las cajas. Al contenter partes de pequeñas dimensiones, los menores corren el peligro de ingerirlas y sufrir algún percance.

¿El mejor ejemplo de todo ello? Lo que le ha sucedido a un hombre de 47 años en Reino Unido, al que han extraído un cono de plástico de un centímetro de largo que llevaba incrustado en su pulmón desde hacía cuatro décadas.

Según ha relatado el paciente, durante el último año había comenzado a toser de manera repetida mientras expectoraba mocos amarilllos. Además, padecía fuertes dolores en el pulmón, lo que finalmente le hizo pensar que padecía cáncer, ya que había fumado durante años.

Cuando acudió a la clínica, los médicos decidieron realizar una prueba de rayos X para descartar cualquier otra patología e iniciar el tratamiento más adecuado para los problemas que pudiese presentar.

Acudió, se realizó la broncoscopia y... cuando volvió a recoger los resultados, se encontró con algo que jamás hubiera imaginado: ¡el origen de sus problemas residía en un cono de Playmobil de un centímetro de largo!

Los médicos extrajeron el cono del pulmón del paciente tras una larga cirugía "Los médicos extrajeron el cono del pulmón del paciente tras una larga cirugía"

El hombre ha confesado que cuando era pequeño acostumbraba a jugar como todos los niños con sus Playmobil y que en alguna ocasión se los había llevado a la boca, pero jamás recordó haberse tragado una de estas piezas y, menos aún, sospechó que hubiera aguantado incrustada en su organismo más de cuatro décadas.

Según los médicos, el hombre pudo aspirar la pieza sin ser consciente y se instaló en su organismo de manera inmediata. Su cuerpo, mientras crecía, se fue adaptando al cuerpo extraño, tolerándolo con el paso del tiempo.

Sin embargo, como consecuencia de algún movimiento o a causa de un motivo que se desconoce, tras más de cuatro décadas, finalmente, dejó de estar cómodo con la figura en su propio pulmón.

Ahora, después de la cirugía con la que han extirpado este cuerpo extraño, el paciente se encuentra contento y con un buen estado de salud, que le permitirá iniciar una nueva vida alejado de ese cono que tantos años ha permanecido incrustado en su propio pulmón.

Artículos recomendados

Comentarios