El niño que sufrió una violación por parte de dos compañeros aún comparte clase con ellos

El niño que sufrió una violación por parte de dos compañeros aún comparte clase con ellos

La familia de la víctima ha solicitado una orden de alejamiento.

Los dos hermanos, de 14 y 11 años, acusados de un presunto delito de violación a otro niño de 15 años en Málaga, todavía comparten el mismo instituto que su víctima, seis meses después de que se produjeran los hechos. Incluso coinciden en algunas clases.

La familia del menor quiere poner fin a esta situación. Por ello, ha pedido una orden de alejamiento, según ha afirmado su abogado, José Ignacio Francés: "Vamos a solicitar que la Delegación de Educación traslase de instituto a estos dos hermanos, pues no es de recibo que sigan coincidiendo con sus víctimas".

Una violación ocultada durante meses

Los agresores siguen en el mismo colegio que la víctima "Los agresores siguen en el mismo colegio que la víctima"

Los hechos se produjeron el pasado verano, cuando los dos hermanos arrastraron por la fuerza a su compañero de colegio, que sufre un 41% de discapacidad intelectual, hasta una piscina municipal. Allí comenzaron los abusos sexuales contra él. 

Otro compañero y amigo de la víctima observó a los niños llevándose a su víctima contra su voluntad. Tras seguir su camino, descubrió a los agresores en plena violación. Los hermanos fueron tras él y le persiguieron hasta su casa. No contentos con ello, durante los siguientes días acudieron a los alrededores del hogar del testigo acompañados de un grupo numeroso para amedrentar al menor y evitar que contara lo que vio. Ese mismo procedimiento se siguió con la víctima, a la que intimidaron para que, si el caso salía a la luz en algún momento, culpara al testigo de los abusos.

Una pelea en el colegio destapó el suceso

La víctima contó la violación al director del colegio tras recibir amenazas "La víctima contó la violación al director del colegio tras recibir amenazas"

Los agresores habían logrado tapar el delito amedrentando a víctima y testigo. Sin embargo, meses más tarde, las amenazas del pequeño de los hermanos al chico discapacitado derivaron en una pelea en el patio, en la que intervino el director del colegio.

Fue entonces cuando el agredido decidió relatar la agresión sexual sufrida tiempo atrás, confirmada más tarde por el compañero y testigo. La familia, al conocer lo sucedido, interpuso una denuncia. La Fiscalía de Menores ha pedido continuar con el procedimiento para esclarecer los hechos y continuar la investigación del mayor de los hermanos, ya que el otro es inimputable debido a su corta edad.

"Curiosamente nadie lo niega, ni siquiera los investigados", comenta José Ignacio Francés, letrado de la familia. "Lo único que han declarado es que ellos no han sido los autores, y el mayor ha dicho que todo sucedió un año antes, probablemente porque él tendría 13 años y también sería así inimputable".

Comentarios