Nicaragua vive un estallido de violencia con más de una decena de muertos

Nicaragua vive un estallido de violencia con más de una decena de muertos

El país centroamericano vive una ola de represión y censura que amenazan seriamente la estabilidad del país.

Política Adrián Parrondo Adrián Parrondo 21 Abril 2018 10:57

Nicaragua está viviendo una escalada que ha dejado, por el momento, más de una decena de muertos y múltiples heridos. El motivo de estas protestas llega como consecuencia de la aprobación del denominado como 'paquetazo de reformas', una reforma de la Seguridad Social que contempla un impuesto del 5% para que los pensionistas tengan derecho a recibir asistencia médica. Se trata de la la mecha que ha encendido el polvorín, ya que el gobierno ha realizado constantes recortes y ha estado a punto de provocar la quiebra del Sistema Nacional de Seguridad Social.

Las protestas se han replicado por todo el país "Las protestas se han replicado por todo el país"

Las protestas se han producido en más de 15 ciudades, aunque la mayor tensión se está viviendo en Managua. Allí, los antidisturbios han utilizado bombas lacrimógenas y balas de fogueo para disolver a los manifestantes. En contra de la versión oficial, los opositores han denunciado el uso de armas de fuego, a la vez que los estudiantes se han defendido con piedras y cócteles Molotov improvisados.

Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, han recibido múltiples críticas por la represión de las protestas "Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, han recibido múltiples críticas por la represión de las protestas"

El gobierno sandinista de Daniel Ortega, alzado en 2006 con un 37% de los votos (tras más de una década en la oposición y como consecuencia de la división entre los grupos conservadores), ha reprimido duramente las movilizaciones, tal y como denuncia la actual oposición. Las fuerzas antidisturbios de la Policía Nacional, en colaboración con los partidarios del actual Ejecutivo, han cargado duramente contra los manifestantes.

Tanto el presidente Ortega, como su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, han condenado las muertes. Por otro lado, culpan de la violencia a los manifestantes críticos. Las protestas han dejado múltiples destrozos a lo largo y ancho del país centroamericano:

Según Murillo, los ciudadanos que protestan en las calles "promueven estos actos tan terribles, que parecen vampiros reclamando sangre para nutrir su agenda política, para alimentarse. Porque el vampiro se alimenta con sangre, cree que con es logra avances en sus agendas políticas", afirma.

Por otro lado, la oposición ha denunciado en las redes la escalada de violencia. La excandidata a la vicepresidencia de la Coalición Nacional por la Democracia, Violeta Granera, ha calificado al gobierno como "dictadura". Además, ha aprovechado para mostrar las heridas y golpes que ha recibido durante las manifestaciones en contra el gobierno:

"No dejemos de protestar, claro que no! Hasta que tengamos la garantía de que nuestros chavalos y chavalas nunca más serán masacrados ni humillados. Hasta que estemos seguros de que serán libres!", ha reclamado.

Las detenciones y la represión del gobierno ha sido criticada por todos los ciudadanos a través de las redes. Además, han pedido colaboración para difundir este mensaje, cuyo hashtag, #SOSNicaragua, ha llegado a ser Trendig Topic.

Varios ciudadanos han aprovechado sus perfiles en redes sociales para relatar, de primera mano, la situación que se está desencadenando en la zona:

La universidad, centro del inicio de las protestas

Las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega se han iniciado en las universidades de Managua, la capital nicaragüense. Estudiantes y jóvenes han organizado varias convocatorias y han difundido sus reivindicaciones a través del hashtag #SOSInss, en referencia al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social.

El inicio de las protestas en estos centros es, además, inédito. El partido que sustenta el gobierno se ha caracterizado por contar con grandes apoyos dentro de los círculos universitarios. Ahora, los estudiantes que defendían a Ortega se han rebelado, han extendido sus manifestaciones rápidamente a más de 15 ciudades y han provocado toda una escalada de violencia en todo el país.

Censura

La crisis del país ha provocado que el gobierno inice una ola de censura contra los medios de comunicación. En esta política, se han visto afectados varios medios, como Canal 15, que retransmitió en directo las protestas. La decisión depdende del ente regulador de telecomunicaciones, conocido como Telcor, que no descarta continuar con estas medidas.

Anmistía Internacional ha criticado duramente la acción del gobierno de Daniel Ortega: "Las autoridades nicaragüenses deben garantizar que las personas puedan expresarse libremente sin temor de represalias", haz afirmado Erika Guevara, directora de la organización en defensa de los derechos humanos en la región de América Latina.

Guevara, además, ha pedido que "el Estado debe poner fin inmediato a todos los actos de agresión en contra del público y la prensa, así como realizar una investigación imparcial e independiente para llevar ante la justicia a todos los responsables de estos siniestros ataques".

La normalización de la violencia

Las maras y el narcotráfico han provocado que la violencia se instale y normalice en países como Nicaragua o México. Ambas naciones están viviendo una auténtica sangría con grupos que saldan cuentas a base de asesinatos que se cobran la vida de todas aquellas personas que se encuentran en las cercanías.

Esta situación ha provocado que problemas tan cotidianos como, por ejemplo, un choque entre dos vehículos, se salde con una violenta pelea y consecuencias devastadoras: el diálogo ha pasado a un segundo plano. El ejemplo más evidente de ello, se muestra en México, donde se registraron hasta 80 asesinatos diarios en el año 2017.

Por otro lado, las diferencias en el seno del Frente Sandinista de Liberación Nacional, la formación que ostenta el gobierno, han provocado una serie de acusaciones cruzadas que ahora se manifiestan en estas duras protestas. A ello ha contribuido la postura del Ejecutivo de Managua y su apoyo cerrado al gobierno venezolano de Nicolás Maduro. La crisis en el país autodenominado como 'bolivariano', ha supuesto un soplo de aire fresco para los grupos opositores, que ahora se han rebelado con una escalada violenta que puede tener consecuencias muy negativas para todos los nicaragüenses.

Comentarios