La trágica historia de Nastasia: De top model en Nueva York a 'sintecho'  en Barcelona

La trágica historia de Nastasia: De top model en Nueva York a 'sintecho' en Barcelona

La ex modelo Nastasia Urbano pasó del éxito mundial a dormir en la calle y subsistir a base de trabajos precarios.

Protagonizó portadas de revistas, campañas publicitarias y fue imagen de algunas de las marcas más importantes de Estados Unidos. Con tan solo 20 años, Nastasia Urbano, llegó a Nueva York desde su Barcelona natal para consolidar su experiencia en el mundo de la moda.

Aunque la modelo ya contaba con notable experiencia en el modelaje: había realizado sus primeros trabajos en Barcelona, viajado a Milán de la mano del fotógrafo Fabrizio Ferri y protagonizando la portada de la prestigiosa revista Vogue. En la ciudad de los rascacielos, su carrera tampoco paró de crecer  y su curriculum acumuló contratos para marcas como Opium o Yves Sant Laurent.

Trabajó con David Lynch, cenó con  Jack Nicholson o Andy Warhol y se codeó con el estrellato en las fiestas de Melanie Griffith o Harrison Ford. Ella misma explica para El Periódico: "Estuve a punto de ir a la boda de Madonna con Sean Penn porque estaba invitado David Keith, el de 'Oficial y caballero', y yo en esa época salía con él, pero ese día nos levantamos con tal resaca que no pudimos ni levantarnos. Lo tenía todo, vivía como una reina". Su éxito se reflejaba también en su cuenta bancaria:"Creo que fui la primera chica que firmó un contrato multimillonario por anunciar ropa. Me daban un millón de dólares al año por 20 días de trabajo, eso durante tres o cuatro años. Esas cantidades de dinero en esa época solo las ganabas cuando hacías productos de belleza" recuerda.

Ver esta publicación en Instagram

Paris

Una publicación compartida de nastasia urbano (@nurbano518) el

Pero la suerte cambió para Nastasia cuando en uno de sus recurrentes viajes a Barcelona, conoció al que es hoy su ex marido. La ex modelo cuenta cómo un matrimonio nefasto acabó con su vida de lujo y sus triunfos profesionales, llevándola a una situación de extrema pobreza."Lo único bueno de esa relación han sido mis hijos, pero lo demás fue horrible. Todo lo pagaba con mi dinero. Al segundo día de conocerlo quiso que le comprara un BMW y yo, como una tonta, le hice el cheque. Estaba enamorada. Si no confías en la persona de la que estás enamorada, ¿en quién confias? Pero él no. Él no me quería", cuenta.

Actualmente, la ex modelo tiene 57 años y duerme en la calle diariamente, salvo en las ocasiones en las que algún amigo la acoge en su casa. Su fuente de ingresos es prácticamente nula, aunque subsiste a base de trabajos precarios temporales. Esta situación también ha pasado factura en la salud de Nastasia que tiene que medicarse a diario para combatir su depresión.

Ver esta publicación en Instagram

Milán..

Una publicación compartida de nastasia urbano (@nurbano518) el

Sus antiguas compañeras se unen para ayudarla

Nastasia, que durante los años 80 formó parte de la élite mundial del mundo de la moda, forjó varias amistades en la profesion del modelaje, que ahora se han unido con el objetivo de ayudarla y hacerla saber que no está sola

Ruth Schuler, Liz Beltrán, Patricia Soler Beltrán y el fotógrafo Robert Suárez buscan ahora la forma de ayudarla, aunque segun dicen, no creen que pase por abrir una cuenta corriente a su nombre.  "Cada uno por su lado está recopilando información para ver de qué manera la podemos ayudar. Ayudarla de una forma que sea sensata. Hemos pensado en acudir al programa para personas sin hogar del Hospital Sant Joan de Déu. Ayudarla en las gestiones, por supuesto, pero sobre todo que sepa que no está sola, que hay gente que la aprecia y que la recuerda de esa época". Una ayuda que, quizás, sirva para iniciar una nueva vida más próspera.

Comentarios