Buscar
Usuario

Noticias

Una mujer sufre síndrome de shock tóxico después de dejarse un tampón puesto durante un mes

La mujer ha contado como hizo vida normal durante un mes sin darse cuenta que seguía teniendo un tampón que se había puesto.

Una mujer sufre síndrome de shock tóxico después de dejarse un tampón puesto durante un mes

Una mujer estadounidense de 35 años, Jessica Bailey, ha contado cómo con 20 años estuvo a punto de morir después de haber estado un mes con un tampón puesto accidentalmente sin que ella lo supiera, algo que le provocó el síndrome de shock tóxico, una infección que puede llegar a ser mortal.

La mujer ha subido un vídeo a la plataforma de TikTok que rápidamente se ha hecho viral y en el que explica lo ocurrido. Actualmente vive en Lancaster, Pensilvania, junto con su marido y sus tres hijos, pero los hechos ocurrieron cuando ella tenía 20 años y trabajaba como bailarina erótica.

La joven, que ha contado también su historia al diario The Sun, ha explicado que "lo que hacen las strippers cuando tienen el periodo y tienen que ir a trabajar es cortar el cordón del tampón para que no se vea", motivo por el que ella se olvidó de que el tampón seguía dentro de ella.

Bailey además asegura que en ese tiempo estaba viviendo una situación muy dura en su vida, por lo que bebía mucho en el trabajo y ha explicado también por qué no se dio cuenta de que seguía con el tampón: "A la mañana siguiente, cuando no lo notaba dentro, asumí que me lo había sacado, lo sustituí y seguí con mi vida habitual sin darme cuenta de que había un segundo tampón dentro".

Durante el mes que tuvo el tampón dentro ni ella ni su pareja, con el que mantenía relaciones sexuales, se dieron cuenta de que estaba atascado hasta que pasado un mes empezó a tener náuseas. En ese momento la joven pensó que era resaca, hasta que su novió decidió llevarla a urgencias y el ginecólogo la encontró el tampón.

Un shock tóxico

"Cuando les dije a los médicos que creía que había estado allí un mes, se quedaron tan sorprendidos que me sentí realmente avergonzada, pero también estaba demasiado enferma como para concentrarme en sentirme estúpida", confesó Bailey.

Así, los médicos le explicaron que había contraído síndrome del shock tóxico, que provoca la entrada de una bacteria en el torrente sanguíneo. Tres de cada 100.000 mujeres sufren esta enfermedad y entre sus síntomas se encuentra la fiebre elevada, vómitos, hipotensión, mialgia e incluso dificultad respiratoria.

La joven ha confesado además que la experiencia fue muy angustiosa y al problema de tener que permanecer en el hospital con antibióticos se le unía el problema de tener que estar sobria, algo que era muy difícil para ella en ese momento.

Sin embargo, Bailey ha contado que al tercer día ya empezó a encontrarse mejor. Además, afirma que nunca ha dejado de utilizar tampones, aunque sí asegura que no ha vuelto a ir al trabajo con la regla y jura también que nunca más volverá a cometer ese error que casi le cuesta la vida.

Artículos recomendados

Contenidos que te pueden interesar