Buscar
Usuario

Noticias

Muere por Covid el líder de la iglesia serbia tras saltarse las medidas en el funeral de un obispo muerto por el virus

El cuerpo del difunto se exhibió en un ataúd abierto, la mayoría pasaron a contemplarlo sin mascarilla y besaron la mano del fallecido.

Muere por Covid el líder de la iglesia serbia tras saltarse las medidas en el funeral de un obispo muerto por el virus

El patriarca Irineo I, el máximo líder espiritual de la Iglesia Ortodoxia serbia, ha muerto este viernes en Belgrado a los 90 años de edad después de contraer el coronavirus mientras oficiaba un entierro.

Según informó la propia institución, el patriarca murió a las 07:07 horas locales en el hospital Karaburma de Belgrado, casi tres semanas después de la liturgia por el fallecimiento de un obispo también como consecuencia del virus.

El líder espiritual serbio fue hospitalizado por la enfermedad el pasado día 4, tres días después de haber oficializado la misa en Podgorica. Durante el entierro se había exhibido el cuerpo del obispo con el ataúd abierto mientras que los presentes se agolparon, sin mascarilla, concentrados, durante toda la jornada.

La ceremonia duró horas, muchos besaron la mano del fallecido, expuesto durante dos días en un ataúd abierto. Irineo I no dejó nunca de renunciar a Kosovo, que consideró como "Tierra Santa" y "la Jerusalén de Serbia", pese a que este territorio es independiente desde 2008, algo que nunca ha reconocido Belgrado.

El patriarca de la Iglesia serbia, Irineo I "El patriarca de la Iglesia serbia, Irineo I"

La iglesia tiene alrededor de 12 millones de fieles, la mayoría procedentes de Serbia, Montenegro y Bosnia; pero también tiene diócesis en Europa Occidental, Estados Unidos y Australia.

Considerado del ala moderada de la Iglesia serbia

Irineo I, considerado moderado, siempre destacó por intentar alejarse de la política, aunque sus valores se encontraban en clara consonancia con las posiciones conservadoras. A pesar de ello, apostaba por aperturas como abrirse a la Unión Europea, aunque matizaba: "Si la UE respeta la identidad, la cultura y la religión serbias".

Irineo I, que sucedió a Pablo I en 2010, apostó por tender puentes con la Iglesia católica e incluso habló en varias ocasiones de una visita del Papa a Serbia, que finalmente nunca se produjo. Dentro de su Iglesia surgieron discrepancias, especialmente en el órgano rector, el Santo Sínodo, pero él siempre apostaba por mejorar los lazos.

Artículos recomendados

Comentarios