Buscar
Usuario

Noticias

Muere un ciudadano estadounidense al ser deportado a Irak, a pesar de que nunca vivió allí

Jimmy Aldaoud ha fallecido por complicaciones de la enfermedad que sufría al no tener a nadie que pudiera ayudarle en Iraq ni conocer el idioma.

Muere un ciudadano estadounidense al ser deportado a Irak, a pesar de que nunca vivió allí

Jimmy Aldoud, de origen iraquí, tenía 41 años y vivió durante toda su vida en Estados Unidos, a donde llegó con apenas 6 meses de vida. Nunca tuvo contacto con su país natal, no sabía manejar el idioma ni conocía a su familia iraquí. Sin embargo, Donald Trump y su política de represión contra la inmigración deportaron a Aldoud a su país de origen a principios de junio.

Ahora, Aldaoud ha fallecido por complicaciones en la diabetes que padecía. No contar con familiares cercanos en Irak ni saber desenvolverse en el idioma llevaron al hombre a no poder conseguir la insulina que necesitaba. Así lo explica su abogado, Edward Bajoka.

"Esta muerte fue completamente prevenible. No tuvo que suceder. La muerte ha sido devastadora para la familia y la comunidad de Jimmy", ha expresado Bajoka. Además, ha querido compartir un vídeo de Aldaoud donde cuenta cómo fue deportado y explica que fue arrestado por agentes de Inmigración y Control de Aduanas, quienes le obligaron a tomar un vuelo comercial.

Jimmy Aldaoud padecía problemas de salud mental

"Les supliqué. Dije: 'Por favor, nunca he visto ese país. Nunca he estado allí' dice Aldaoud en el video. "Me forzaron. Estoy aquí ahora y no entiendo el idioma. He estado durmiendo en las calles. Soy diabético. Me inyecto insulina. He estado vomitando, durmiendo en las calles. No tengo nada para comer", afirma el hombre en graves circunstancias dos semanas después de ser deportado.

Las instituciones estadounidenses aluden ahora a los antecedentes penales de Jimmy Aldoud, que le llevaron a ser encarcelado y transferido a la custodia de Inmigración y Control de Aduanas en el año 2000. Su abogado, por otro lado, señala que su cliente fue reintegrado en sociedad en 2017 e insiste en las graves patologías de salud mental que sufría: "Era bipolar, esquizofrénico, sufría depresión y ansiedad severas", afirma Bajoka. "En última instancia, eso fue lo que le llevó a tener problemas con la ley y, en última instancia, lo que condujo a su deportación", asegura.

La oposición, entre quienes se encuentra el representante demócrata Andy Levin, ya ha mostrado su rechazo a la actuación de Donald Trump. "Esto debería decirle a la administración estadounidense que si continúan deportando a personas vulnerables a Irak, que lo harán, estas personas enfrentarán el peor tipo de destino que puedan imaginar", ha defendido. "Lo que pregunto es a que interés político de Estados Unidos sirve esto. No lo entiendo", añade.

Mientras, la familia de Jimmy Aldoud, residente en Michigan, continúa esperando poder llevar el cuerpo de su hijo de regreso a Estados Unidos para que reciba un entierro católico, tal y como él deseaba, y descanse junto a su familia.

Artículos recomendados

Comentarios