Buscar
Usuario

Ciencia

El motivo por el que ya no hay animales gigantes como los dinosaurios

La desaparición de animales como los dinosaurios, en tamaño, puede tener una explicación multifactorial.

El motivo por el que ya no hay animales gigantes como los dinosaurios

Los dinosaurios son el claro ejemplo de los animales de grandes dimensiones que había en el pasado. Los gigantes prehistóricos solían habitar nuestro planeta. El impacto de un meteorito terminó con ellos, pero no fueron los únicos. También entonces había cocodrilos o serpientes de enormes proporciones, entre otros animales de grandes dimensiones. En la actualidad, prácticamente han desaparecido todas las especies de tal tamaño.

La ciencia ha intentado explicar a qué se debe, algo que se intenta responder desde el siglo XIX, cuando se desenterró el primer alijo de huesos de dinosaurio. La respuesta, sin embargo, se debe a múltiples factores. Junto con los reptiles gigantes, los dinosaurios podían adaptarse a diferentes nichos a medida que crecían, cazando presas más pequeñas cuando eran jóvenes y más grandes cuando eran adultos. Esto se debía a que, al igual que los tiburones, reemplazaban continuamente sus dientes.

A esto hay que sumar los sacos de aire que se extendían desde sus pulmones hasta los huesos, creando un andamiaje resistente pero ligero, según publica Science Alert. Esto permitió que los dinosaurios tuvieran esqueletos todavía más fuertes y resistentes, pero livianos, por los eu crecieron más, igual que los rascacielos, que son cada vez más grandes debido a las estructuras de soporte internas. Sin embargo, los mamíferos carecen de esos sacos de aire, por lo que podríamos decir que el tamaño de un elefante es más o menos el límite de cómo de grandes podrían ser los mamíferos, al menos en la Tierra.

Como eran criaturas de sangre caliente o endotérmicas, los mamíferos también necesitan mucho combustible y los dinosaurios probablemente en su mayoría no lo eran. Los paleontólogos siguen debatiendo si eran de sangre fría o caliente y parece que probablemente estaban en el extremo inferior del rango de sangre caliente.

Sus enormes dimensiones también requieren el entorno adecuado. En un estudio de 2016 se concluyó que el gigantismo depende principalmente de suficientes recursos producidos y reciclados por "infraestructura ecológica altamente desarrollada". Es decir, la ecología necesita producir suficiente oxígeno, alimento y hábitat para que crezca una criatura realmente gigante. Tales ecologías habían experimentado un gran desarrollo a mediados del período Triásico, cerca del comienzo de la era de los dinosaurios.

En un cambio ambiental potencialmente importante, las atmósferas antiguas tenían concentraciones más altas de oxígeno, lo que pudo haber jugado un papel en el gigantismo, especialmente entre los insectos. Las envergaduras entre los insectos más grandes de la prehistoria rastrearon aumentos antiguos en la concentración de oxígeno.

Todo ello, teniendo en cuenta que se necesita una gran cantidad de tiempo para alcanzar tamaños gigantes. Los primeros mamíferos tardaron unos 25 millones de años en alcanzar una tonelada de peso y puede que no sea una casualidad que los humanos modernos no veamos criaturas tan grandes, ya que el mamut lanudo desapareció por el cambio climático, pero también por la acción de nuestros antepasados hace 10.000 años.

Los grupos

La explicación más completa no provine de la fisiología o el entorno, sino la estructura social. La evolución del comportamiento social organizado, no solo de mandas sino de caza realmente organizada en mamíferos, introdujo una nueva forma de dominación. La caza en grupo por parte de los depredadores relativamente pequeños hace que incluso las presas muy grandes sean vulnerables. El gigantismo individual pasó al gigantismo de grupo, más efectivo.

La organización social también puede ayudar a explicar las causas. En el océano, los animales más grandes todavía se mantienen, las ballenas azules. La vida marina dificulta la comunicación a larga distancia, lo que complica los complejos grupos de caza. La evolución de los grupos ha sucedido en la tierra mucho más pronto que en el océano, como las orcas.

Artículos recomendados

Contenidos que te pueden interesar