3 días libres y 28 horas laborales: el modelo laboral que estudia Alemania y Nueva Zelanda

3 días libres y 28 horas laborales: el modelo laboral que estudia Alemania y Nueva Zelanda

La jornada laboral en España es de 40 horas semanales y sigue sin abrirse un debate sobre el tiempo oportuno que se debe dedicar al trabajo.

Vida Dori Ayllón Dori Ayllón 15 Mayo 2018 13:13

La jornada laboral en España está establecida en 40 horas semanales, lo que equivale a una jornada de trabajo de no más de 8 horas durante cinco días de la semana. Los fines de semana se supone que son libres. 

Los derechos de jornadas laborales no mayores de 40 horas, la hora que tenemos para comer o las vacaciones fueron derechos conseguidos por los trabajadores que se organizaron y movilizaron a lo largo del siglo pasado. Sin embargo, ahora nos hemos dado cuenta que estas jornadas son demasiado largas por varios motivos. En realidad no son ocho horas, sino más ya que nos solemos levantar dos horas antes de acudir a los puestos de trabajo: invertimos una hora en aseo y desayuno y otra en dirigirnos al trabajo. A esto hay que sumar otra hora de vuelta. Por tanto, esas 8 horas se convierten en casi 10 y media. De esta manera, el día que resta se reduce enormemente, porque solemos dedicar alrededor de siete horas a dormir. Así que nuestra vida social o momentos en los que disfrutar de la soledad, se reducen a 7 horas.

Movilización de los trabajadores de IG Metall "Movilización de los trabajadores de IG Metall"

Estudios con trampa

De esto se han dado cuenta algunos Estados e incluso empresas. Uno de los países que se ha dado cuenta que los trabajadores están más felices y como consecuencia rinden más ha sido Alemania. Eso sí, quien ha dado la voz de alarma ha sido el sindicato alemán de siderurgia, el IG Metall, que ha conseguido que los obreros tengan una semana laboral de 28 horas, según informa la BBC. El acuerdo ampara a casi un millón de trabajadores del estado de Baden-Württemberg. El acuerdo tiene como objetivo que los trabajadores tengan una mejor conciliación familiar y podría extenderse al resto del país dentro del sector industrial. 

La empresa que ha dado ejemplo es la neozelandesa Perpetual Guardian, que está probando la semana laboral de cuatro días y resulta curioso porque se dedican a las finanzas. Durante un mes y medio decidieron probar qué pasaría si sus empleados tuviesen tres días de descanso en lugar de dos y cobrando lo mismo. El próximo 1 de julio conoceremos si el resultado les ha parecido óptimo y si establecerán este modelo de trabajo. Aunque hay un pero y no nos resulta del todo beneficioso para los trabajadores, ya que según el fundador de la empresa, Andrew Barnes, aseguró que estos tendrán que cumplir con los objetivos en 32 horas en lugar de 40. Por tanto, seguro que la exigencia será más alta y los niveles de estrés irán a más. 

Comentarios