Miles de ricos y jubilados se marchan a Portugal para pagar menos impuestos

Miles de ricos y jubilados se marchan a Portugal para pagar menos impuestos

Los residentes no habituales jubilados cuentan con privilegios fiscales que hacen que no paguen impuestos ni en su país de origen ni en Portugal.

Economía 04 Agosto 2018 12:54

'La Florida de Europa', así llama a Portugal la agencia de noticias económicas Bloomberg. El porqué tiene que ver con los privilegios fiscales que los residentes no habituales (RNH) tienen durante diez años: no tienen que pagar el IRS (Impuesto sobre la Renta de las personas Singulares, lo que aquí sería el IRPF) de los ingresos que vengan de fuera y además para determinadas profesiones existe una tasa fija del 20% para los beneficios logrados en Portugal. En definitiva, estaríamos hablando, según la información que recoge Público, de una especie de paraíso fiscal "temporal y condicionado"

Asimismo, quienes logran ser reconocidos como residentes no habituales quedan automáticamente exentos de pagar impuestos por su pensión tanto en sus países de origen como en Portugal.  ¿Por qué? Pues porque el tratado fiscal del país luso bloquea de manera automática la legislación vigente en el país de origen del dinero y así en Portugal, aunque no les cobren impuestos, saca beneficio con el gasto que esa persona haga en su suelo. Todo esto sucede porque existe un un resquicio legal que se empezó a aplicar en 2012, después de que la República portuguesa pensase cómo dar un respiro a su economía. Y la idea que tuvieron fue atraer el dinero extranjero a cambio de no cobrar impuestos. 

Playa de Madeira "Playa de Madeira"

En el presente la economía lusa es envidiable, ya que según los datos recogidos por Eurostat y el Instituto Nacional de Estadística portugués es la que más ha crecido en el siglo XXI en 2'7 puntos. Y esta práctica se sigue aplicando a los no residentes; en los últimos años más de 10.000 extranjeros habrían cambiado sus países por Portugal. Aunque para disfrutar del chollo fiscal tienen que vivir al menos 183 días en el Estado luso o tener una vivienda, ya sea alquilada o comprada, y vivir en ella. 

Beneficio de más de 350 millones de Euros

En 2016 las estadísticas del Gobierno aseguraban que los residentes no habituales habrían ingresado a las arcas públicas 350 millones de euros y sin pagar el IRS. Se frotaban las manos porque el año anterior habían dejado 150 millones, así que la cosa va en aumento. Aunque según Público, las cuentas no son del todo opacas porque en 2015 Hacienda  realizó una auditoria sobre los RNH que no se conocer todavía. 

De la vida en Portugal, en donde hay buen clima, buenas playas y coste de vida bajo si lo comparamos con otros países del entorno, disfrutan sobre todo las personas jubiladas. Entre ellas la nieta de Franco, Carmen Martínez Bordiú, a la que la prensa sitúa en el país vecino. "Quiere vivir en un entorno natural, alejada de las grandes ciudades", aseguraba la periodista Beatriz Cortazar sin mencionar el beneficio fiscal que supone trasladar allí su residencia.

Carmen Martínez Bordiú se ha ido a vivir a Portugal "Carmen Martínez Bordiú se ha ido a vivir a Portugal"

Claro está que el principal objetivo de las autoridades portuguesas son las personas con un alto nivel adquisitivo, porque sí no, no sacarían rédito económico. La consultora Price Watherhouse Coopers lo llama 'turismo premium', es decir, turismo para ricos.

Sin embargo, son muchas las críticas hacia este beneficio fiscal para los no residentes. Incluso dentro del propio gobierno luso, ya que el ministro de Finanzas, Mario Centeno, propuso el año pasado la creación de un mínimo impositivo para los jubilados extranjeros, pero el presidente Antonio Costa bloqueó la medida. Y a decir verdad si tenemos en cuenta que el Gobierno socialista portugués gobierna en minoría con el apoyo de animalistas, comunistas y la izquierda alternativa, y que estos quieren acabar con los beneficios de los RNH, es muy posible que la ventaja fiscal se modifique o acabe desapareciendo.

Algo que verían con muy buenos ojos el Gobierno finlandés, que se queja de que sus mayores se vayan a Portugal a vivir y dejen de contribuir a la economía de su país. Por eso ya han firmado, aunque todavía no ha entrado en vigor, un acuerdo con el Ejecutivo portugués para que las autoridades de Finlandia cobren impuestos a los pensionistas que vivan en Portugal. 

Comentarios