Buscar
Usuario

Economía

El motivo por el que Mercadona se prepara para desprenderse de estos 36 supermercados en España

La firma valenciana pone en venta 36 supermercados situados en toda España por un importe de 200 millones de euros.

El motivo por el que Mercadona se prepara para desprenderse de estos 36 supermercados en España

A pesar del auge de las ventas que ha experimentado Mercadona durante los confinamientos, la firma de Juan Roig se prepara para una crisis. En ello influyen tres factores: la crisis de consumo que se avecina, los cambios de hábitos que se empiezan a vislumbrar y, también, la mala perspectiva que ahora afronta lo que parecía una apuesta segura, la comida preparada. Un desembolso en instalaciones para servir platos dentro de los supermercados que ahora queda bajo la incertidumbre de conocer cómo será la vuelta a la normalidad.

Con el objetivo de conseguir músculo de cara a la situación que se avecina, Mercadona ha activado un plan para desprenderse de 36 supermercados que la firma tiene abiertos en toda España. La enseña valenciana espera conseguir un capital de 200 millones de euros vendiendo los establecimientos.

Mercadona afronta incertidumbre con algunas apuestas como la comida preparada "Mercadona afronta incertidumbre con algunas apuestas como la comida preparada"

Sin embargo, no se prevén cierres inmediatos. El traspaso se ha cerrado mediante la fórmula 'sale & leaseback', lo que permite desprenderse de los supermercados, vendérselos a un comprador e inmediatamente quedarse como inquilino durante un período determinado con alquileres debajo del mercado. Es una fórmula con la que se obtiene liquidez de manera inmediata y el inversor logra ampliar su cartera inmobiliaria, aunque de manera realmente efectiva a medio plazo.

Este proceso es nuevo en Mercadona, puesto que la firma valenciana acostumbra a ser dueña de todos los supermercados que suben la persiana con su marca. Sin embargo, se une a algunos cambios experimentados durante los últimos meses, incluyendo el cierre de algunos supermercados en todo el país, como ya comentamos previamente.

La fórmula empleada por Mercadona es habitual entre las grandes entidades financieras, pero ahora se ha extendido entre las grandes multinacionales y las grandes cadenas hosteleras (que prefieren centrarse en la gestión de los centros), que recurren a ella para obtener dinero rápido y afrontar reformas.

Proceso de internacionalización

De manera paralela a esta venta, Mercadona continua con su proceso para extender su negocio en el extranjero. La apertura de centros en Portugal ha sido la primera piedra de este proceso, donde ha obtenido resultados discretos en un primer momento, pero empieza a consolidarse.

El siguiente punto, en principio, se fijaba en Italia, donde Juan Roig situó su objetivo en 2019 y donde ya tenía intenciones de instalarse desde 2008, cuando tentó con la compra de la cadena local Esselunga, de la familia Caprotti.

La enseña apuesta por extenderse fuera de nuestras fronteras "La enseña apuesta por extenderse fuera de nuestras fronteras"

En aquella ocasión, el estallido de la crisis económica y la negativa del confundador Bernardo Caprotti frustaron la operación. En este caso, la crisis del coronavirus, que ha asolado con excesiva crudeza al país transalpino, puede suponer un bache.

Sin embargo y en las circunstancias actuales, todo apunta al plan B: la extensión a Francia. Sin duda, las facilidades logísticas son evidentes, puesto que puede aprovechar sus plataformas situadas en Cataluña para ir conquistando el país galo desde el sur como una mancha de aceite.

El objetivo final de esta expansión es, sobre todo, evitar la dependencia prácticamente exclusiva de la economía española. Una circunstancia que debilita a la empresa porque la vuelve más vulnerable a los vaivenes políticos y económicos de un país, sin la opción de contar con anclajes fuera cuando vengan las 'vacas flacas'. El Corte Inglés ya sufrió con creces esta circunstancia durante la última crisis. Mercadona, eso sí, cuenta con un aliciente: su gran crecimiento se produjo, precisamente, tras el crac del 2008.

Artículos recomendados

Comentarios