Buscar
Usuario

Política

Las 4 mentiras sobre la Ley Celaá que nos están intentando colar

La Ley Orgánica de Modificación de la LOE (LOMLOE) está siendo objeto de polémica al igual que las otras siete leyes educativas que la preceden.

Las 4 mentiras sobre la Ley Celaá que nos están intentando colar

Las leyes de educación en España, lejos de generar consensos, se han convertido en armas que los Gobiernos han ido modificando en función de su propio color. Y entre polémicas, protestas y debates, se ha creado un sistema inestable con consecuencias demoledoras. El país ha atravesado ocho leyes educativas desde la democracia, todas ellas aprobadas sin consenso parlamentario. Y las que están por venir.

La última, la Ley Orgánica de Modificación de la LOE, la LOMLOE, enfila su camino al Pleno del Congreso y de ahí al Senado. Como sus predecesoras, la norma se aprobará sin consenso parlamentario, habida cuenta de que el PP, VOX y Ciudadadanos presentaron enmiendas a la totalidad que fueron rechazadas por el Pleno en junio. La nueva ley deroga la anterior, la 'Ley Wert', aprobada en 2013 por el PP con el rechazo de prácticamente toda la oposición. Entierra los aspectos más polémicos de esta norma y recupera buena parte de las premisas de la LOE, aprobada en 2006 cuando José Luis Rodríguez Zapatero era presidente.

La Comisión de Educación ha aprobado la ya conocida como 'Ley Celaá' tras incoporar 320 enmiendas. Una de ellas, la más polémica, ha sido eliminar el castellano como lengua vehicular, lo que ha sido utilizado desde la oposición para poner el grito en el cielo denunciando que con esto desaparecerá este idioma de los colegios. Otras proclamas que se han venido diciendo sobre esta ley es que acabará con la religión en las aulas o que pretende eliminar la escuela concertada y cerrar los colegios de educación especial. Pero, ¿qué tienen de cierto estas afirmaciones? Desde 'laSexta Clave' han desmentido algunas falsedades:

España cambia la ley de educación en función del Gobierno de turno "España cambia la ley de educación en función del Gobierno de turno"

1 El castellano no se elimina de las aulas

Este cambio, el que más ruido ha generado, se refiere a un párrafo de la nueva ley en el que desaparece que el castellano es la "lengua vehicular de la enseñanza". La expresión "lengua vehicular" se sustituye por una más genérica: el derecho a "recibir enseñanzas" en castellano. Lo cierto es que este apunte solo se incluyó desde el 2013, por lo que en las leyes anteriores de enseñanza no se especificaba y por no por ello el castellano estaba fuera de las escuelas.

Aunque la ley orgánica ya no lo diga, el Tribunal Constitucional y el Supremo sí han dicho reiteradamente que el castellano debe ser vehicular. Y esas sentencias siguen ahí. Además, el texto señala que se aplica "de conformidad con la Constitución Española" por lo que, a efectos prácticos, no cambia absolutamente nada. Se trata, así, únicamente de un cambio con significado político con guiño a las fuerzas independentistas.

2 La educación especial no cierra

La oposición también ha encendido todas las alarmas sobre que la 'Ley Celaá' pretende cerrar las escuelas de educación especial. No es cierto. Lo que pretende la LOMLOE es destinar más dinero a los colegios ordinarios para que puedan ofrecer ese servicio a los padres que lo soliciten, y que los centros especiales no sean la única opción.

Cabe recordar que en 2018, la ONU acusó a España de discriminar a los niños con necesidades especiales y recomendó incluirlos en la educación ordinaria, por lo que esta reforma sigue la línea de sus recomendaciones.

3 Seguirá existiendo la escuela concertada

Habrá cambios sustanciales en la escuela concertada, pero esta no desaparecerá. El Ministerio quiere que las cuotas voluntarias no existan, evitando así que los colegios concertados bloqueen el acceso de niños sin recursos.

El objetivo es que cualquier niño que quiera ir a un colegio concertado pueda ir aunque sus padres no tengan dinero. Sin embargo, los colegios concertados temen que ese cambio les deje sin ingresos.

4 La religión

Quien quiera estudiar religión podrá hacerlo, según el concordato con la Santa Sede firmado en el 1979, que sigue vigente. Así, los colegios seguirán ofreciendo la asignatura para quien la quiera cursar.

El cambio que introduce la 'Ley Celaá' es que la asignatura de religión dejará de ser evaluable. Es decir, ninguna de sus notas contará para la media o para pedir una beca.

Artículos recomendados

Comentarios