Buscar
Usuario

Política

Los mayores con seguro privado sí fueron trasladados a los hospitales en Madrid

La Comunidad de Madrid no impuso el rechazo a los mayores en los centros privados y reconoció esta asistencia sanitaria que negó al resto.

Los mayores con seguro privado sí fueron trasladados a los hospitales en Madrid

La Comunidad de Madrid impidió trasladar a los mayores de las residencias de ancianos hacia los hospitales públicos para que recibieran tratamiento en el caso de sufrir coronavirus. Pero con el mando total sobre la sanidad, el Gobierno regional decidió excluir esa orden de la privada: aquellos que pudieran pagarse un hospital sí tuvieron derecho a recibir una asistencia que se negaba al resto.

La red sanitaria privada de la región, que quedó bajo el mando de la Comunidad de Madrid desde el 12 de marzo, reconoce que pudo sortear la orden de excluir a los pacientes con seguro privado en la peor etapa del coronavirus, entre mediados del mes de marzo y mediados de anirl.

Bajo el pretexto de evitar el colapso en los centros públicos, la Consejería de Sanidad elaboró una serie de protocolos donde se obligaba a mantener a los ancianos en las residencias y a proporcionar cuidados paliativos independientemente de su estado. A diferencia de otras autonomías, el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso ni siquiera trató de medicalizar las residencias con el objetivo de garantizar el derecho a la asistencia sanitaria de los ancianos.

A pesar de que toda la Sanidad de Madrid debía de responder a las órdenes de la Consejería de Sanidad, el resultado fue dispar: quien sí pudo pagarse un seguro privado tuvo derecho a la asistencia sanitaria y quien no, quedó abandonado en la residencia con el único trato de cuidados paliativos.

Los protocolos elaborados por la Comunidad recogían la asignación de un geriatra de referencia en cada uno de los 475 centros de Madrid, que decidía por teléfono si era posible derivar a los enfermos. Quien tenía seguro, simplemente, se saltaba ese triaje y era directamente ingresado.

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, centralizó la sanidad pública y privada bajo su mando, pero el trato a los pacientes era completamente distinto "El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, centralizó la sanidad pública y privada bajo su mando, pero el trato a los pacientes era completamente distinto"

Las principales empresas de la sanidad privada reconocen que nunca recibieron una orden para discriminar a sus clientes por edad. Los pacientes de la pública tenían otro estatus: cuidados paliativos y nunca traslado a los hospitales. ¿Por qué no fueron trasladados forzosamente a esos centros privados? ¿Por qué se proporcionaba un privilegio a los clientes de una aseguradora cuando toda la sanidad madrileña estaba centralizada y funcionaba con un único engranaje desde el 12 de marzo?

Sin seguro se llamaba al geriatra de la zona para que valorase, con la privada se llamaba al seguro para que recogiese al paciente

La diferencia entre ambos pacientes era tal, que incluso hubo dos cauces distintos para una sanidad que ya caminaba como un único sistema. Cuando un anciano enfermaba gravemente, había dos posibilidades: sin seguro privado, se llamaba al geriatra de zona que hacía una valoración y por norma general descartaba a los pacientes. Si tenía sanidad privada, simplemente llamaba al seguro y venía un profesional a recoger al paciente en cuestión de una hora.

Si la Comunidad hubiese medicalizado las residencias, esto no habría sucedido. Llama la atención, porque ahora Isabel Díaz Ayuso asegura que la sanidad está desbordada, pero entonces afirmaba que Madrid estaba en disposición, incluso, de ceder médicos a otras autonomías.

Artículos recomendados

Comentarios