Màxim Huerta defraudó a Hacienda más de 200.000 euros a través de una sociedad

Màxim Huerta defraudó a Hacienda más de 200.000 euros a través de una sociedad

El ministro de Cultura creó una empresa sin servicios e incluyó su casa de la playa como único patrimonio.

Política Adrián Parrondo Adrián Parrondo 13 Junio 2018 09:11

El ministro de Cultura, Màxim Huerta, defraudó a Hacienda 218.322 euros a través de una sociedad creada en el año 2006. El período mencionado corresponde a su etapa en 'El Programa de Ana Rosa en Telecinco' y supondría el primer escándalo dentro del gobierno de Pedro Sánchez. El presidente ya ha descartado cesar a Huerta, a pesar de sus compromisos pasados:

El fraude al fisco quedó probado en 2012, cuando la inspección de Hacienda concluyó que el entonces presentador habría facturado un total de 798.521 euros a través de Almaximo Profesionales de la Imagen SL. Gracias a este gesto, Huerta evitó pagar el IRPF (fijado en un 48% de sus ingresos) para cobrar a través del impuesto de sociedades, que se reduce hasta el 25%. El delito no tuvo conseucuencias penales, porque el dinero que defraudó al fisco no superó los 120.000 por ejercicio.

El futuro de Pedro Sánchez se decidirá en las próximas horas "El futuro de Pedro Sánchez se decidirá en las próximas horas"

Además, la sentencia llega a señalar que "no se puede apreciar buena fe", y afirma que actuó con "negligencia", lo que excluye un delito de prevaricación administrativa. También señala que, a pesar de que no era consciente del delito, sí que actuó "voluntariamente" y a sabiendas de que podía ahorrar impuestos.

Cometió las infracciones durante tres años seguidos

El presentador habría deducido una importante cuantía del IRPF durante los ejercicios de 2006, 2007 y 2008. Por ello, finalmente fue condenado a devolver el dinero que no pagó, a costear un incremento del 50% en concepto de multa y a sufragar las costas del juicio 

Los delitos se habrían cometido durante los ejercicios de 2006 (207.920 euros), 2007 (287.095 euros) y 2009 (303.506 euros). El uso de aquella sociedad habría permitido deducir de manera ilegal un total de 148.702 euros, aunque la cantidad investigada al comienzo se situó en más de 218.000 euros.

Por todo ello, el actual ministro se vio obligado a pagar un total de 365.938 euros de indemnización, lo que incluye un recargo del 50% de multa y los intereses de demora. A ello, se sumaron las costas de los dos juicios que se celebraron en el TSJM, un total de 4.840 euros, IVA incluido, tal y como señala El Confidencial.

El expresentador y escritor recurrió la sentencia, aunque finalmente fue anulado en 2015. Fue entonces cuando los técnicos señalaron que Huerta había actuado "negligentemente, con el resultado de eludir el cumplimiento de sus obligaciones fiscales tributarias".

Creó una empresa sin servicios

La empresa de Màxim Huerta tenía como único ingreso su salario en El Programa de Ana Rosa "La empresa de Màxim Huerta tenía como único ingreso su salario en El Programa de Ana Rosa"

Hacienda comenzó a sospechar cuando comprobó que la empresa del actual ministro únicamente contaba con un inmueble. En concreto, su casa en la playa, mientras que los ingresos se correspondían con "la presentación de programas de TV publicidad". 

En este caso, la duda se disipó cuando la memoria de la empresa mostró una lista compuesta con ingresos provenientes de Gestevisión Telecinco SL, la actual Mediaset. Es decir, Huerta estaba desviando el sueldo a través de su empresa y no como persona física. 

Con todo ello, evitó pagar una importante cantidad de dinero destinado al erario público y fundamental para la financiación de servicios sociales. A pesar de ello, no tiene comparación con otros casos que terminaron en dimisiones, como el del exministro de Industria José Manuel Soria, que abandonó su cargo tras montar toda una estructura de empresas con la que dirigir sus ahorros en paraísos fiscales. El caso de Huerta se centraría en la tergivesación del sistema tributario para evitar el pago de impuestos, pero manteniendo sus ahorros dentro de España.

"No oculté nada"

El expresentador se ha defendido en una entrevista en Onda Cero con las siguientes palabras: "Estoy al corriente con Hacienda desde hace diez años. Cambió el criterio fiscal, hubo una regularización, pagué lo correspondiente y asunto cerrado".

En contra de la sentencia, Huerta ha asegurado que "No hubo mala fe y no oculté nada. Acepté mi responsabilidad como ciudadano". Sin embargo, el presidente Pedro Sánchez ya ha anunciado que se reunirá en las próximas horas para conocer de primera mano su versión y decidir si permanecerá dentro de su Ejecutivo.

Una práctica habitual en el mundo de la televisión

El caso de Màxim Huerta no es único y se ha generalizado en el mundo de la televisión o artístico. De hecho, el exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se vio obligado a poner especialmente la lupa sobre este sector para evitar que estas prácticas continuaran hacia adelante.

Entre las figuras públicas que han terminado con problemas con Hacienda, aparecen nombres tan dispares dentro del mundo de la televisión como Nuria Roca, Jorge Javier Vázquez, Ernesto Sáenz de Buruaga, Belen Esteban o el periodista Antonio Lobato.

Este tipo de escándalos ya han afectado a reconocidos rostros de la pequeña pantalla "Este tipo de escándalos ya han afectado a reconocidos rostros de la pequeña pantalla"

Gracias a estas prácticas, consiguen evitar el pago del IRPF, el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, que se sitúa en el 48% de los ingresos y que, por tanto, es progresivo.

Si se cobra a través de una empresa, el IRPF desaparece y Hacienda únicamente cobra a través del impuesto de sociedades, fijado en el 25% de los ingresos.

La mayoría de estos casos se terminan resolviendo por la vía administrativa, a través del pago de una multa que se suma a la devolución del dinero defraudado. Únicamente habrá delito cuando la cuantía supere los 120.000 euros anuales, algo que ya ha afectado a otros personajes públicos como los futbolistas Cristiano Ronaldo o Lionel Messi. Este último fue condenado a dos años de prisión, aunque evitará su entrada en la cárcel porque no cuenta con antecedentes penales.

Comentarios