Buscar
Usuario

Política

Ley Trans: desmontamos los bulos que se difunden sobre ella

Los detractores del proyecto de Ley Trans han levantado una ola de transfobia a base de información falsa que pretendemos desmentir.

Ley Trans: desmontamos los bulos que se difunden sobre ella Ley Trans: desmontamos los bulos que se difunden sobre ella

Foto: CordonPress

El proyecto de Ley Trans estatal que pretende sacar adelante la ministra de Igualdad, Irene Montero, cuenta con un apoyo significativo pero sigue enfrentándose a detractores desde fuera y dentro del Gobierno. Aunque el ánimo sea reconocer por fin y de manera completa los derechos que las personas trans llevan décadas pidiendo y cumplir con las recomendaciones de la OMS y el Consejo de Europa, los bulos que intentan desinformar a la población siguen haciendo daño a su eterna lucha para poder existir sin trabas legales.

A pesar de los revuelos alarmando de las terribles consecuencias que supuestamente podría tener esta norma, en España ya hay 13 comunidades autónomas con legislación que protege los derechos de las personas trans. De la misma manera que la ley estatal pretende hacerlo. De estas, 10 de ellas emplean el término "autodeterminación de género" (cuando no es necesario un diagnóstico de disforia de género ni un tratamiento médico para que una persona trans pueda cambiar su nombre y sexo en el registro) y 11 especifican que no es necesario un informe médico o psicológico para que la identidad de género sea reconocida administrativamente. Además, también existe una Ley Trans estatal del año 2007, aunque ya obsoleta en su contenido.

La ministra de Igualdad, Irene Montero "La ministra de Igualdad, Irene Montero"

Se debe recalcar: los versos de esta ley estatal ya se aplican en la mayoría de las comunidades autónomas y no ha pasado nada. Bueno, sí, las personas trans que habitan en ellas han visto parcialmente cumplido su derecho a existir, derivando en una menor marginalización social. Ni un cambio más, ni un derecho menos para nadie. Con el fin de contribuir a que se de una información real sobre esta norma jurídica, a continuación desmontamos algunos de los bulos más extendidos sobre la misma:

1 La Ley Trans borra a la mujer como sujeto político

Hay "feministas" que se han posicionado en contra de proteger los derechos de las mujeres trans como parte de su lucha, o juzgando por la pasión con la que rechazan a estas mujeres, proteger sus derechos a secas. Por tanto, han criticado la nueva Ley Trans argumentando que su aprobación significaría que "el sexo se elige" y que ahora en vez de mujeres se utilizaría el término "cuerpos gestantes". Un "borrado" de la mujer como sujeto político, en su opinión, suponiendo la invisibilización de los problemas, necesidades y luchas históricas de las mujeres cisgénero (mujeres no trans que fueron identificadas como tal al nacer).

En primer lugar, la Ley Trans no menciona en ningún momento que el "sexo se elija"; el sexo va a seguir siendo considerado un cómputo de características físicas y biológicas, pero aquellas personas trans que así lo sientan, podrán comenzar los trámites para modificarlo. Lo que se pretende no es excluir a las mujeres cis de ningún lugar, sino incluir también otras experiencias como las de las personas trans. Se trata de sumar otras realidades minoritarias, no de borrar la mayoritaria.

Manifestante con un cartel que deja leer: "Manifestante con un cartel que deja leer: "Los derechos trans son derechos humanos""

Marina Saénz, la primera mujer trans en conseguir una cátedra universitaria en España, apuntó en declaraciones de 2019 que "las dificultades que se han querido crear como barrera para que no haya un reconocimiento de la identidad de género tienen un cierto regusto a miedo": "El miedo que pueda crear el hombre que da a luz. Esto ya ha pasado, con independencia de que no hubiese leyes. Hombres trans han dado a luz y no ha desaparecido el mundo".

Y es que lo que se pretende con el término "cuerpo gestante", es asegurar el reconocimiento de los derechos reproductivos de los hombres trans o no binarias que también tienen anatómicamente la capacidad de gestar y parir. Estas personas necesitan que Sanidad les atienda correctamente, cosa que actualmente no sucede. Para la catedrática de Derecho Sáenz, todavía "existe la idea de que la clase que es 'normal' (las personas cisgénero) tiene derecho a fiscalizar a aquellas personas que manifiestan otro tipo de diversidades. Es como que desde cierta pureza biológica creen tener derecho a reconocernos o no nuestra identidad". 

Reconociendo en igualdad estas identidades con la nueva ley, también se dará protección a las mujeres trans en el caso de que sufran violencia de género, pues son mujeres. En cualquier caso, en ningún lugar va a desaparecer la palabra mujer, simplemente puede que acompañándola, si es pertinente, también se añada el término "personas gestantes". Por otro lado, se dejará patente que las mujeres trans también sufren violencia por el mero hecho de serlo y hay que protegerlas bajo la legalidad sobre violencia de género.

Scott Moore, un hombre británico que gestó a su hijo y su pareja "Scott Moore, un hombre británico que gestó a su hijo y su pareja"

2 Permitirá a los hombres entrar a los baños de mujeres para agredirlas

Los hombres ya han entrado a baños de mujeres para agredirlas sin la necesidad de pasar por un largo proceso burocrático, la discriminación social y laboral que experimentan muchas mujeres trans en su vida diaria. Es un tanto fantasioso pensar que un hombre pasaría por años de esperas, transiciones y discriminación con el solo objetivo de poder violar mujeres en el baño. Los hombres ya violan sin tener que hacer esto.

Hay países como Argentina, Portugal o Dinamarca, entre otros, que por ley recogen el derecho de las personas trans a usar el aseo con el que sientan identificados. No hay reportes que indiquen que se han dado estos supuestos casos de hombres haciéndose pasar por mujeres para agredirlas en estos espacios.

Por supuesto, las mujeres tienen razones legítimas para temer una agresión en general. Sin embargo, la excusa de los baños es particularmente eficaz contra las personas transgénero porque históricamente han sido un colectivo marginado, prejuzgado y mal representado por los medios de comunicación como 'desviados' (la película 'El silencio de los corderos', por ejemplo). Lo cierto, es que estas personas no tienen más papeletas que ningunas otra para ser abusadoras, pero sí para ser abusadas.

Se están poniendo temores en personas que, de hecho, son increíblemente vulnerables en los baños. En un estudio del Instituto Williams de la Universidad de California, Los Ángeles, casi el 70% de las personas transgénero dijeron haber sufrido acoso verbal en una situación que involucraba un aseo público, mientras que casi el 10% reportó agresiones físicas. Estos datos se señalan ante la falta de ellos en España, pero juzgando por informaciones recogidas entre nuestras fronteras, la situación sigue siendo de vulnerabilidad.

En la vida real, las personas trans ya van al baño con el que se identifican sin que nadie repare en ello "En la vida real, las personas trans ya van al baño con el que se identifican sin que nadie repare en ello"

Sin duda este temor hacia los servicios se parece curiosamente a los argumentos empleados por los segregacionistas estadounidenses para mantener baños para blancos y para "personas de color". También guarda un interesante parecido con las políticas anti-LGBT rusas que relacionan la homosexualidad con el abuso de menores. Son excusas fundadas en la fobia que encuentran caldo de cultivo entre una población desinformada.

3 Los menores van a poder hormonarse sin permiso de nadie

Uno de los puntos más aplaudidos entre el colectivo trans y que más críticas recibe por parte de aquellos que se encuentran desinformados, es la inclusión de los derechos de los menores en la legislación nacional. Hasta los dieciséis años, los jóvenes podrán efectuar la solicitud para el cambio de nombre, sexo y hormonación en el caso de quererla, siempre bajo autorización de sus progenitores o tutores legales. A partir de esa edad, los menores podrán solicitarlo por sí mismos. En el caso de que haya desacuerdo entre sus responsables legales, el menor podrá hacer la petición a través de un defensor judicial que evaluará la causa, tal y como establece el Código Civil.

Para esta última consideración, ha sido determinante la sentencia del Tribunal Constitucional que en 2019 reconocía el derecho de los menores trans "con suficiente madurez" a solicitar el cambio registral. De hecho, en las comunidades autónomas donde se recoge legislación trans específica, los menores ya llevan años pudiendo cambiar su nombre en competencias autonómicas y hormonándose antes de cumplir los 18. No ha pasado absolutamente nada.

La situación de los niños y adolescentes trans es especialmente vulnerable, sobre todo teniendo en cuenta que viven una etapa vital de autodescubrimiento y la construcción de su identidad. Uno de los puntos críticos son los centros educativos. En septiembre de 2019, la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Trans y Bisexuales (FELGTB) presentó datos extraídos de una encuesta realizada a una muestra de personas trans de entre 16 y 24 años españolas que reveló que casi el 60% (58%) sufrió transfobia en el ámbito escolar.

Además, según datos de una encuesta de 2018 de la Plataforma Trans, más del 80% de los menores y adolescentes trans piensan en suicidarse, más del 40% lo intenta y lo consigue cerca del 7%. Estos desagarradores datos, tristemente avalados por varios sonados casos de adolescentes que se sintieron tan desamparados como para quitarse la vida, deberían ser suficientes para que cualquiera esté de acuerdo con tenderles una mano.

Es por ello por lo que la ley se recrea especialmente el ámbito escolar. El borrador reconoce el derecho de los menores a exteriorizar su identidad de género en los centros educativos, "debiéndose respetar su imagen física, la elección de su indumentaria y el acceso y uso de las instalaciones del centro". También se avala que puedan usar libremente el nombre que hayan elegido, que será reflejado en la misma forma en que aparezca el nombre y sexo del resto del alumnado en la documentación administrativa.

Los menores también tienen derecho a vivir y expresar su identidad de género sin que esto les cause un perjuicio social "Los menores también tienen derecho a vivir y expresar su identidad de género sin que esto les cause un perjuicio social"

4 Permitirá a los hombres burlar condenas por violencia de género

Este caso que se plantea es jurídicamente imposible. Según la legislación española, una persona será juzgada de forma acorde a sus circunstancias en el momento en el que comete un delito. Si un hombre comete un delito o crimen, este será juzgado como tal incluso si lograse, fuera como fuera, cambiar su sexo registral al de mujer. En este caso, si un hombre comete un delito recogido por la Ley de Violencia de Género, se juzgará como tal.

En cuanto a un supuesto de algún hombre que lleve a cabo este plan, la ley ya contempla el fraude de ley y se activaría el mecanismo de corrección del abuso del derecho, agravante de cara a la condena. Si un hombre trata de cometer fraude de ley para evitar una condena por violencia de género, no estaríamos hablando de una persona trans, sino de un hombre cis tratando de cometer fraude de ley.

Este supuesto, en un giro no muy inesperado, guarda cierta similitud con la desgastada réplica que utiliza la ultraderecha y demás detractores de la Ley de Violencia de Género para desprestigiarla: las denuncias falsas. Usar mal la ley. Estas denuncias falsas por violencia de género fueron solo siete de las 168.057 presentadas durante 2019, según la memoria anual de la Fiscalía. Lo que viene siendo un 0,0069% del total.

La violencia contra las mujeres trans también es violencia machista "La violencia contra las mujeres trans también es violencia machista"

En cualquier caso, si hubiera algún conato de fraude para escapar a la Ley de Violencia de Género en este sentido, no serviría de nada, ya que el delito se habrá cometido con el sexo registral "hombre".

5 La Ley Trans no va a traer ningún beneficio a la sociedad

La existencia de leyes que contemplan la autodeterminación del género no es nada nuevo, pero en España todavía no está recogida por una ley estatal. La OMS eliminó el ser trans como enfermedad en 2018. El Consejo de Europa aprobó en 2015 una resolución que mantenía la autodeterminación de género como una meta a alcanzar. Países como Argentina, Portugal, Dinamarca, Bélgica, o Irlanda la contemplan desde hace años.

Recalcamos que en ninguno se han dado estos supuestos casos de hombres disfrazados abusando de mujeres en baños o evitando condenas. Tampoco en estos países ha desaparecido la mujer como sujeto político. La palabra mujer sigue existiendo y las mujeres cisgénero siguen conservando la totalidad de los derechos que ya tenían y por los que se sigue luchando.

En definitiva, vemos como mucha información dada al respecto empujada por la propia ignorancia, el "feminismo" que excluye a las mujeres trans y la ultraderecha, es falsa. Además, no solo es falsa sino que se basa en los mismos prejuicios que ya fueron utilizados (y siguen siendo utilizados) para defender políticas racistas, machistas o xenófobas. Lo que se pretende con una nueva Ley Trans estatal en España es dar un paso más hacia la igualdad de derechos. El orden social no va a temblar y nadie va a perder los que ya tiene. Si no eres trans, no va a influir en tu vida.

Artículos recomendados

Comentarios